Archive for the Mitos del Rock Category

We Salute You

Posted in Favoritos, Mitos del Rock with tags , , , on diciembre 31, 2013 by chemisanchez

AC/DC cumple hoy 40 años. Tras más de 200 entradas en este blog ya habrás percibido mi devoción por la banda australiana, y es sin duda merecido dedicarles unas líneas antes de que aquí en España pasemos la hoja del calendario, algo que en Australia ya han hecho hace unas horas.

acdc74

(De izda. a dcha Colin Burguess-batería, Dave Evans-voz, los hermanos Young y Rob Bailey- bajo, formación del concierto de debut)

Tras ese debut en la Nochevieja de 1973 en el Chequers de Sidney han venido 40 años de máximo Rock And Roll. Riffs potentes, ritmos machacones, voces desgañitadas, chicas -muchas chicas- , una subida meteórica pero bien planificada y un descenso a los infiernos. Drogas. Alcohol. Muerte. Tener los cojones de superarlo. Resurrección. AC/DC nunca ha llegado a estar en la cima propiamente dicha, pero de un tiempo a esta parte siempre ha rondado los puestos de cabeza, y siempre fieles a su estilo, convirtiendo la simplicidad en puro arte.

En el plano musical hay muy pocos discos suyos prescindibles y un estilo inconfundible. El Back In Black (1980) sigue siendo una obra de arte sonora que no álbum más vendido de la historia por culpa únicamente del Thriller de Michael Jackson. Ese disco se sigue usando para probar volúmenes en salas y eventos porque como la mayoría de AC/DC, son de los pocos con los que puedes girar la rueda al máximo y que siga sonando bien. La religión acedecera por fin se encarama a la cima en estos tiempos y su último trabajo (Black Ice) es número uno en todos los países civilizados, y tras 40 años el Tren sigue en marcha.

Hay que dar las gracias a AC/DC por muchas cosas: pero como celebramos un 40 cumpleaños en primer lugar hay que agradecer que hayan estado ahí durante ese tiempo, que hayan permitido a varias generaciones gozar de su música, de sus conciertos y de un estilo de vida; ése en el que luciendo una camiseta o un parche cosido en la chupa vaquera te otorga respeto. AC/DC le mola a todo el mundo salvo a los listillos que se creen que habiendo estudiado solfeo lo saben todo. Gracias por el placer de descubrir a AC/DC con Brian Johnson y a partir de ahí poder llegar a conocer la anterior obra de Bon Scott. En mi caso así fue: y es que es muy difícil no quedarte boquiabierto la primera vez que escuchas/ves esto:

No creo que haya ninguna banda que despierte tantos sentimientos como esta. Capaz de alegrarte un día por jodido que sea, de que tu chica la fan de Michael Bolton menee el trasero con estas canciones de letras lascivas, de tapar la boca a los bafles de cualquier bakalaero por muy caros que estos sean… ¿Por qué nos identificamos tanto con esta gente? Fácil.

En primer lugar no se admiten clases. Hasta el más estirado está deseando sacar ese punto canalla que está loco por salir al exterior. Hombres de negocios que disfrutan a todo volumen encerrados en sus jaguars o chavales en unos futbolines (o donde cojones os juntéis ahora). Angus sigue siendo el colegial rebelde que arma escándalo en la fila de atrás, pinta guitarras en las mesas de clase y hace pellas para quedar con alguien con el fin de sacar unos acordes. Brian/Bon son los buscavidas que siempre tienen una mujer dispuesta a ofrecerles calor humano en cada puerto y los otros tres son los raros que no caen bien a nadie y que viven la vida a su bola hasta que se meten con ellos. Mucho más que Los Ramones ese look obrero de camiseta y vaqueros es marca de la casa AC/DC. ¡Cómo no identificarse!

Los primeros acordes de cualquiera de sus canciones te meten de lleno en ese trance de meneo de pierna y sacudida de cuello y, pese a no ser tan elaborados como otros muchos, contienen un efecto hipnótico que te atrapa hasta la médula. Inevitablemente salta siempre la comparación con unos Stones ya en las últimas, pero esto es como cualquier otra comparación musical: nunca se llega a un acuerdo porque cada artista es un mundo, y cada uno disfruta más con uno que con otro. Sea como sea, yo siempre seré de AC/DC.

Felicidades. Os saludamos.

Inevitablemente…

Posted in Mitos del Rock on diciembre 17, 2013 by chemisanchez

Si no te gusta la Navidad, para de leer.

Así de fácil. No tengo nada en contra de la gente que odia la Navidad (pero luego bien que ponéis los zapatos, pájaros), al igual que no tengo nada en contra de estas fechas tan entrañables… ¿Falsas? ¿Consumistas? ¿Hipócritas? Lo que quieras, pero hasta al más duro se le ablanda un poquito el corazón a finales de año y por supuesto a nuestros queridos rockeros.

La música popular tiene un gran apartado dedicado a ensalzar este espíritu navideño. Si cogemos los diez singles más vendidos de la historia vemos que nadie superará nunca los 50 millones de copias del White Christmas de Bing Crosby; Rod Stewart y similares aprovechan para hacer caja con sus recopilaciones de villancicos y no me jugaría ni un céntimo a una banda que no sucumba a la tentación. ¿Sabes por qué? Porque pese a quien pese los villancicos, aparte de vender, quedan muy bien por mal que los cantes. Es como el My Way, que sonaba bien incluso en la voz de Sid Vicious. Pues esta versión que se hizo en los 90 para Coca-Cola sigue siendo un pelotazo, y te la pongo porque pago una birra a quien me diga quiénes cantan esto, que yo no lo sé.

Así que feliz Navidad, próspero año Nuevo, viva San Fermín, y lo que sigue son unas canciones que nunca estarán de más en tus mixes navideños. Sirva esta selección como muestra, porque hay muchas, muchísimas, y cantadas por los mejores. Para empezar, algo de Queen.

Publicada en 1984 y compuesta por May y Taylor, nunca se incluyó en ningún álbum de estudio. Empalagosa como el mazapán pero siempre agradable en la voz de Freddie. No nos pongamos tontos porque intentaremos que la gente no se duerma y baje toda la pesadez de los atracones bailando. ¿Te encargas tú, George?

Cómo no recordar también que el único álbum publicado de uno de los mejores artistas musicales de la historia es navideño. A Christmas Gift For You From Phil Spector es una de las mejores recopilaciones navideñas que existe, repleta de grandes voces negras delante del Muro de Sonido y, en su interior se encontraba una de mis canciones preferidas como es Christmas (Baby Please Come Home) de Darlene Love, siempre genial en la versión de U2.

Correcto, ¿verdad? Ahora bien. Lo que decíamos antes: los villancicos y el rock casan (que no maridan) de lujo. Incluso forzando un poquito la máquina como en este caso.

Lo del punk funciona, pero vamos a llevar el tema un poquito más allá. En el caso del Heavy Metal tenemos que esforzarnos algo más en encontrar algo decente: Twisted Sister hizo en 2006 un disco entero (A Twisted Christmas) que podría haber pasado a la historia como una buena recopilación definitiva. No fue así. El resto de bandas se limita a meter un doble-triple-cuádruple bombo y poco más. En serio: combinad las palabras ‘christmas y metal’ en vuestras búsquedas y tendréis chicha para rato en el facebook. Yo, de lo poco decente que he sacado en claro es esto:

Querido amigo purista: Sí, me has pillado. A pesar de poder pasar perfectamente por algo de la Dama de Hierro no es así, pero está cerca. El que canta esta versión de Gary Glitter es el mismísimo Paul DiAnno, pero dando el pego en solitario. Insisto en que esto es de lo poquito salvable de la combinación heavy+christmas, pero por supuesto haberlo lo hay. Sin embargo es el rock el que se lleva la palma. Muy pocos artistas han escapado y es fácil encontrar a gente de la talla de los ya mencionados como KISS, Lynyrd Skynyrd, The Band (Christmas Must Be Tonight), varias de Stevie Wonder, Tom Petty (Christmas All Over Again), Paul MacCartney (Wonderful Christmas Time), Eagles (Please Come home for Christmas )… Hubiera quedado de lujo en este momento cascar el Santa Is Coming del Boss. Pues no! Mejor esta, a su más puro estilo.

También me estaba reservando para el final una especial. ¿La de Lennon (Merry Xmas War is Over)? Imprescindible a la par que obvia. ¿Una de Elvis? Lo mismo te digo, así que para innovar un poquito les daremos a ellos -que se curraron una canción propia- el privilegio de cerrar esta selección, que se lo han ganado.

Pues dicho queda. A uno se le llena la boca de ‘odio la Navidad’ pero es imposible evitarla. Y si no puedes con tu enemigo -porque no puedes- únete a él. Que te meten con un embudo villancicos, pues para cada uno de ellos existen varias versiones de los más grandes. ¿Quieren villancicos? Pues asegúrate de que esas versiones se incluyen en las listas de reproducción de tus fiestas familiares.

Paz y amor.

 

Bonus Track 1.

Sin duda, uno de los momentos más bizarros de la historia de la música fue la colaboración entre dos nombres con mayúsculas. Explicar esto es difícil pero lo intentaremos.

En plena época berlinesa, Bowie intentaba bajar de las nubes y normalizar su caótica carrera y de paso su vida. A alguien se le ocurrió esto y ambos genios acabaron cantando juntos. David declaró que lo hizo porque a su madre le gustaba Crosby, y la gran mayoría tuvo dudas de que Bing supiera quién era ese jovenzuelo escuálido con los ojos raros.

Casi Famosas

Posted in Mitos del Rock with tags , , , , , , , on noviembre 15, 2013 by chemisanchez

Advertencia: el tema de hoy puede herir mentalidades sensibles, pero pese a ser un tabú merece ser tratado. Hablo como ser humano varón y afirmo que esto me provoca únicamente curiosidad y ningún deseo carnal. Yo de joven no me comía un rosco, así que vi en el RNR la oportunidad de ser deseado por las mujeres. MAL. Ser bajista de una potente banda no atrajo hacia mi persona a la horda de groupies que yo esperaba. Es como el chiste:

– Jó, macho! Me dijeron que con un perro se ligaba sin problema y me hice con uno, pero nada.

– Pero tío! Es que aparte del perro tienes que ser guapo y simpático.

– Y siendo guapo y simpático… ¿Para qué narices quiero un perro?

– Qué puta es la vida, ¿eh?

En esas conversaciones de sábado noche o de local de ensayo que tanto nos gustan, a veces salen a colación esas mujeres cuyo objetivo era tirarse (tema zafio, palabras zafias) a un rockero. O a varios. O a cuantos más mejor. Y ya que veo que la historia de los topten os mola, hagamos un repaso a las groupies más importantes de la historia. ¿Vulgar? Puede. Pero pensándolo en frío se trata de un tema fundamental en la cultura rockera junto con las drogas y la propia música (el sexo). Estas chicas fueron las musas de muchos de nuestros ídolos; inspirándoles en sus canciones y en sus trayectorias, adorando sus incomprensibles personalidades, dando calor a sus frías existencias personales…

Esta lista tiene en cuenta tanto en la belleza de la susodicha como la importancia de sus conquistas, así como la época en la que le tocó vivir. Del 10 al 1.

10. Tawny Kitaen

Groupie de: Robbin Crosby (Ratt), David Coverdale (Whitesnake), John Taylor (Duran Duran), Tommy Lee (Mötley Crüe)

Tawny salía con Crosby desde el instituto, y no es que tenga un gran número de muescas rockeras en su lecho, pero siempre será recordada por los vídeos musicales en los que apareció. Ser la presencia femenina en un par de clips de Ratt y cinco de Whitesnake la convirtió en uno de los objetos de deseo más codiciados en los 80s. También salió en unas cuantas películas y seguro que la recuerdas como la prometida de Tom Hanks en Despedida de Soltero.

9. Cynthia Albritton (AKA Cynthia Plaster Caster)

Groupie de: Jimi Hendrix, Noel Redding (Jimi Hendrix Experience), Eric Burdon (Animals), Dennis Thompson y Wayne Kramer (MC5), Zal Yanovsky (Lovin’ Spoonful), Jello Biafra (Dead Kennedys), Pete Shelley (Buzzcocks), Richard Lloyd (Television)…

Plaster Caster con uno de sus trofeos.

Plaster Caster con uno de sus trofeos.

La conoces de sobra porque es la que hacía moldes con las herramientas de sus víctimas. Es seguro que Cynthia durmió con ellos, pero al igual que entonces, muchos hoy en día siguen poniendo en duda que hubiera algo más que escultura. Gene Simmons le dedicó el tema Plaster Caster (Love Gun, 1977): “The plaster’s gettin’ harder and my love is perfection / a token of my love for her collection”.

8. Chris O’Dell

Groupie de: Ringo Starr (The Beatles), Mick Jagger (The Rolling Stones), Bob Dylan…

Con Keef

Con Keef

No es que fuera la típica groupie al uso. Además, no era ella propiamente quien perseguía a las estrellas sino que las estrellas acudían a ella, pues con 20 años era trabajadora del sello Apple. Aunque se pirraba por los huesos de Paul y George (quien le dedicó el tema Miss O’Dell), sólo Ringo pasó por su lecho. Cuando Dylan y Sara se separaron, Bob se consoló con Chris.

7. Pamela Anderson

Groupie de: Vince Neil (Mötley Crüe), Bret Michaels (Poison), Tommy Lee (Mötley Crüe), Kid Rock, Fred Durst (Limp Bizkit), Mark McGrath (Sugar Ray)

Otra que a pesar de no ser una groupie 100% ha de ser incluida en esta lista por su relevancia como personaje y por sendos matrimonios fallidos con Tommy Lee y Kid Rock. Empiezo a pensar que hacérselo con los Motley Crue tampoco era tan difícil.

Pam&Tommy

6. Bobbie Brown

Groupie de: Matthew Nelson (Nelson), Jani Lane (Warrant), Mark McGrath (Sugar Ray), Jay Gordon (Orgy), Stevie Rachelle (Tuff) and Tommy Lee (Mötley Crüe).

Actriz al igual que Tawny Kitaen, tampoco estuvo con tantos rockeros como las del resto de la lista, pero ser la cereza en este memorable vídeo de los Warrant creo que le basta para estar en este top. Tras la grabación del clip, Bobbie dejó a Nelson y se fue con Jani Lane.

5. Lori Maddox (AKA Lori Mattix)

Groupie de: Jimmy Page y John Bonham (Led Zeppelin), Mick Jagger, Dave Hill (Slade), Keith Moon, Iggy Pop, Sylvain Sylvain (NY Dolls), Jeff Beck, Mick Ralphs (Mott the Hoople y Bad Company).

Lori perdió la virginidad a los 13 años en un trío con David y Angela Bowie. Su gran belleza pura y su amistad con una reina de la noche como Sable Starr la colocaron en el grupo de groupies más selecto de la Costa Oeste americana, y pronto Jimmy Page la echó el ojo. Jimmy estaba entonces con Pamela des Barres y Lori temía las represalias de la groupie por excelencia, pero a pesar de ser prácticamente raptada al principio para ser llevada ante Page, luego pasó a ser su chica oficial en L.A. y no le faltó protección ante otras groupies. Y pese al carácter de estupro del asunto la relación era normal.

 

Lori (a la derecha) con los Zep en el Rainbow

Lori (a la derecha) con los Zep en el Rainbow

Page la plantó a los 16 años por Bebe Buell, edad a la que una niña no se recupera ni de coña. El resto de relaciones nunca igualó la primera, y en los 80s Lori se retiró de la escena para vivir una vida ‘normal’.

4. Connie Hamzy (AKA Sweet Connie)

Groupie de: Huey Lewis (Huey Lewis and the News), Alex Van Halen, Eddie Van Halen, David Lee Roth y Sammy Hagar (Van Halen), Willie Nelson, Waylon Jennings, The Allman Brothers, Gene Simmons y Paul Stanley (Kiss), Neil Diamond, Mick Fleetwood, John McVie y Lindsay Buckingham (Fleetwood Mac), todos los ZZ Top, todos los Chicago, Geddy Lee (Rush), Buddy Rich, Don Henley (Eagles)…

Sweet Connie

Sweet Connie

Cuando una banda pasaba por Little Rock (Arkansas) ahí estaba Connie para darles cobijo. Los Grand Funk Railroad dejaron constancia de su existencia en We’re an American Band: “Sweet, sweet Connie, doin’ her act / She had the whole show and that’s a natural fact”.

3. Devon Wilson

Groupie de: Jimi Hendrix, Mick Jagger, Brian Jones, Eric Clapton, Jim Morrison (The Doors), Duane Allman (The Allman Brothers).

Devon Wilson

Devon Wilson

Siempre asociada a Hendrix (le dedicó Dolly Dagger y Freedom), ser la supergroupie negra es lo que la hace merecedora de estar en el podio. Meses después de la muerte de Hendrix se precipitó al vacío en el Chelsea Hotel.

2. Pamela des Barres (AKA Miss Pamela)

Groupie de: Jim Morrison, Mick Jagger, Jimmy Page, Keith Moon, Nick St. Nicholas (Steppenwolf), Noel Redding (Jimi Hendrix Experience), Chris Hillman (The Byrds), Gram Parsons (The Byrds), Waylon Jennings, Terence Trent D’arby, Dave Navarro…

Pamela y el 'burlador' Jimmy Page

Pamela y el ‘burlador’ Jimmy Page

La groupie por excelencia en los años 60. Hablar de ella requeriría una entrada aparte, o quizás un libro entero como su biografía ‘I’m With The Band’, la obra definitiva en lo que a groupies se refiere. O quizás una película como Casi Famosos (el personaje de Kate Hudson se basa en ella).

1. Bebe Buell

Groupie de: David Cassidy, Mick Jagger (The Rolling Stones), Iggy Pop, Todd Rundgren, David Bowie, Jimmy Page (Led Zeppelin), Rod Stewart, Steven Tyler (Aerosmith), Elvis Costello, John Taylor (Duran Duran), Stiv Bators (Dead Boys)…

Si Pamela era una chica normal y corriente que se abrió paso por sus propios medios, Bebe era una Playmate con modales de aristócrata. Siempre parecía estar por encima de las demás groupies, y de hecho ella nunca aceptó ese adjetivo: ‘Sólo me acuesto con amigos rockeros’.

Bebe Buell y Steven Tyler: los padres de la criatura.

Bebe Buell y Steven Tyler: los padres de la criatura.

La madre de Liv Tyler no necesita más argumentos para encaramarse a este número 1.

Sé que faltan muchos nombres de groupies, y también otras mujeres protagonistas de historias truculentas de rock. Gente como Patty Boyd ó Courtney Love podrían perfectamente haber aparecido. Pero va a ser que no.

Salud!

Lou Reed (1942-2013)

Posted in Mitos del Rock, Pioneros with tags , on octubre 29, 2013 by chemisanchez

Pues a mí Lou Reed me caía mal, oye. Resulta que ahora va el tío, se muere y todo el mundo coincide en que se va uno de los músicos más influyentes en la historia del siglo XX. Un musicazo, un poeta urbano, un referente… un gilipollas. Dios nos libre de la hora de las alabanzas, que decimos en mi familia, pero quizás transformar esa gilipollez en genialidad es lo que le hizo así de grande.

Yo tuve la ‘suerte’ de verlo en directo en el Monte do Gozo en el año ¿2004? y sin duda aquel fue uno de los conciertos más coñazo a los que he asistido en mi vida. Menos mal que era un festival de varios días y aparte de él vinieron Muse, The Darkness, The Cure, Massive Attack, Bob Dylan, Iggy… Lou no estaba inicialmente en el cartel, pero David Bowie se puso malo y fue Lou quien le sustituyó. El plantel de artistas ya ves que era más que decente ¿no? Pues en tres días de conciertos el caballerete fue el único que empezó a tocar tarde. Llegaron los Muse, dieron un bolazo que nos dejó a todos boquiabiertos, nivel de RNR arriba, destrucción final de instrumentos, a tope de adrenalina… Luego una hora y pico de espera y aparece Lou Reed con su ritmo pausado, su desidia, su no-conexión con el público y chic@: qué buen momento para irse a la barra. ¡Pesao!

Oyeoyeoye!!! Que viene Lou Reed a España de gira!!! Valevale… Cojonudo, pero… ¿En qué plan viene? ¿Va a tocar sus éxitos de la Velvet y los primeros 70s o viene con su mujer a leer poemas? Porque entonces paso.

¿De verdad fue tan buen músico como dicen el tío Lou? ¿O simplemente se trataba de un farsante que se hacía pasar por colgado del caballo y desviado sexual para ser el más guay de esa peña de la Factory y del Max Kansas City de NY? Lou nunca le pegó al caballo ni la mitad de la mitad de lo que quiso que pensásemos, ni fue tan gay, bi, tri o lo que sea… Por estos lares tampoco somos muchos de marujeos así que vayamos a lo que nos interesa: la música. ¿Qué hizo Lou Reed por la música?

La Velvet: obvio.

A mediados de los 60s todo eran flores en el pelo y el Sol radiante en un cielo azul californiano. Paz, buen rollo y todo es tan bonito… De repente aparecen unos neoyorkinos todos vestidos de negro con un pibón angelical y de voz dulce como Nico. Eso es lo que mola en ese momento y todo el mundo se apunta al carro: codearse con Warhol, juntarse con lo peor de NY en el Kansas, probar cualquier otra forma de arte y decir que no: que no todo es así de bonito. Que el ser humano también es oscuro y siniestro. Ese cierto halo de pesimismo acabaría desembocando en uno de los movimientos culturales más importantes del siglo XX.

El punk.

Que el punk se estaba gestando con grupos como los 13th Floor Elevators ó The Seeds (en USA) está claro, pero la actitud que permite de pasar del garaje al punk la aportó la Velvet. Esa mentalidad de que todo vale, de que se puede mezclar música con cualquier cosa, de que no tiene por qué sonar bien, de que hay que transgredir… La Velvet, oiga. Y en Nueva York. Sin Lou no existirían Stooges, Ramones, NY Dolls, etc…

El lado salvaje de la vida.

Heroína, quaaludes, chaperos, travestis, putitas con aspiraciones intelectuales, sombra de ojos para ellas y ellos, cuerpos desfigurados y consumidos por las drogas, habitaciones con un colchón y un cenicero como único mobiliario… Muchos lo maquillaban en sus letras con bonitas figuras metafóricas. Lou hablaba claro. Porque hablaba, no cantaba.

Metal Music.

A la mierda todo! A pesar de su oscuridad la Velvet brilló como el Sol, y con discos como Transformer y Berlin -a los que añadimos el gran directo de RNR Animal- Lou se forja una buena carrera en solitario. Mandémoslo todo a la porra con Metal Machine Music. Una hora de acoples de guitarras desafinadas imposibles de aguantar más de dos minutos. El por muchos considerado peor disco de la historia, que incluso incluía adrede un defecto de fabricación para que el vinilo se enganchase y no saliese de ahí. Siempre se creerá que fue un corte de mangas a su discográfica y una broma pesada, pero puede que si se mira desde el lado de la experimentación sonora la cosa cobre cierto sentido, pues hasta el día de su muerte Lou seguía estando orgulloso de él. Si tienes narices para escucharlo, me cuentas.

Libertad.

Tras parir algo semejante a eso uno puede hacer cualquier cosa. Desde las deliciosas melodías de Sunday Morning, Sweet Jane o Sweet Nuthin’ al esperpento de Metal Music, de la explicitud de Waitin’ for my man, Heroin o Vicious a sus trabajos sobre obras literarias de poetas malditos. Lou pasa de discos geniales a auténticos tostones, pero es de los únicos a los que les da igual. Él puede hacerlo. Su última obra fue algo como Lulu (con Metallica), del que me temo que sigo siendo uno de los pocos defensores. Según escribo estas líneas lo estoy escuchando. Curioso epitafio.

Sea como sea es cierto: la música del siglo XX no se hubiera entendido sin Lewis Allan Reed, ese neoyorkino que más de una vez creímos un tarado, pero si te fijas, te pareciera su trabajo bueno o una auténtica estafa, el tío siempre parecía saber lo que se hacía. Descanse en paz. Agradecemos tu legado. Para despedir se me ocurre este homenaje de tus colegas con una de tus canciones acerca de la heroína.

Salud

MARRAMIAMIAÚ!!!

Posted in Mitos del Rock with tags , on octubre 14, 2013 by chemisanchez

Paul McCartney saca nuevo disco, y para que quede bien claro, lo ha bautizado con ese título: NEW, aunque como en el mundillo musical todos somos bastante miquismiquis, podemos empezar a sacarle punta ya mismo, pues en esa portada yo leo MEW, en español: MIAU. Muy bonito el tema capicúa-simétrico-especular, pero te sobra una línea vertical, Paul. ¡Que crucifiquen a ese diseñador gráfico!

Yo es que aquí leo 'MEW', oiga!

Yo es que aquí leo ‘MEW’, oiga!

¿Cómo afrontar un álbum como este? Pues mira, es un nuevo trabajo del mejor compositor de música pop del siglo XX, que para dar un aire nuevo a su estilo encima se ha rodeado de lo mejorcito del panorama actual en cuanto a producción se refiere: Mark Ronson (Amy Winehouse, Adele, Bruno Mars…), Ethan Jones y Paul Epworth (KOL, Vaccines…), y el hijo de George Martin, Giles. ¿Ha conseguido Paul refrescar ese estilo? NO. Por mucho que lo intente nunca lo conseguirá, Sir Paul.

¿Por qué? Pero lo que de veras yo me pregunto, ¿de veras Paul sigue intentando eso? Yo si fuera él ya me habría cansado hace tiempo, teniendo en cuenta que llevaría haciendo lo mismo desde hace más de 40 años. Cuatro décadas intentando librarse de la alargada sombra de los Beatles, o quizás de la sombra de John, el Beatle mítico que murió antes de tiempo. Su compañero y a la vez némesis compositor. El destino se burla de la existencia humana y se lleva por error al carismático John en lugar de al aburrido Paul, cuyo sepelio fue incluso anticipado en las portadas de Sgt. Pepper´s Lonely Hearts Club Band y Abbey Road. Paul’s dead, por supuesto que sí! Ahora nos han puesto a una doble de Jessica Fletcher con un bajo-violín con la que nos quieren dar el gato por liebre, pero a mí no me engañan.

Con los nuevos trabajos de las viejas glorias a mí siempre me llega el mismo olor a rancio. Sí, lo siento: hay un tiempo para cada cosa, y al igual que ya se comentó lo mismo hace meses con lo último de Bowie: a pesar de que la gran mayoría de las canciones de estos nuevos discos les dan mil vueltas a los Arcade Fire, Coldplay e incluso Arctic Monkeys, no cuelan. (Quizás este Appreciate es el tema más interesante)

No cuelan porque es algo que ya hemos oído. En este caso es mucho más flagrante porque nos enfrentamos a The Beatles y se antoja misión imposible que alguien que sorprendió agradablemente a todo el mundo en su día vuelva a hacerlo de nuevo. Aún así, New es un buen disco. Doce canciones que ni te van a levantar del asiento, ni te van a asombrar, ni van a conformar uno de tus discos favoritos. Es probable que lo escuches dos o tres veces antes de que lo entierres en tu discoteca o lo borres de tu reproductor portátil, pero aún así cojamos el lado bueno de esta historia: el pundonor de un genio en eterna lucha contra sus viejos demonios y por supuesto contra sí mismo.

Salud.

Malo Malísimo

Posted in Favoritos, Mitos del Rock with tags , , , on mayo 13, 2013 by chemisanchez

Arnold Schwarzenegger recién vestido de cuero y a punto de llevarse la Harley del más malo del local en Terminator 2. Junior Healy tramando alguna fechoría en Este Niño es un Demonio… En el cine suele haber por ahí alguien dispuesto a hacer de las suyas con premeditación y alevosía, y entonces suele sonar la misma canción. ¿Para qué innovar si desde 1982 existe una joya como esta para ilustrar esos instantes?

Para ser rockero hay que ser malo y salvaje. Los Steppenwolf sacaron el Born To Be Wild primero, luego AC/DC dijo que al Infierno uno va a pasárselo bien, y entonces llegó George Thorogood, que renegando del ‘good’ de su apellido decidió definir lo que era ser malo. ¡Malo hasta el tuétano, nena! De toda la vida hemos escuchado esta canción. Es más: en muy pocas ocasiones podremos encontrar un riff tan definitivo e inconfundible como éste, pero el nombre de su autor es más difícil de recordar: George Trogu? Trugu? George True Blood? George True Blue?

Una vez más estamos ante un artista de los que te tienes que preocupar tú mismo por conocer, pues su repercusión en España nunca fue demasiado impactante (que yo recuerde). ¿Sus credenciales? Rock And Roll. ¡Punto! Los riffs y ritmos de toda la vida interpretados por una guitarra espectacular, tocada (sin púa) por un tío feo pero con pinta de vacilón y una voz ronca y canalla que no da pie a ninguna duda: si buscas amor este no es el lugar indicado, pero si quieres cachondeo, bailar, beber y buscarte algún tipo de problema yo soy tu hombre. Y si venís vari@s aquí están los Destroyers para ayudar.

The Destroyers (The Delaware Destroyers, en realidad) es la banda por la que cualquier artista quisiera estar acompañado encima de un escenario. Me recuerdan al rollo de la E-Street. Sin poses forzadas y con muchas ganas de pasárselo bien. Tocan los temas de George, pero también esos clásicos de toda la vida a los que dan una fuerza que permite a los verdaderos autores sentirse orgullosos de que sus creaciones sigan reventando al público. Reelin’ & Rockin’ o Johnny B. Goode (Chuck Berry), Move It On Over (Hank Williams), Who Do You Love? (Bo Didley), Madison Blues (Elmore James)… Y por supuesto su versión más famosa: una canción a la que George da otra dimensión siempre con el permiso de John Lee.

Si controlas un poco de inglés no te costará demasiado seguir toda la historia de One Bourbon, One Scotch, One Beer y entender las gracietas con las que George la adereza. Merece la pena, créeme. Apuesto lo que quieras a que durante uno de sus conciertos no vas a parar de bailar y de sonreír, pues entre otras muchas cosas este tipo sobre todo me parece un cachondo mental. Sí, cierto. He dicho ‘apuesto’ porque como este señor nunca se ha dejado caer por aquí, no he tenido el placer de verle cara a cara. Así será hasta el 5 de julio porque efectivamente: ¡¡George Thorogood & The Destroyers vienen por fin de gira a España!!

Yo ya tengo mi entrada y te digo una cosa: creo que es dinero bien pagado por ver a una leyenda. Espero verte allí. ¿Que no tienes dinero? Pues entonces córtate el pelo y búscate un curro de verdad!!

Salud!

PS: Hacerse con cualquier recopilatorio de GT & The D. es tarea obligada, pero ya puestos te recomiendo el Greatest Hits: 30 Years of Rock.

Right Place. Wrong Time.

Posted in Favoritos, Mitos del Rock on abril 11, 2013 by chemisanchez

Llevo todo el día escuchando lo nuevo de Bowie (por fin)…

Si frecuentáis este antro de vicio y perversión seréis conocedores de mi devoción por Bowie (ya no es Ziggy, ni el Duque Blanco, ahora es Bowie), así que si después de 10 años de silencio el genio saca disco, lo raro es que yo no haya abierto la boca hasta ahora.

En 2004 yo me pudiera haber ido al más allá tranquilo habiéndole visto en directo en los conciertos del Xacobeo, pero no pudo ser. David tuvo un altercado en un concierto -una botella se rompió cerca de él y un cristalito aterrizó en su ojo-, a lo que sólo días después se sumó una angina de pecho (mode) -por empezar con los conciertos demasiado implicado- que le obligó a cancelar el resto de la gira. Tras ello sólo ha habido rumores de su retirada definitiva de la música en pos de su actual pasión, la pintura. ¿Era el fin de uno de los mejores? No. La cabra tira al monte y desde hace ya varios años el tío Jones tenía ciertos acordes en su cabeza, y tras una elaborada labor de estudio han visto la luz en su reciente ‘The Next Day’.

¿Es buen disco? Por supuesto! Por ahí he leído que frente al amago de los dos anteriores Heathen (2002) y Reality (2003) éste recupera la esencia del mejor Bowie… A mí esos dos discos me apasionan. Me parecen mucho más de Bowie que éste, pero creo que ahora estás esperando mi opinión, así que si tengo que decirte algo de este disco lo diré así: Es un disco que has de escuchar.

No sé si has captado la sutil diferencia entre ‘es un disco que has de tener’ y ‘es un disco que has de escuchar’ (eso ya es). ¿Es bueno? Por supuesto! Si hubiera estado firmado por los Arcade Fire este disco ganaría un par de Brit Awards en la próxima edición, pero el listón ha bajado un poco durante los últimos años así que si la firma es de Bowie se espera un poco más.

Me refiero a ese factor sorpresa del que sólo Bowie es capaz. Siendo el mejor disco que he escuchado en mucho tiempo se me queda algo corto desde el punto de vista de alguien que escucha a Bowie por primera vez. Me explico: elige una canción. No puedes. Todas son geniales pero ninguna da en el clavo y te levanta del asiento como cualquiera de Ziggy, el Heores (la portada es un Heores censurado), Let’s Dance… Puede que esté siendo injusto, pero en mi defensa alegaré que estoy tratando de ser veraz.

Escucha y mira ésto.

Una joya, ¿A que sí? Lo que no quiero es que te lleves la impresión de que estoy poniendo este disco a parir, porque muy pocos discos tienen el honor de ser calificados como ‘para escuchar de principio a fin’. No hay más en youtube así que ahora es cosa tuya, pero insisto: Dale caña a Bowie. Cualquiera de estos carcamales de más de 60 años todavía cuenta con más RNR en sus venas que cualquier veinteañero acomodado. ¿Qué os pasa, chavales? ¿Tienen que venir estos dinosaurios a enseñaros cómo hacer música y marcar pose?

Genial. Soberbio. Magnánimo. Catorce canciones estupendas y de una calidad tremendas. Pero para conseguir esa quinta estrella haría falta que este disco fuera recordado dentro de al menos diez años, y créeme que no será así. Tristemente.

Salud