Archivo para white stripes

La Necesaria -aunque tardía- Respuesta Británica

Posted in Favoritos, Nuevos Valores with tags , , on febrero 17, 2014 by chemisanchez

Hace más de un año ya leíamos en este blog de pacotilla una especie de artículo  que llamaba la atención acerca de esos grupos de menos de tres componentes. Deconstrucción o nudismo musical, lo llamamos. Un par de reflexiones acerca de los grandísimos White Stripes y de cómo los Black Keys han llenado el vacío que dejó la separación de los primeros.

Yo no termino de creerme a los Black Keys, insisto. Al igual que para mí los White Stripes encontraron el éxito de rebote con una especie de gamberrada experimental, los Black Keys me parecen un par de paletos que van de listillos gafa-pastas. Antes de continuar conviene dejar claro que: A) Los WS fueron únicos y llegaron en el momento justo, pero su calidad musical no es que sea lo más. B) Los BS me encantan -sobre todo los primeros discos-, pero ahora los veo un poco sibaritas y sin el éxito de WS dudo que hubieran visto la luz. Ea!

Ahora bien, si la decadente Detroit vio nacer a los Stripes y la vecina Akron (Ohio) hizo lo propio con los Keys, indudablemente los británicos estaban dormidos sin un competidor patrio en el campo de los dúos rockeros batería+cuerdas. Y ante la entidad de las ciudades capitales de la cultura que hemos mencionado en USA, las islas eligieron una de sus ciudades más luminosas para parir a su respuesta minimalista. Desde Brighton…

Sí Señor! Sangre Real!! Eso es un nombre para una banda de rock y no Los Franjas Blancas ó Los Teclas Negras!! Pijos, que sois unos pijos!!

Poco que decir de este par de dos aparte de lo que acabas de escuchar. Este Little Monster acaba de ser lanzado al mercado en Reino Unido como single que pertenecerá a un inminente disco. Poco más puedes disfrutar de ellos gracias a youtube y demás fuentes, pero escribamos algo más… ¿Qué te ha parecido? Potente, verdad? Tienen un algo que en ocasiones adolecían los americanos: continuidad sonora. Potencia. Contundencia. A veces, tanto a Stripes como a Keys se les quedaba corta la instrumentación y a la guitarra se la percibía débil por mucha distorsión que llevase encima. ¿Te ha sonado débil la guitarra aquí? No, verdad? ¿Sabes por qué? Porque no hay guitarra.

La verdad es que era lógico: drum&bass de toda la vida, oiga! Las guitarras suelen quedarse más que cojas sin el relleno de un bajo, pero este instrumento es además capaz de valérselas por sí solo con ese cuerpo. Bueno, salvo en el caso del Capitán Entresijos, claro (si eres valiente y no temes al derrame cerebral busca en youtube a este sujeto, que yo paso de torturarte).

El caso es que estos Royal Blood molan. Un poquito de Muse por aquí, algo de Soundgarden por allá y no tienes que escuchar pensando en que les falta un instrumento, como sucedía con otros. La distorsión del bajo suena como un par de guitarras y encima Mike Kerr dobla voces más que a menudo. La batería ha de sonar por tanto fuerte, y Ben Thatcher (¿algo que ver con Margaret?) le pega fuerte.

¿Oportunismo? ¿Respuesta tardía? De momento me los quedo, a ver si sacan disco para escuchar más de ellos, salen de gira y se les puede disfrutar tocando en una sala más o menos pequeña. Aquí quedan presentados de momento.

Salud.

Anuncios

Hablemos del Minimalismo!! (Cojones, ya!!)

Posted in Nuevos Valores with tags , , , , on diciembre 6, 2012 by chemisanchez

La semana pasada estuvieron aquí ellos, la banda del momento, el referente musical de la actualidad en cuanto a rock (sí, digamos rock, qué carajo!). Los Black Keys dieron en el Palacio de los Deportes de Madrid su único directo en España y no fui, a pesar de que este par de catetos de Ohio me ponen las pilas bastantes mañanas. Me gustan. Me parecen muy buenos, y habría pagado la pasta que costaba la entrada sin problema. ¿Por qué no lo hice?

Porque no. Hay algo en ellos que no me termina de cuadrar. Llevan más de 10 años haciendo una música genial sin que nadie se percate y de repente ¡BANG! Son los únicos. Son los que más molan. ¿Se debe esto al placer de ver a un señor bailando de forma graciosa su Lonely Boy (veinte mil millones de millones de visitas en youtube)? Todo el mundo coincide en que ese ha sido el motivo del ‘éxito global’, si bien ya existía un camino allanado por otros temas de ElCamino o su genial Tighten Up del ‘Brothers’.

Permitidme que insista en lo buenos que son, pero también insistiré de nuevo en que hay algo que hace que no pierda el culo por ellos, y creo que todo se debe a que esta corriente de de-construcción musical de la que los Black Keys son ahora los abanderados no me termina de seducir. No me gusta que los Black Keys hayan salido a la luz justo cuando los White Stripes han pasado a la sombra, siendo ellos los que abrieron esta vía. Lo que se lleva es tener los menos instrumentos posibles en la banda. El minimalismo.

Llevamos unos años escuchando esa palabra en lo que se refiere a decoración, luego en lo que se refiere a cocina y el señor Jack White nos lo incorporó (de nuevo, porque esto ya está inventado) a la música. Mola ver cómo la tendencia es marcada -supongo que por alguien- y o te subes al carro o estás perdido. Y quizás es por eso por lo que no fui a ver el directo de los Black Keys. Por no ser presa de una corriente. Me hubiera gustado disfrutar de su música sin más y no ser parte de un movimiento social que ahora dice que los Black Keys son lo mássss. Está claro: el esnobismo musical es uno de los males más arraigados. Culpable.

Pero por otro lado me apasiona una vez más comprobar cómo la música varía. En una misma época conviven el rock barroco y sobre-instrumentado de los Muse con el nudismo instrumental de los grupos de esta corriente minimalista. Puede que en realidad seamos simplemente unos pervertid@s, y lo que nos gusta es descubrir la desnudez… Tienes razón: La Venus de Milo, El David de Miguel Ángel, la Maja Desnuda… Si buscas la perfección quizás deberás tomar esos caminos, ¿verdad?

Janis también tenía su Mercedes-Benz…

Bonito sermón, Chemi… ¿Pero a dónde nos lleva todo esto? nos lleva a que te prepares. The Gossip llevan dando caña años con otro estilo, pero con guitarra y batería. Hace poco ví a Ovidi Tormo y a Carlos Tarque en plan guitarra y batería tocando temas insignes del rock, y me molaron. La reina indie alicantina Kisuxa va y nos presenta esta semana a este dúo, y me gustan.

Y creedme, hay muchos más (buenos, malos y regulares) que verán la luz, porque tenemos la manía (los humanos, me refiero) de poner algo de moda para explotarlo hasta el límite, así que viviremos unos años de minimalismo musical bastante interesantes. Pero acordaos! Si la cosa llega a lo del siguiente vídeo ha llegado el momento de parar.

Salud!

Epílogo: 4’33” en tres movimientos de John Cage está considerada como sublime, en cuanto a que establece ese tiempo para simplemente escuchar el silencio. Parece una coña, pero recuerda que la música se compone de sonidos y silencios. ¡Y qué pedazo de solo!

La inquietud de Jack.

Posted in Mitos del Rock, Nuevos Valores with tags , , , , , on marzo 4, 2010 by chemisanchez

Allá por los comienzos de siglo (joder, como los viejos) el rock estaba pasando momentos turbios, pues los grupos que lo abanderaban eran Limp Bizkit, Crazy Town y compañía. ¡¡Mal!! Con ese panorama se necesitaba una vez más una revolución. En la era 2.0 parecía que todo estaba controlado por las grandes emisoras y la jodida MTV, así que esa revolución no tuvo otro mejor sitio del que partir que un garaje de Detroit. ¿Y desde ese garaje se empezó a escuchar a una súper-banda con gran elaboración de su música? Nooo!! De allí salió una de las músicas más austeras pero a la vez más cojonudas que jamás hayamos escuchado. Allí surgieron los White Stripes.

White Stripes son Jack y Meg White. ¿Hermanos, matrimonio, padre-hija…? Esto siempre ha sido una ‘incógnita’, pero la verdadera historia ya se aclaró hace años: Jack Gillis, músico local, se casó con Megan White, camarera, en 1996. Y curiosamente fue él quien tomó el apellido de ella y no al revés, que es lo normal. Se divorciaron en 2000 justo antes de obtener el gran éxito.

La hipótesis que afirmaba que eran hermanos no fue desmentida hasta 2005 por Jack, y explicó la razón de haberla mantenido: “Si escuchas la música de una pareja y te gusta, acabas poniendo más atención en la relación que mantienen ambos, pero si escuchas a unos hermanos y te molan piensas… Hum… Interesante…” Y es que a Jack no se le escapa una.

Jack White es el genio musical de la primera década del siglo (90s: Beck, 80s: Frank Black, 70s…). Un tío que toca la guitarra (de PM) y cualquier instrumento que se le cruce por el camino (él fue quién enseñó a Meg a tocar la batería), un tío que tiene cojones a montar un grupo de rock de dos personas y hacerlo sonar como si fueran cinco, un tío al que al que Dylan y otros muchos mitos del rock admiran e incluyen en su selecto grupo… Un grupo de dos personas, sí. Una pareja de rock. ¿Cómo se atreven? ¿Y el bajo? El bajo no está. Nunca estuvo.

Como todo grande de la música, Jack White se ha dejado influenciar por los mejores: el punk de Stooges y MC5; el rock de Zeppelin, AC/DC y Stones; Dylan y Lead Belly en cuanto a folk; el rockabilly de Gene Vincent; el country de Hank Williams y Loretta Lynn el garaje de Sonics y Gories, y sobre todo el blues de Robert Jonhson. Y es que el señor White es ante todo un bluesman. Un bluesman del siglo XXI con su guitarra y sus coplas.

Todos esos ingredientes son los que se mezclan en los White Stripes, y esta mezcla resulta un auténtico cóctel molotov, de tal manera que durante esta década que termina la banda se ha encaramado a una cima de la que será muy difícil bajarles. No os quedéis en Seven Nation Army. Hay mucho más.

Una cosa es tener talento. Cualquiera puede tener talento. Yo mismo tengo un talento de la ostia, pero no tengo tiempo ni ganas de compartirlo con el mundo. También te pasa a ti, verdad?. A Jack White le sobra talento, pero lo que le hace un genio es que tiene la inquietud suficiente para mostrárselo al mundo. Jack llega a la cima con los Stripes y en vez de dedicarse a su ‘niño bonito’ va y decide montar otro grupo, Racounters. Un grupo de garage estándar, no la bizarrada de los White Stripes, y le sale bien. Y no le basta. Así que va y forma el dúo The Dead Weather. Y también le sale más o menos bien. Tenemos a un menda que tiene tres grupos y al que encima le sobra tiempo para tener su propia carrera en solitario, producir sus discos, los de sus grupos y los de otros (Loretta Lynn, Wanda Jackson…), colaborar con Alicia Keys, Beck, Stones (se le rifan)…

Aquí pone la voz de chica a un temazo de los Electric Six… Por cierto, con esto ha habido dudas y multitud re rumores sobre si era Jack o no. Se dijo primero que fue un fan (mecánico de profesión) que ganó un concurso que convocó la banda. Luego se atribuyó a un tal John S O’Leary. Hasta hace poco se esquivaba el tema (¿por temas legales?) pero sí, es Jack.

…Y dicen por ahí que encima es majete, que no es un borracho drogainómano y tal… ¡Pa matarlo!