Archive for the Pioneros Category

Lou Reed (1942-2013)

Posted in Mitos del Rock, Pioneros with tags , on octubre 29, 2013 by chemisanchez

Pues a mí Lou Reed me caía mal, oye. Resulta que ahora va el tío, se muere y todo el mundo coincide en que se va uno de los músicos más influyentes en la historia del siglo XX. Un musicazo, un poeta urbano, un referente… un gilipollas. Dios nos libre de la hora de las alabanzas, que decimos en mi familia, pero quizás transformar esa gilipollez en genialidad es lo que le hizo así de grande.

Yo tuve la ‘suerte’ de verlo en directo en el Monte do Gozo en el año ¿2004? y sin duda aquel fue uno de los conciertos más coñazo a los que he asistido en mi vida. Menos mal que era un festival de varios días y aparte de él vinieron Muse, The Darkness, The Cure, Massive Attack, Bob Dylan, Iggy… Lou no estaba inicialmente en el cartel, pero David Bowie se puso malo y fue Lou quien le sustituyó. El plantel de artistas ya ves que era más que decente ¿no? Pues en tres días de conciertos el caballerete fue el único que empezó a tocar tarde. Llegaron los Muse, dieron un bolazo que nos dejó a todos boquiabiertos, nivel de RNR arriba, destrucción final de instrumentos, a tope de adrenalina… Luego una hora y pico de espera y aparece Lou Reed con su ritmo pausado, su desidia, su no-conexión con el público y chic@: qué buen momento para irse a la barra. ¡Pesao!

Oyeoyeoye!!! Que viene Lou Reed a España de gira!!! Valevale… Cojonudo, pero… ¿En qué plan viene? ¿Va a tocar sus éxitos de la Velvet y los primeros 70s o viene con su mujer a leer poemas? Porque entonces paso.

¿De verdad fue tan buen músico como dicen el tío Lou? ¿O simplemente se trataba de un farsante que se hacía pasar por colgado del caballo y desviado sexual para ser el más guay de esa peña de la Factory y del Max Kansas City de NY? Lou nunca le pegó al caballo ni la mitad de la mitad de lo que quiso que pensásemos, ni fue tan gay, bi, tri o lo que sea… Por estos lares tampoco somos muchos de marujeos así que vayamos a lo que nos interesa: la música. ¿Qué hizo Lou Reed por la música?

La Velvet: obvio.

A mediados de los 60s todo eran flores en el pelo y el Sol radiante en un cielo azul californiano. Paz, buen rollo y todo es tan bonito… De repente aparecen unos neoyorkinos todos vestidos de negro con un pibón angelical y de voz dulce como Nico. Eso es lo que mola en ese momento y todo el mundo se apunta al carro: codearse con Warhol, juntarse con lo peor de NY en el Kansas, probar cualquier otra forma de arte y decir que no: que no todo es así de bonito. Que el ser humano también es oscuro y siniestro. Ese cierto halo de pesimismo acabaría desembocando en uno de los movimientos culturales más importantes del siglo XX.

El punk.

Que el punk se estaba gestando con grupos como los 13th Floor Elevators ó The Seeds (en USA) está claro, pero la actitud que permite de pasar del garaje al punk la aportó la Velvet. Esa mentalidad de que todo vale, de que se puede mezclar música con cualquier cosa, de que no tiene por qué sonar bien, de que hay que transgredir… La Velvet, oiga. Y en Nueva York. Sin Lou no existirían Stooges, Ramones, NY Dolls, etc…

El lado salvaje de la vida.

Heroína, quaaludes, chaperos, travestis, putitas con aspiraciones intelectuales, sombra de ojos para ellas y ellos, cuerpos desfigurados y consumidos por las drogas, habitaciones con un colchón y un cenicero como único mobiliario… Muchos lo maquillaban en sus letras con bonitas figuras metafóricas. Lou hablaba claro. Porque hablaba, no cantaba.

Metal Music.

A la mierda todo! A pesar de su oscuridad la Velvet brilló como el Sol, y con discos como Transformer y Berlin -a los que añadimos el gran directo de RNR Animal- Lou se forja una buena carrera en solitario. Mandémoslo todo a la porra con Metal Machine Music. Una hora de acoples de guitarras desafinadas imposibles de aguantar más de dos minutos. El por muchos considerado peor disco de la historia, que incluso incluía adrede un defecto de fabricación para que el vinilo se enganchase y no saliese de ahí. Siempre se creerá que fue un corte de mangas a su discográfica y una broma pesada, pero puede que si se mira desde el lado de la experimentación sonora la cosa cobre cierto sentido, pues hasta el día de su muerte Lou seguía estando orgulloso de él. Si tienes narices para escucharlo, me cuentas.

Libertad.

Tras parir algo semejante a eso uno puede hacer cualquier cosa. Desde las deliciosas melodías de Sunday Morning, Sweet Jane o Sweet Nuthin’ al esperpento de Metal Music, de la explicitud de Waitin’ for my man, Heroin o Vicious a sus trabajos sobre obras literarias de poetas malditos. Lou pasa de discos geniales a auténticos tostones, pero es de los únicos a los que les da igual. Él puede hacerlo. Su última obra fue algo como Lulu (con Metallica), del que me temo que sigo siendo uno de los pocos defensores. Según escribo estas líneas lo estoy escuchando. Curioso epitafio.

Sea como sea es cierto: la música del siglo XX no se hubiera entendido sin Lewis Allan Reed, ese neoyorkino que más de una vez creímos un tarado, pero si te fijas, te pareciera su trabajo bueno o una auténtica estafa, el tío siempre parecía saber lo que se hacía. Descanse en paz. Agradecemos tu legado. Para despedir se me ocurre este homenaje de tus colegas con una de tus canciones acerca de la heroína.

Salud

Anuncios

He dicho ‘Pato’.

Posted in Mitos del Rock, Pioneros with tags , , , , , on mayo 23, 2012 by chemisanchez

Aquí está otra vez ‘El Preguntitas’… La de hoy es curiosa: musicalmente, ¿Cuál es la pareja más importante de la música popular? Lennon & MacCartney? Jagger & Richards? Leiber & Stoller? Alex y Cristina? Como siempre que se habla del mejor, el más, el peor… así, en plan absoluto, chocaremos con las opiniones de cada cual. Pero a continuación te doy yo la mía, aprovechando que uno de los miembros falleció recientemente y no he visto demasiadas referencias por ahí, mi pareja favorita… Bueno, la que mejor me cae, por relevancia, profesionalidad, productividad, calidad y carisma son Cropper & Dunn.

Yo sigo en mis trece. Soy bajista y pocas cosas me gustan más que esos genios musicales que se mantienen en segundo plano a pesar de ser fundamentales. Ya hablamos en su día del por muchos considerado mejor bajista de la historia, James Jamerson. Mencionar su nombre en la conversación de quién es el mejor bajista de la historia provoca caras de asombro por su contraste con los archiconocidos John Entwistle, Jaco Pastorius, Flea, John Paul Jones… Pero cuando aclaramos que era el bajista de la Motown todo el mundo lo entiende. A este señor le pasa lo mismo. Donald ‘Duck’ Dunn fallecía el 13 de mayo a los 70 años de edad.

Siempre ha sido difícil ver a Donald sin su inseparable Steve Cropper al lado, ya desde que eran unos críos montando en bici por las calles de Memphis. A esas edades Don aún no disfrutaba con la música, de hecho su afición a los dibujos animados del Pato Donald hizo que su padre le pusiera el sobrenombre cariñoso de ‘Duck’. Pero si a tu colega le da por tocar la guitarra lo suyo es que tú acabes haciendo algo parecido, y Don eligió el bajo. Su forma de ensayar en solitario fue lo que hizo que sus líneas fueran únicas: se ponía un disco en casa y trataba de rellenar los espacios ‘huecos’ tocando el bajo por encima. Sin libros ni métodos, sólo dejándose llevar por su instinto.

Así llegaron las primeras bandas, y finalmente en 1964 Don se unió a su amigo Steve y a otros dos enormes artistas como Booker T. Jones y Al Jackson Jr. para completar uno de los mejores cuartetos instrumentales de la historia como lo fueron Booker T. & The MGs.

Sin duda esta línea de bajo es capaz de definir un estilo. Y de hecho junto al metrónomo humano de Al Jackson formaban una columna vertebral perfecta que el sello Stax no tardó en aprovechar y usar como seña de identidad. Te recomiendo que tengas muy en cuenta la actuación en la que se encuentra el vídeo anterior, que es de una gira que unos cuantos artistazos del sello Stax hicieron por el norte de Europa, cuyo setlist podría ser perfectamente el de cualquier recopilación de Soul.

De esta primera época como músico de estudio podemos destacar sus líneas de bajo en Respect y I Can’t Turn You Loose de Otis y en Hold On, I’m Coming de Sam & Dave. Con este currículum cualquier músico se podría haber retirado con la cabeza bien alta, pero esto sólo supuso el principio para este blanquito en un mundo de negros. Te pido que te pares de nuevo a escuchar cómo suena ese bajo, de compacto, de fluido, de limpio… Es exactamente el mismo que el de James Jamerson, marca de cuerdas incluida. Canciones que han tocado infinidad de músicos. Compara los sonidos.

Efectivamente. Ahí tienes al bueno de Don en una de las mejores actuaciones en directo de la historia. En Monterey, Otis y Jimi cambiaron para siempre la forma de ver la música, y Donald estaba allí.

Dunn siguió trabajando con/para mucha gente. Fue a finales de los 70 cuando cae en el Saturday Night Live y rememora viejos laureles con The Blues Brothers Band, coronando esta época de su vida con la película en la que se interpretó a sí mismo en una ‘misión divina’, y donde tuvo la oportunidad de pronunciar (en su corto guión) una de las mejores frases de la historia: ‘Teníamos una banda capaz de convertir el pipí de cabra en gasolina’. Contigo al bajo seguro, muchacho.

(Ese ‘Play it, Steve!’ va para el señor Cropper a la guitarra, claro)

Seguimos hacia adelante y a mediados de los 80 uno de los que llama a la puerta de Don es el mismísimo Eric Clapton, que ya llamándose por su nombre convence al Pato para tocar con él por ejemplo en…

Permítaseme la frivolidad de plantarte una pequeña lista con parte de los artistas para los que alguna vez este señor grabó. Así te harás una idea de la relevancia de este bajista siempre en la sombra: Duane Allman, Joan Baez, Ray Charles, Eric Clapton, Doug Clifford, Rita Coolidge, Crosby Stills Nash & Young, Robert Palmer, Bob Dylan, Willie Dixon, Eddie Floyd, Peter Frampton, John Fogerty, Carol Grimes, Isaac Hayes, Albert King, Richie Havens, Jerry Lee Lewis, Manhattan Transfer, Stevie Nicks, Tom Petty & The Heartbreakers, Wilson Pickett, Elvis Presley, Otis Redding, Dianna Ross, Sam & Dave, Rod Stewart, Billy Swan, Carla Thomas, Rufus Thomas, Muddy Waters, Bill Withers, Neil Young (para el ultimo que trabajó)… Tela, ¿no?

No conviene olvidar a toda esta gente que ha aportado tanto a la música. Al lado de ellos los mortales parecemos peleles, y he visto muy poquitas reseñas en los medios a una de las mayores figuras que han existido. Nunca fue famoso, pero sí necesario, imprescindible. Presente seguro en mi lista de top 5 bajistas de la historia. Descansa en paz y gracias por tu legado, que sin duda será eterno.

Para terminar sé que te has quedado con la copla: el mismísimo Elvis también contrató sus servicios, y Elvis sólo contrataba a los mejores. No te voy a dejar con las ganas… Escucha cómo ha de sonar un bajo de verdad.

Descanse en paz el Pato. Salud

Riders on the Tormenta

Posted in Mitos del Rock, Perdidos en los 70, Pioneros on abril 16, 2012 by chemisanchez

Existe una categoría en este blog llamada ‘Perdidos en los 70s’, y si te fijas está dentro de la sección de Artistas Españoles.

¡Las coges al vuelo! Correcto: artistas españoles de los 70s, pero tras la machada que hicimos aquel día de Camilo Sesto (una de las entradas por las que más felicitaciones he recibido), dejemos a un lado a todos los obvios y dediquemos el tiempo a otro tipo de artistas que incomprensiblemente cayeron en el olvido. Aquellas bandas roqueras españolas deliciosamente poderosas y a la altura de las de cualquier país europeo que apenas grabaron dos discos. El otro día nos preguntábamos por qué en España el rock parece un fenómeno menor, o no se le presta tanta atención como debiéramos. ¿Puede que fuera este el punto de inflexión? ¿Fue entonces cuando pasamos de escuchar a estos portentos y nos dedicamos a otros que lo merecían menos?

Los grupos a los que me refiero son reconocibles fácilmente. De nombres como Los (y lo que siga): Los Brincos, Los Brancos, Los Éstos, Los Aquéllos… Pasamos a los nombres sin el artículo delante: Triana, Asfalto, Lone Star, Canarios… Seguíamos a los anglosajones muy de cerca. ¿Ellos suprimen el The? Nosotros quitamos el Los. ¿Qué ellos tienen a Caravan, Traffic y demás…? Nosotros tenemos a Máquina!, Smash… ¿Qué ellos tienen a Crosby, Stills, Nash & Young? Nosotros tenemos a Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán.

Indagaremos en todos los que podamos: Solera, Agamenón, Goma, Alameda, Veneno, Iceberg, Barrabás, Evolution, NHU, Alacrán, Albatros… Muchos! Muchísimos! Pero para no aturullarnos y perdernos de verdad en este mar apenas explorado en la actualidad, centrémonos en uno de esos grupos. Damas y caballeros… Desde Sevilla: Storm!

Estamos a finales de los 60s, y cuatro sevillanos se juntan para hacer música bajo el nombre de Los Tormentos (cómo no), pero por recomendación de su representante, al que dedicaron el tema Un Señor Llamado Fdez. de Córdoba, cambiaron este patrónimo por su correspondiente anglicismo, aunque a día de hoy no está del todo claro si el nombre del grupo era Storm o The Storm. Qué más da! Lo importante es la genial música que estos mendas brindaron en aquella época.

El uso del Hammond les sitúa directamente bajo la sombra de Deep Purple, y a pesar de que también cantaban, sus temas más potentes son los instrumentales. Dejémonos de rollos y pasemos a la acción de verdad.

Permíteme que les ponga nombre para que te termines de convencer de su nacionalidad tras ver esto: Angel Ruiz a la guitarra, Diego Ruiz a la batería, Luis Genil al teclado y Pepe Torres al bajo. Ni chupito de bourbon ni leches! Un chato de vino! Esa guitarra suena de una manera brutal! Cualquiera con un par de dedos de frente y unas orejas limpias es capaz de ver el talento, y Storm rápido caló en los circuitos rockeros de Madrid y Barna, aunque no llego a grabar su primer LP hasta 1974. En ‘The Storm’, publicado por BASF, encontrarás un hermano español de la Mark2 de Deep Purple aderezado con unas pequeñas gotas de guitarra ‘hendrixiana’. Temas en un inglés decente (Woman mine), temas en un inglés menos decente (I’ve gotta tell you mama) y hasta en español (It’s all right). Pero como la grabación es algo regulera en cuanto a las voces y la música es tan cojonuda y potente, no es necesario discriminar entre éstas y las instrumentales I’m Busy o Un Señor Llamado…, que ya hemos mencionado.

Es un disco acojonante (hoy pieza de coleccionista), hasta el punto de que los mismísimos Queen les eligen como teloneros en 1975 y el tío Freddie queda encantado con ellos. ¿Qué sucede después? Lo de siempre. Al año siguiente el servicio militar obligatorio parte la trayectoria en mil pedazos y la banda se desperdiga. Al reunirse de nuevo empiezan a introducir los inevitables toques flamencos en su música, cambian algún miembro y posponen el segundo trabajo ‘El día de la tormenta’ hasta 1980. En 1981 se separan. Yo te sugiero que pases de este segundo disco y te centres en el espectacular primero. ¿Son Storm los padres del heavy metal español? ¿A ti que te parece?

A mí me da que hay una gran cantidad de música que ‘se perdió’ en aquella época. Escuchamos a Led Zeppelin, Deep Purple, Uriah Heep y demás, y aquí también teníamos chicha de la buena. Pero nunca es tarde. Presentados quedan.

Una vez más, gracias al Señor Galicia. Salud.

Sabbath (o) – Sabbath (ete)

Posted in Mitos del Rock, Pioneros with tags , , , on marzo 13, 2012 by chemisanchez

A finales de los 60s se seguían organizando excursiones botánicas a San Francisco. Paz, amor, felicidad… The Byrds, Mammas & The Papas, Janis y otros muchos hacían las delicias del personal, al que no te costará visualizar sentado a lo indio en las praderas de Woodstock o Monterrey con expresión orgásmica en sus caras. Entonces el nirvana se alcanzaba yendo hasta arriba de ácido y maría mientras escuchabas a Grateful Dead, aunque si en su lugar pisaba el escenario Ravi Shankar te daba igual, eran tus sueños de colores repletos de florecillas y sólo te importaba volar.

Pero los sueños, sueños son (que dijo aquél), y de ese estado de trance había que despertar de alguna manera. Los médicos dicen que es malo hacerlo de golpe así que nosotros lo hicimos en tres pasos. Primero Jimi Hendrix sacó su fusil (guitarra) y deconstruyó la música como Ferrá Adriá lo hace con las tortillas de patatas. Las ropas, abalorios, el sonido y las portadas de los discos siguen poniendo a Hendrix en una furgo Volkswagen, pero ese cambio sonoro fue más que fundamental para lo que vino después. Acordes, acoples y sonidos hasta entonces impensables, chirriantes, muchas veces disonantes… En este primer paso ya se quedó atrás gente como… ¿Cream?

Segundo paso. Los grandes músicos mientras siguen erre que erre con las florecitas en el pelo empiezan a verse atraídos por el lado oscuro de la fuerza. El ejemplo más claro es Led Zeppelin y su bicefalia. Por un lado la florecilla hecha Dios Dorado. Mientras Plant encarna al hippie modélico, Page se dejaba seducir por los bajos fondos de Crowley y su mundo. Dazed and Confused ya en el primer disco de Zep muestra fragmentos que invitan más a mirar hacia los infiernos que a los cielos.

Ya tenemos la discusión servida. ¿Quién llegó primero? La polémica sigue abierta, pero casi todo el mundo está de acuerdo en que todo comenzó en el mismo corazón de la Gran Bretaña.

Black Sabbath también provenían de Birmingham y con el permiso de Zep, fueron ellos los que obligaron a buscar un nombre para lo que hacían: Heavy Metal. ¡No discutamos! Si me preguntas quién inventó esto yo ya he apostado por Hendrix hace un par de párrafos, pero también podría defender la idea de que la Cabalgata de las Walkyrias de Richard Wagner es más heavy que el viento, así que no nos pongamos muy tontos con esto. Lo que parece claro es que el rollo hippie ya tenía competidor, y los quinceañeros hasta arriba de hormonas ya tenían su banda en cualquiera de estas dos. Ahora los decibelios eran muchos más, y en lugar de estar callado para poder escuchar, sólo había que preocuparse de menear la cabeza y soltar adrenalina en los conciertos. También parece claro que Bill Ward y Geezer Butler formaban una sección rítmica más pesada que la de Zep, la voz y la persona de Ozzy era más oscura que la de Plant y la guitarra de Iommi se dejaba de leches e invocaba directamente al maligno vía tritono.

Siempre hemos oído hablar del acorde del averno. Si a otros les tenías que escuchar al revés, con Black Sabbath no hacía falta joder la aguja del tocadiscos. Basta con escuchar la primera canción del primer disco para ver de qué va a ir la cosa.

¿Te has dado cuenta? ¿La guitarra está desafinada o me lo parece a mí? Volvemos a lo de siempre: siete notas, seis cuerdas e infinitas combinaciones. Pues resulta que el tritono también es conocido como el intervalo del diablo. Tres tonos exactos, lo que para los músicos es una 5ª disminuida, que queda justo al ladito del acorde perfecto de 5ª justa. ¿Casualidad? Este tono no lo descubrió el bueno de Tony, claro. Ya en la Edad Media, cuando la Santa Inquisición partía el bacalao, rápido estipuló que con este diabolus in musica Lucifer se colaba en los temas. Prohibido! A la hoguera! Bueno, está claro que el inicio del vídeo anterior da ganas de ponerse una capucha negra, coger una antorcha y…  

Black Sabbath tenía su sonido definido, y lo que fue igual de importante: su concepto. Desde el nombre sacado de una película de Boris Karloff a la música, la banda tenía la intención de inquietarte, de asustarte, de llevarte con ellos a la boca del lobo para verla por dentro. La era multicolor tenía ya su némesis. Los de la Velvet Underground eran unos auténticos frikis esnobs: el color negro que tanto lo define llegó de verdad al rock con Black Sabbath. Las películas de terror hacen pasar un mal rato que su público disfruta, así que este sonido se integró rápido en la cultura popular musical. Gente como Alice Cooper y KISS también se aplicaron el cuento, y las leyendas negras/urbanas se multiplicaban, y hablamos de algo tan impactante como sangre en un escenario. La música era cojonuda, por supuesto. Pero ¿qué adolescente no se dejó cautivar también por ese toque oscuro?

Me has pillado. Yo sólo quería hablar de Black Sabbath, de Ozzy, de Tony, lamentar que al final no les veremos este año en España… Pero me ha parecido que a una banda tan grande había que hacerla un prólogo.

Hasta la próxima entonces y salud!

 

P.S. Sí, ya lo sé!! Ando un poco oxidado, pero tiempo al tiempo.

La Mala Reputación

Posted in Favoritos, Mitos del Rock, Pioneros on febrero 8, 2012 by chemisanchez

I love Rock N’ Roll. ¿Y quién no? ¿Hay alguien que no haya meneado la pierna alguna vez al ritmo de un compás machacón elaborado? ¿Hay alguien que no haya deseado ser el que rasca las cuerdas en ese solo o ser el que marca el final de la canción con ese patachín final de batería? Lo dudo. Imagino a ese gentleman inglés que presume de Mozart y Vivaldi sorprendiéndose a sí mismo disfrutando en la soledad de su conducción en su Jaguar con el Rock and Roll de Led Zeppelin o el Smoke de Deep Purple.  También puedo imaginar al progre de turno que adora a Sabina por sus letras. Entonces cómprate el libro. ¿No?

El rock es algo más. Cuando amas algo/alguien es porque tiene un carácter especial que le hace único. Pero los estudios psicológicos al fondo a la derecha, caballero. Nosotros aquí investigamos en antros con buena música y con las neuronas mermadas, que es cuando se sacan buenas conclusiones. Hace mucho tiempo este menda dejó una birra pagada a Joan Jett y ha llegado la hora de tomárnosla con ella. Mesonera!!

Para mí (gracias a Dios un día lo experimenté por mí mismo) el germen del rock es coger un instrumento tener los huevos para subirse a un escenario. Pistols, Ramones y compañía demostraron que no hay que ser Eric Clapton para tocar la guitarra y esa simpleza que hace tan genial a esta música es la que ofrece la no menos genial Joan Jett. Sí, Joan Jett. Otra pobre artista a la que un mega-hit ha perjudicado. Olvídate del puto I Love Rock N’ Roll!! Esa canción está desvirtuada por reiteración y por ser usada en los intentos de las poperas por ser también rockeras. La única que tiene derecho es ella. Joan Marie Larkin.

Nacida en Philadelphia, cuando tuvo uso de razón se cruzó el país para recalar en LA, donde a pesar de no haber ni rastro de Ramones, NY Dolls, Velvet o CBGB estaba ella. Suzi Quatro.

Esto empieza a tomar forma. Ya ves por dónde van los tiros ¿no? Esto será bueno, malo o regular, pero contiene el virus que te infecta invitándote a despertar del letargo en el que has estado toda tu vida. Esta música te hace moverte por sí misma pero luego la ves a ella, con pinta de niña-bien pero embutida en cuero, guitarra en mano, y comiéndose el micro. Joan Jett pilló este germen. Y con ella otras chicas con ganas de marcha, que allá por 1975, paseándose por la delgada línea que separa glam-rock y punk forman la genial banda The Runaways.

Coge el descaro y vacile de bandas como los propios New York Dolls y los Sweet, pero es que encima son tías!!!! Y cada una con la pose de sus ídolos. A saber… Cherie Currie (voz, David Bowie), Joan Jett (guitarra y coros, Suzi Quatro + Keith Richards), Lita Ford (guitarra solista, Blackmore + Jeff Beck), Sandy West (bataca, Roger Taylor) y Jackie Fox (bajista, Gene Simmons). ¿Por qué no alcanzaron el éxito? Bueno, lo alcanzaron, pero eso sí, en todo el mundo salvo en USA, lo que para muchos grandes artistas de allí supone una gran decepción.

Un grupo (el primero) 100% femenino capaz de dar caña mejor que muchos masculinos y van y se separan tras apenas 3 años de vida. ¿¿¿¿Por qué???? Pero bueno, nos queda una mezcla de Suzi Quatro con Keith Richards. Dale caña, Joan!

Son aún The Runaways tras la marcha de Cherie, pero ya se ve la fuerza y el carisma de Joan Jett. ¿Qué quinceañer@ no venera a esta banda? Me pilla a mí esto en el instituto y vamos… Rock y chicle, colega! Sentado al final de la clase. Echar un piti a escondidas en el baño. Soñar con ella como lo hacen los demás…

Un servidor lleva ya unos días con la tía Joan en los auriculares y he de decirte que me parece de una fuerza pura, tal cual. Un diamante sin pulir bajo cuya aparente capa de suciedad se esconde la pureza del rock. Recuerdas que hubo una época de tu vida en la que lo que más molaba era ir con los colegas de casa en casa escuchando los tesoros musicales de cada uno, y que de repente alguien ponía algo que… ¡Molaba! Pero es inevitable cansarse del I Love Rock And Roll y llegar a odiar a JJ y sus Blackhearts, hasta que descubres que curiosamente esa chica hizo más canciones. Fíjate por dónde. Cómo no amarla y respetarla… Cómo no querer a esta roquera de las de verdad. Te invito a escucharla una y otra vez. A rezar para verla algún día en directo a pesar de sus cincuentaypico tacos y a que pongas a gente como Green Day en el sitio en el que se merecen. A la sombra de Joan, que seguirá escupiendo en el suelo tenga los años que tenga.

Mira la carita de ilusión que tienen por tocar a su lado estos pipiolos.

Salud.

Desde luego que no: La fiesta aún no ha terminado.

Posted in Conciertos, Mitos del Rock, Pioneros with tags , , , on noviembre 5, 2011 by chemisanchez

“Yo cantaba country y fue Elvis el que me animó a cantar rock”.

Esta es una frase que apabulla, pero es que todo lo que dijo e hizo Wanda Jackson anoche en la Rock Kitchen de Madrid fue apabullante. El mero hecho de que una persona de 74 años se embarque en una gira por USA y Europa para presentar su nuevo disco The Party Ain’t Over deja a cualquiera sentado de culo. Y esta señora no es ni más ni menos que la Reina del Rockabilly. La Reina del Rock. La primera mujer que cantó Rock&Roll.

Allí estaba ella. Con su chaqueta blanca de flecos y pantalones y blusa negras. La simple acción de subirse al escenario ya es digna de admiración. Pero Wanda no ha venido a darse un paseo para que la veas en persona y hasta luego. “Me dispongo a repasar con vosotros 57 años de música”. Pero es que habla de SUS 57 años de música.

Los tupés y las chupas de cuero mandan en la sala, así que es normal que el concierto lo abra el Rumble de Link Wray, para dar paso a Hard Headed Woman y los primeros temas de country y rockabilly de la noche. Supongo que los cuatro señores que la acompañan con los instrumentos serán buenos, porque soy incapaz de dejar de mirarla y escucharla a ella. Es una abuela, y eso la hace entrañable. Atiendes cuando habla como si fuera la tuya propia, contándote historias de la guerra y cosas de ésas. Pero lo que cuenta Wanda es ni más ni menos que una vida de música rock. ‘Yo por aquel entonces me dedicaba más al folk y al country’ y en una de éstas te mete por las orejas un canto Yodel con un dominio de la voz acojonante.

[youtube http://youtu.be/_yUIIoxmv8Y]

Durante el todo concierto, todos estuvimos boquiabiertos, con una sonrisa floja de placer y buscando un gesto cómplice de cualquiera que sintiera lo mismo, fuese conocid@ o no. Emocionante es la palabra. Ella seguía ”Y un día coincidí con Elvis. Estuve en su casa, me regaló un anillo que por supuesto tengo a muy buen recaudo y me animó a cantar rock en lugar de country’. (Dijo el Rey a la Reina, ¿sabes?)

¡Ni me preguntes por las canciones! Sé que cantó un Heartbreak Hotel que erizó los vellos a todo el mundo, que cantó éxitos propios y ajenos como Let’s Have a Party, Whole Lotta Shakin’ Goin’ On y Fujiyama Mama, pero yo seguía embobado con sus ojos, su voz, sus movimientos… Qué clase! ‘Si habéis venido a hablar, quizás deberíais iros al fondo’ (un respeto, jovencitos!). ‘Y entonces, allá por 1971, descubrí a Dios’. Pues hale, un poquito de espirituales.

Emocionante fue escuchar el You Know I’m Not Good de Amy Winehuse en su voz con todo el respeto hacia la artista fallecida. Una persona de 74 cantando a una de 27 que ya nos ha dejado.

‘Y resulta que a mis 71 años se me acerca un día un fan llamado Jack White y me dice que quiere producirme un disco. Pero que no me preocupe, que las canciones serán las que sean, pero él quiere que yo las cante a mi manera’.

[youtube http://youtu.be/BnULGVbhPcY]

Yo no daba crédito. En cada canción se me saltaban las lágrimas. Poco más de una hora duró el concierto, pero si hubieran sido 20 minutos me habría dado igual. Tras cada canción aplaudí todo lo fuerte que pude y tras la última canción esos aplausos eran de agradecimiento, no de petición de bis. Hasta que me dolieran las palmas. Wanda se lo merece. Que se oigan bien lejos. Que se oigan hasta en Roma.

Salud.

This is a man’s world!

Posted in Españoles, Pioneros with tags , , , , on octubre 10, 2011 by chemisanchez

Añoro una conversación de bar como las de antes: la música a un volumen lo suficientemente alto para saber lo que está sonando y lo suficientemente bajo para escucharnos unos a otros sin tener gritar, una mesa, algo de bebida (con o sin alcohol) para lubricar el gaznate y sobre todo, poder fumar. Este último ingrediente se convierte en esencial, pues más de un hilo se ha perdido por tener que salirte a la puta calle, pero el mono es el mono.

Es lo que hay. Soy un enfermo, vale, y por eso te digo que echo de menos meterme en una conversación sin dejar una parte de mi mente pendiente de cuándo es un buen momento para echar un cilindro. ¡Pues deja de fumar! ¡Pues déjalo tú, no te jode! Ha quedado patente lo difícil que puede ser llegar a un acuerdo en estos temas, así que queda buscar esos buenos momentos en domicilios privados o al aire libre, todavía que hace bueno.

Banco público de la Ronda de Atocha (o de Valencia). Once y pico de la noche. Hace hasta calor. Me río yo de las tormentas de ideas de las multinacionales: música, política, música, últimos adelantos en el tema de la fusión fría, música… Muchos nombres y datos, algunos se pierden en la ‘liberación de espacio en disco’ al borrar las cookies, pero otros quedan. El que más me llama la atención de todos ellos es un simple nombre: Maryní Callejo.

Olé! Me postro a tus pies! Conoces a Maryní Callejo!! No soy digno. Bueno, si eres de los que como yo, ignorábamos por completo la existencia de esta MUJER, allá vamos.

He puesto MUJER con mayúsculas, ¿no? Si lo he hecho es porque estamos ante una de las grandes figuras de la música española de todos los tiempos, y de las pocas (por no decir la única) mujeres en un mundo, y sobre todo un tiempo de hombres.

Maryní, Mariní… En definitiva María de las Nieves Callejo completa junto a Alain Milhaud (Los Bravos, Los Canarios, Pop-Tops…) y Rafael Trabuchelli (La Yenka, Perales, Raphael…) el trío de ases pioneros en la producción en España.

Allá por los 50 Maryní tocaba el piano y cantaba en Los Brujos, pero fue a principios de los 60, trabajando como arreglista y directora artística en la discográfica Zafiro cuando le llegó el encargo de apadrinar al grupo que supondría la versión española de Los Beatles: Los Brincos. ¡¡Produjo a Los Brincos!! Y al igual que el señor Spector figura junto a Arbex en los créditos de canciones que todos nos sabemos como Flamenco, Lola, Mejor, Un sorbito de champagne… La tía sabía de música, y entre otras cosas pasaba las melodías de Arbex (que componía de oído) a partituras.

Esto decía de ella Manuel González, bajista de Los Brincos en una entrevista a Popthing!

“En realidad, Mariní era, era en el trato con nosotros cuatro, como un Brinco más. Se ilusionaba con todo lo que hacíamos y su opinión era de gran importancia para todos nosotros. Durante toda nuestra carrera, existió esta especie de simbiosis entre Mariní y nosotros. Quizás ya en los últimos años, esa relación se fue enfriando, puede que por el tipo de música que íbamos haciendo o por algún otro motivo que no recuerdo, pero durante nuestra primera etapa con Juan y Junior, fue estrecha y fructífera”

“Mariní también supervisaba desde la cabina de control las grabaciones de Los Brincos. A veces alguno desafinaba un poco y ella cortaba inmediatamente la toma. Nos acompañó en los viajes que hicimos para grabar en Milán en 1965 y 1966 y estuvo en Madrid en nuestra primera grabación, a finales del 64”.

Con esto ya podría parar de escribir, pero es que Mariní estuvo también tras Fórmula V, Los Relámpagos y (por lo que más se la recuerda) Mari Trini.

Esta última relación fue quizás la más fructífera, pero es verdad que la popización de una cantautora pura como Mari Trini, a pesar de su éxito inicial supuso más tarde su declive.

Pero esa es otra historia. Ya sabéis que no me gusta enrollarme demasiado y que la filosofía de este blog es no endiñaros ladrillos que yo no me leería. Ahora ya sabes que al principio de los tiempos también hubo grandes productores en España, y que uno de ellos fue esta mujer, que se abrió paso en este mundo, y cuyo nombre apenas conocemos. Conocíamos.

Te espero en el próximo banco.

Salud.