Archive for the Conciertos Category

Mi pie izquierdo

Posted in Conciertos, Favoritos with tags , , , on mayo 12, 2016 by chemisanchez

Una cosa es que un servidor ande un poco torpe y vago a la hora de ponerse al teclado. Pero si te fijas, de un tiempo a esta parte sólo me movían los conciertos de AC/DC, así que lo de Sevilla el martes y alguna que otra solicitud de palabras han desembocado en esta crónica.

Tras el debut de Axl Rose como cantante de AC/DC en Lisboa el sábado pasado no quise enterarme de las primeras reacciones y juzgar por mí mismo tras la descarga del día 10 en Sevilla, y vaya descarga que nos encontramos sí señor. A mediodía tenían por allí todos los grifos abiertos confirmando las acertadas previsiones meteorológicas de lluvia, lluvia y más lluvia, pero la mentalidad era única en todos los asistentes: tengo en mi poder una entrada que vale una pasta, vengo desde lejos para verlos y trago con Axl como cantante, así que el diluvio universal no va a ser inconveniente por mis narices. Esa fuerza de cada un@ obró el milagro y a las 17:00h paró. Gracias.

Antes de entrar: tirón de orejas por la hora y pico de cola para acceder a la pista y enhorabuena a los de los puestos de comida y bebida que hicieron el agosto.

El concierto de los teloneros Tyler Bryant and The Shakedown estaba terminando, así que no puedo decir gran cosa de ellos, pero me quedé con un muy buen sonido y unos temas muy interesantes. Especial conexión entre la guitarra y la potente batería.

A lo que vamos: la cinta de los Rolling Stones para amenizar la espera, apagón de luces, vídeo de introducción y Rock or Bust. Y ese señor (o señora) ahí sentado. ¿Qué esperabas? Eso, sí: puntuales.

Axl Rose se ofreció a AC/DC nada más conocer los problemas de Brian Johnson. Mi opinión es que este tío es un gran fan de los australianos y que se sabe de pe a pá toda su discografía, y no dudo que Angus y compañía en un principio serían escépticos a admitir a una de las personas más odiadas del mundo del rock en esta familia, pero entiendo que los ensayos durante las semanas previas al concierto de Lisboa hizo a AC/DC ver lo que vimos este martes. Cuela.

Evidentemente no es la voz que llevamos escuchando 36 años, pero las canciones son las mismas sin perder ni un ápice de fuerza. Es más, había canciones en las que se me pareció más a las frecuencias de Bon Scott que a las de Brian Johnson. Las cantó como lo hacemos tú y yo tras habérnoslas aprendido con los discos (estudio y directo) que nos comprábamos por dos talegos o que un colega nos grababa en cassette. Todo correcto.

Aparte del Rock or Bust disfrutamos del repertorio de siempre. Lo único que destacaré es el placer de escuchar el High Voltage y la inclusión en los bises (¡¡por fin!!) del Riff Raff.

Ahora bien: choca ver al cantante de AC/DC sentado en una silla, sea Axl, Brian o Marifé de Triana. Eso lo hizo Dave Grohl porque se rompió la pierna en pleno concierto, y eso pudo darle derecho a terminar la gira de Foo Fighters. Pero si nos acostumbramos a esto (recordemos que hay muchos rockeros más allá de los 50), puede que lo próximo sea que el que falte toque o cante desde su casa online. O que se ponga de moda el tema de los hologramas y que habiendo fallecido uno o varios miembros disfrutemos de ellos por obra de la tecnología. La realidad virtual está a la vuelta de la esquina, amigos. Puede que en un futuro con un casco de esos no te haga falta moverte del salón de tu casa; así podrás ir al baño sin problemas.

Y por supuesto también choca ver al cantante de AC/DC escondido tras un sombrero, unas gafas de sol y una cantidad de joyas que costarán lo que tú y yo cobramos en un mes (vale, o más). Hasta cambió de chupa de piel en los bises. Esto ya lo entenderán más los que tienen a AC/DC como una filosofía y un modo de vida.

Nada más. Una única pregunta. ¿Y después qué?

 

Salud

Anuncios

AC/DC en el Calderón. Madrid 31/05/2015

Posted in Conciertos with tags on mayo 26, 2015 by chemisanchez

Pocas veces habrás leído una pre-crónica. Arriesgado, presuntuoso y difícil, sí. Pero mis cojones contra vuestros… ¡y perderéis!

¿Cómo atreverse a hacerlo antes de-, pensarás? Pocas cosas hay seguras en este mundo salvo AC/DC, y lo digo yo. Te voy a contar lo que vas a oír en el Calderón en la próxima semana. Lo sé. Me lo han contado. Angus Young se me apareció anoche en sueños y me dijo al oído lo que nos esperaba: Una banda decrépita y arreglada con parches debido a sus obligadas bajas (Malcolm Young retirado por problemas de salud y Phil Rudd por la justicia) y saliendo de nuevo por penúltima vez de gira para sacar pasta.

Error!

Mal!

Pongo la mano en el fuego por muy poquitas cosas y una de ellas son estos escoceses-australianos-hijos de una hiena. Para empezar: Chris Slade (68 años, ojito!). He tenido discusiones por defender a Phil Rudd antes de su altercado con la justicia, pero ahora pido disculpas y rectifico cual sabio que no soy para dejar patente por escrito que Chris Slade nació para tocar la batería con AC/DC. El destino lo maltrató cuando para el álbum Ballbreaker en 1995 AC/DC prescindió de él para repescar a Phil por méritos del pasado. Bien pero mal. Phil es el batería de AC/DC, pero técnicamente nunca le llegó a la suela de los zapatos a Chris, quien fue el artífice de la resurrección de AC/DC con The Razors’s Edge.

Youtube. AC/DC. Donnington. Punto.

Nadie hizo sonar a AC/DC con tanta fuerza jamás. Y ahora, 20 años después resulta que vuelve a ser el elegido. El que todos los fans de AC/DC queríamos. El Hijo Pródigo vuelve y AC/DC rejuvenece 25 años como por arte de magia. Mi amigo Dani (baterista con quien hace muchos años descubrí el universo AC/DC) dice: ‘Ese es el tempo que le corresponde a AC/DC!!’. Correcto! Chris se deprimió mucho con su marcha de la banda porque se sentía el quinto miembro con todo derecho. Hablamos de alguien que fue elegido como batería del grupo de Jimmy Page y Paul Rodgers (the Firm), pero que siempre tuvo en su corazón a la banda más rockera de todos los tiempos. Merecido regreso, Chris.

El otro es Stevie (Young, claro), que sustituye a Malcolm con su propia sangre. Ya lo hizo en la época de Blow Up Your Video y gracias a su gran parecido físico casi nadie se enteró, por lo que tenemos otra guitarra rítmica en su sitio. ¿El resto? Cliff está y punto (para qué más), la guitarra de Angus suena más perfecta que nunca y Brian… Ha perdido la voz, cierto? Pues no. Al contrario, y no quiero anticipar nada más.

Un repertorio diferente pero igual, un nuevo disco (Rock Or Bust) mucho mejor que los anteriores (no es fácil), las canciones que quieres escuchar, pero no a la cámara lenta del Phil Rudd de las últimas ocasiones. Una visita a España que desde los conciertos de 1996 en las Ventas les gusta repetir porque en la vida les darán en Sajonia el calor que los latinos tenemos para ellos. Casi dos horas de concierto en las que AC/DC demostrará una vez más por qué es la banda que no te puedes perder en directo. En el 96 fue mi primera vez, con su correspondiente shock. En 2000 la confirmación. En 2009-2011 (tres conciertos) me demostraron lo que era sorprender grata y gratuitamente sin tener por qué hacerlo, y en 2015 me darán la puntilla, lo sé. Los temas de Bon hechos por supuesto a Brian, el striptease (rapidito), la debacle posterior en Let There Be Rock de Angus… Las chavalas en The Jack, los cañones de For Those About to Rock, la Campana, el globo gigante de Rosie, Thunderstruck bien tocado por Chris.

Y para qué quieres más? Pues lo vas a tener. Mucho cuidadito con los teloneros Vintage Trouble, que me los pedí para Reyes hace un par de años. Queremos ver a Angus y los suyos, pero si entras pronto para coger sitio podrás disfrutar de una banda musicalmente muy potente y con un frontman que se sale.

Lo dicho, que te espero este domingo por Los Melancólicos calentando motores hasta que se acaben la Mahou y las patatas bravas. Luego los más grandes volverán a dejarnos con la boca abierta.

P.S.: Gracias a AC/DC. Son los únicos capaces de hacer que vuelva a escribir tras año y pico de sequía en el que siempre estuve ahí.

Brotherhood. The Black Crowes. Londres. 30/03/13

Posted in Conciertos, Favoritos with tags , on marzo 31, 2013 by chemisanchez

La historia de esta entrada comienza hace meses, pero me parece improcedente e inútil compartir contigo un prólogo que nos va a llevar al mismo lugar: Camdem Town. HMV Forum. Londres. UK. Han pasado ya varias horas cuando me siento ante este teclado a tratar de trasladarte lo que he visto esta noche y vuelve a resultarme realmente difícil hacerlo. Los Black Crowes cada vez me lo ponen más complicado.

El Forum es un lugar bastante acogedor. Mitad cine-mitad teatro. Calculo a ojo unas 2.000 localidades repartidas en dos plantas para las que el viernes aún había entradas a la venta. Resulta extraño, pero la Pérfida Albión tiene estas cosas -en la jarana de la noche anterior al concierto yo trataba de explicar entre pinta y pinta a algunos nativos que venía a ver a los Robinson y nadie los conocía-. Entre el público es difícil encontrar menores de treinta años, pero ellos se lo pierden.

¿Qué hacen los Crowes por estos lares? Dar conciertos. A estas alturas sigo sin conocer el verdadero motivo (y no es algo que me quite el sueño) del “Lay Down With Number 13 Tour”. ¿Un nuevo disco que aún no ha salido? ¿Una gira de despedida? ¿O simplemente un viaje con los colegas haciendo lo que más les gusta? El caso es que han comenzado una gira mundial con cinco fechas en el Reino Unido que deduzco han servido para probar cómo suena la banda. La de hoy era la última de ellas y te puedo dar el veredicto: Bien. La banda suena jodidamente bien.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Al no haber temas nuevos el concepto de concierto es sencillo y a la par extraño. No es normal poder disfrutar de uno de tus grupos favoritos tocando sus grandes éxitos sin que te metan con calzador canciones de un reciente trabajo que a veces cortan el rollo por no estar a la altura. Twice as Hard y Hotel Illness abren de nuevo un show de una calidad a la que ya nos tienen acostumbrados. Jealous Again, Wiser Time, Remedy… Cualquiera que te imagines, pero hay algo en lo que los esnobs o listillos de turno tenemos que fijarnos. ¿Estará a la altura el guitarrista sustituto de Luther Dickinson?

El caso del líder de los North Mississippi All Stars era raro: se hacía los solos en los Crowes pero siempre se supo que su labor en la hermandad Robinson era temporal. Le vi coger el mando en Vitoria en 2009, y batirse en duelo con Richie en Bilbao en 2011, así que hoy me preocupaba su ausencia. Pero hete aquí que el sustituto no es otro que Jackie Greene, un chaval de 32 años que ha tocado con gente como (agárrate) Gov’t Mule, Los Lobos, Mark Knopfler, B.B. King, Phil Lesh, Ratdog, Huey Lewis, Susan Tedeschi, Taj Mahal o Buddy Guy. A estas horas de la madrugada sólo puedo decir. ¿Quién coño es Luther Dickinson?

Jackie le da a los Crowes una fuerza impresionante. Perfecto durante todo el concierto y con detalles de calidad como la mandolina para un (todavía mejorable) She Talks To Angels acústico, y atreverse también con el banjo. ¿Más repertorio? No sabría decirte… Me ha gustado escuchar Sometimes Salvation por primera vez en directo. Los 13 minutos de Thorn In My Pride han sido simplemente espectaculares. Chris llega a todas de sobra y sigue enganchando al público con cada meneo de cadera, y Richie maneja todos los tiempos con su batuta. ¿Que hay que cantar a cuatro voces? Sin problema.

¿Por qué no entro en más detalles? Porque me han jodido pero bien. Si ya me cuesta acordarme de los detalles de los conciertos sin tomar una sola nota resulta que se les ocurre darle una guitarra a Chris en los bises y calentar en el primero para soltar la genial versión de Sweet Nothing (Velvet Undergound) en el segundo (…). Y ahí se me ha ido la olla, oye! No he visto más ni he oído el tercer y último bis, y lo que tenía guardado en la retina se me ha olvidado. Antológico.

Chris con guitarra y Richie a la voz.

Sweet Nothing: Chris con guitarra y Richie a la voz.

Resumiendo: los Crowes continúan teniendo el mojo. Cada concierto es distinto porque cada canción suena distinta a la noche anterior. Te dan un buen rollo de la leche porque no te transmiten  la existencia de ningún tipo de guión del que no salirse, y sí una gran libertad musical, hasta el punto de darnos dos horas y media de 10 sin tocar ni el Sting Me ni el Hard To Handle. Te hacen bailar y sonreír con sus canciones puras. Te hacen tocar el cielo cada vez que les disfrutas en directo…

Atención a las diferencias entre los dos setlists de Londres

Atención a las diferencias entre los dos setlists de Londres

Un gran concierto que me obliga a recomendarte que no te los pierdas este año en el Azkena o donde te apetezca. Merecerá la pena.

Puede que esta haya sido la última vez que yo los vea, pues como te he dicho al principio esto era una historia, cada historia tiene un final, y puede que el final sea éste. Cosas mías.

Desde Reino Unido…

Salud. Mucha salud.

A mi hermano, por supuesto.

Buffalo Summer – Sala Wurlitzer 5/2/2013

Posted in Conciertos, Nuevos Valores with tags , on febrero 6, 2013 by chemisanchez

Emma era mi profesora de inglés el trimestre pasado. Pelirroja. Guapísima. Le faltaba el antebrazo izquierdo así que supongo que en alguna época de su vida se sintió inferior, pero en la actualidad compensa cualquier tara con un ácido sentido del humor galés. Cada martes escuchábamos una canción, rellenábamos los espacios que faltaban y luego hablábamos de lo que significaba para cada uno. Una semana nos ponía el Life in Mars de Bowie y a la siguiente una de M.I.A.

La tía entendía de música, de cine y de vida, y sus clases se convertían en interesantes tertulias. Le gustaba contarnos cosas de su pueblo. ¿Cuál es el galés más universal? -Y no me digáis Anthony Hopkins, por favor!-. Yo pensé en El Tigre, claro. ¡Tom Jones! Exactly! En otra ocasión nos contó los estereotipos galeses. Sexo fácil, nomeacuerdo y buenos músicos (Stereophonics, Manic Street Preachers, Catatonia…).

Ayer yo necesitaba un concierto y los Buffalo Summer me lo dieron. Antes de meterme en harina tenía que informarme un poco, escuchar un par de temas. Suenan bien. ¿De dónde son? Pues mire usted por dónde: de Gales.

Mirad: soy consciente de que me estoy haciendo viejo, pero aparte de eso los chavales son muy jóvenes. Insultantemente jóvenes. Visualizo a sus padres firmando un permiso autorizándoles a salir al extranjero de gira. Te puedo contar muchas cosas de estos críos, pero antes de nada tienes que escuchar uno de sus temas.

¿Qué te parece? Sé que es muy fácil recurrir a esta palabra para definirlos: frescos. Jodidamente frescos.

La sonoridad de sala no acompañaba. Sólo decirte que la batería iba completamente a pelo, pero no podía ser de otra manera porque el cabrón le pega pero que muy fuerte. Me veo a mí mismo hace quince años en nuestro local de ensayo metiendo más vatios al Peavey para tratar de hacerme oír contra un batería que le pega así de fuerte, y hay un momento en el que la cosa funciona. En el caso de Buffalo Summer tenemos a un guitarrista que no tiene miedo a darle chicha al tema porque es muy bueno. Los solos son tremendos. De éstos de mástil vertical y ya puedes pegar fuerte, porque mi ampli llega al 11, muchacho! Y la voz parece débil, pero el tío se las arregla para llevar el mando. Ni fuerza ni se desgañita. No hay pie encima del monitor ni marcada de paquete. Simplemente fluye por encima del resto.

El concierto es una muestra del mejor rock británico de toda la vida. La sombra de Led Zeppelin es alargada, pero también se cuelan Free y una pizquita de Hendrix. Los niños tienen reciente su álbum homónimo con tan sólo 10 canciones, así que para pasar de la hora de concierto meten temas de nueva creación, y se reservan las versiones para los bises. No les hace falta. Su música ya la has escuchado una y otra vez, pero en este envoltorio resulta –insisto- fresca.

¿Recomendables? Pues sí, qué carajo! Tienen nueve fechas en España, pero nos has pillado por la mitad. Ya se han merendado Euskadi, Cantabria y Galicia, pero te doy las fechas que les quedan por si te animas. Yo lo haría. Y píllate el disco! Que es genial!

6 de febrero: El Loco Club – Valencia
7 de febrero: Rocksound – Barcelona
8 de febrero: Ley Seca – Zaragoza
9 de febrero: Serjos Zona Rock – Monzón

Salud.

Rock de Etiqueta

Posted in Conciertos on enero 17, 2013 by chemisanchez

FELIZ AÑO NUEVO!

No he escrito antes porque uno tiene sus cosas, sus cosas… y no estaba inspirado, pero he oído en una radio de la existencia de un manual de las buenas maneras en un concierto de rock, y oye, aunque no soy una autoridad creo que he asistido a suficientes bolos como para darte mi versión del asunto. Así que ahí va.

DECÁLOGO DE LAS BUENAS MANERAS EN UN CONCIERTO DE ROCK

1) Olvídate de tu 5×3. Como mucho, haz una foto o vídeo para fardar luego en facebook, twitter o donde sea, pero recuerda que tienes a tu artista favorito tocando para ti, así que disfrútalo. Ve el concierto a través de tus ojos y no a través de tu gadget de última generación, que para eso has pagado una entrada. El que no haya venido que se fastidie. Ya se lo contarás. En la red ya hay millones de vídeos, así que lo que quieres es fardar de verdad, busca la foto con ellos tras el concierto.

2) Si de pequeño te daban dos y mides más de 1,90m, ten compasión por tus amigos de La Comarca y trata de facilitarnos un poco las cosas a los que estamos en la media de estatura española. Intenta ponerte un poquito por atrás. Gracias. Un saludo.

3) BAILA!! Estás en un concierto, por el amor de Dios!! Si quieres simplemente escuchar ya tienes tus cascos y tu casa. Si los del escenario no paran quietos, trata de corresponderles. Si están más parados que los Oasis puede que tu actitud les anime. Un concierto de rock es una fiesta.

4) Un metro cuadrado de espacio es más que suficiente para bailar (estoy hablando de rock, no de hardcore o punk). Si ves que ese espacio se te queda corto, para de beber.

5) Tienes que estar preparado 5 minutos antes de la hora de inicio del concierto. Y preparado quiere decir ubicado, servido y pasado por el baño. Si los artistas son ingleses son capaces de empezar justo a la hora (incluso antes), pero si te hacen esperar, qué mejor que hacerlo en todo el meollo.

6) Hazte fuerte. Cualquier hueco en tu grupo puede convertirse rápidamente en un paso del Serengeti y llenarse de ñús. Trata de no colocarte en las vías pecuarias (baño-barra, barra-calle, baño-calle, escenario-barra, etc…).

7) Si vas a beber, procura tener tu ubicación cerca de la barra y el baño. Es completamente incompatible lo de estar en primera fila y abandonarla cada dos por tres para ir a mear o a pedir. Piensa: si estás en primera fila no vas a cruzar el infierno para una Coca-Cola y pillarás un mini, del cual en el trayecto barra-escenario perderás la mitad y te generarás enemig@s; gente rara a la que no le gusta ser regada por cerveza. Aún así, el medio litro restante puede ser suficiente para llenar tu vejiga y en breve tendrás que volver a cruzar el infierno para mear, así que no vas a cometer el error y no aprovechar ese viaje para pedir otra vez… Y así sucesivamente.

8) Si vas a beber, procura tener la cartera bien llena. Siempre aprovechamos antes de entrar para tomarnos unas cervezas a un precio normal, pero si eres de los que se siente incómodo sin un vaso en la mano, recuerda que en estas salas por un tercio te cobran no menos de cuatro pavos (siendo muy optimista).

9) Si vas a fumar, procura tener cerca la puerta. Ya sabemos que cuando sueltan el humo puedes dar siete caladas en 20 segundos y que prácticamente nadie se entere, pero cuidado, porque si los músicos tienen más de cincuenta años es probable que hayan tenido varios infartos y existan varios by-pass encima del escenario, y si ven/huelen humo son capaces de mosquearse y pirarse.

10) No seas cansino y estés todo el puto concierto pidiendo tu canción favorita. Los tíos llevan un setlist con un orden muy estudiado y se ciñen a él: si la tocan la van a tocar de todos modos y si no, te va a joder y vas a salir con un sabor amargo del concierto. Deja que te sorprendan. Y si sabes silbar igual que un pastor, ten respeto por los tímpanos de tus semejantes y no trates de que todas las ovejas en kilómetros a la redonda acudan a tu llamada. Espérate a estar fuera, que te oirán mejor.

Salud

El concierto al que no fui(mos)

Posted in Conciertos, Favoritos, Mitos del Rock with tags , , , on diciembre 10, 2012 by chemisanchez

A yellow and red drawing of a zeppelin flying over the Thames in front of Big Ben and the Palace of Westminster, illuminated by spotlights

 

Tal día como hoy hace 5 años había mucha gente triste y yo era uno de ellos. ¿La razón? Hoy hace justo 5 años Led Zeppelin volvía a subirse a un escenario y ni yo ni otros 20 millones de personas pudimos estar allí. El concierto con más demanda de entradas de la historia (20 millones, insisto) tuvo lugar en el O2 de Londres el 10 de diciembre de 2007, incluido en la serie de eventos musicales que honraron al fallecido gurú de Atlantic Ahmet Ertegun.

Un día de estos hablaremos de Ahmet, que merece la pena, pero todo quedó eclipsado por la reunión musical más esperada de la historia. Jimmy Page, Robert Plant y John Paul Jones por fin decidieron resucitar a Led Zeppelin de la única manera posible: sentaron a la batería a la mismísima sangre de John Bonham. Sin Jason John Bonham como cuarto  integrante probablemente no hubiera habido concierto. Aún recuerdo las reacciones en la prensa de todo el mundo el día 11 de diciembre. Leyendo entonces con un ojo cerrado para mitigar el dolor, porque resulta que 30 años después el Zeppelín volvió a volar alto durante dos intensas horas.

Pedí entradas, por supuesto! No tocaron, por supuesto! Pero es ahora a finales de 2012 cuando por fin he podido disfrutar de aquel concierto gracias al DVD ‘Celebration Day’, recién editado. Por supuesto! Es cierto que esta ‘película’ se pudo ver efímeramente en los cines, pero la salud me lo impidió, así que una mañana de sábado a solas en un sofá es como vi ‘el concierto del siglo XXI’.

20.000 cabrones con un billete de lotería premiado gritan cuando se apagan las luces, para la música que ameniza la espera y comienza el vídeo de presentación. Cuatro golpes al Charles dan paso a la explosión de Good Times Bad Times y comienza el espectáculo. Robert Plant: perilla y vaqueros. Parece que ha abandonado su granja de Kentucky para venir esta noche. Jimmy Page: traje, gafas de sol y chaleco. El aristócrata de las seis cuerdas. JPJ: este parece que ha abandonado el asilo. Y Jason Bonham frente a lo que va a ser sin duda el concierto de su vida.

El sonido es raro. Al principio hay acoples y cierta sensación de sonido a lata (lo mismo es mi tele). Lo que va a venir a continuación no es el mejor concierto de Led Zeppelin, pero sí el más emotivo. Va a haber fallos, desafines y entradas a destiempo, pero va a merecer la pena, créeme. Tras Good Times suena Ramble On por primera vez en directo y con Black Dog por fin se aprecia que los nervios han pasado. A Plant le cuesta calentar la voz, pero según avanza el tiempo vas a ver cómo se atreve con sus característicos berridos.

[youtube http://youtu.be/fpigDGf6vXM]

Siguen In My Time Of Dying y -de nuevo por primera vez en directo- For Yor Life, y agradezco que este setlist guarde más sorpresas para luego. Pero llegamos a otro gran momento. Trampled Underfoot es sin duda una de las mejores canciones de Zep en directo y lo de John Paul Jones es simplemente brutal. Da pena verle, pero cuando se cuelga su bajo o cuando se sienta al piano comienza la magia. Perfecto durante todo el concierto. Pendiente de nuevo de llevar a Page y Plant de la mano de Bonham para que la banda suene como tal.

Jason… Todos estamos vigilando a Jason. No se ha atrevido con ese cambio; ese redoble es imposible para él; no se acerca ni de lejos a su padre… Exacto! ¿De veras esperas que Bonham esté a la altura de Bonham? Bien, es un error frecuente. Abstraete! Jason está perfecto en la batería y punto. Piensa lo que debe estar pasando por su cabeza. Yo en su lugar no podría ni sostener las baquetas, oiga!

Suena Nobody’s Fault But Mine como preludio a los himnos. Cualquier canción de Zep es agradecida en un concierto, así que todas son en realidad himnos, pero si ahora vienen No Quarter, Since I’ve Been Loving You, Dazed and Confused y Stairway… En pie para el teclado de JPJ, el gran lamento de Plant, el theremin de Page y la Gibson de doble mástil. ¿Y Jason? Pues ha llegado su turno con The Song Remains The Same, para mí la mejor de todo el concierto. Su actuación a la Vistalite ámbar (con la foto de Hindenburg en el bombo en lugar de los tres aros) es espectacular y cuando al final de la canción es presentado por Plant, alza su mano al cielo y muestra el tatuaje de su brazo izquierdo con el inconfundible símbolo de su viejo. Bonzo está presente.

Misty Mountain Hop precede al cierre del concierto: Kashmir, la elegida para la promoción.

[youtube http://youtu.be/dp6TbRurMO8]

Para los bises quedan Whole Lotta Love y Rock And Roll, y es al final, con ese último redoble cuando se te vuelven a erizar los vellos. Los tres carcamales miran con orgullo a un Jason al que han estado arropando durante todo el concierto como si fueran la familia que son. Así termina un emotivo momento histórico. El poder de Led Zeppelin quedó de manifiesto aquella noche de tal manera que rápidamente se comenzó a especular con una gira que nunca llegó y nunca llegará.

Yo te recomiendo este DVD. Creo que hay que tenerlo, y nada más que decir.

Salud, y muchas gracias a mi hermano, que es un crack.

Jim Jones Revue. Madrid. 23/11/2012.

Posted in Conciertos, Favoritos, Nuevos Valores with tags , on noviembre 30, 2012 by chemisanchez

La crónica del conciertazo de Jim Jones Revue en Madrid llega con una semana de demora, sí. ¿Razones? Más bien excusas, así que sería perder el tiempo. Por tanto, al grano.

Viernes pasado y la historia se repite: ganas de fiesta, unas cuantas cervezas encima y de ninguna forma pienso perderme a uno de los grupos que me dejó boquiabierto en directo el año pasado. Si bien, hay dos diferencias que hacen que la situación sea todavía mejor que la de Electric Mary: 1) Premeditación. La entrada está pillada desde hace bastante tiempo. 2) Compañía. Esto implica que puedo bailar, porque coincidirás conmigo en que una persona bailando sola es más que preocupante. ¿Compañía femenina o masculina? Te dejaré adivinar…

Como comenté en alguna entrada anterior, Savage Heart -el reciente disco de Jim Jones Revue- no es que me vuelva loco, pero la idea que me rondaba por la mente es que va a dar lo mismo, porque estos señores dan su do de pecho en directo, tal y como me demostraron los Electric Mary. La verdad es que los títulos de los discos lo dicen todo: si en 2010 los JJR directamente te quemaban la casa con ‘Burning Your House Down’, un ‘Corazón Salvaje’ sigue siendo salvaje, pero no tanto. Comprobemos mi teoría.

La Sala Comosellame (Arena, Heineken, Marco Aldany…) no está hasta los topes, pero la entrada es más que aceptable. La misión de llevar una cerveza hasta la pista pasa del ni-lo-sueñes de conciertos anteriores a tarea posible ahora, así que la cosa no pinta nada mal. En el escenario el nombre de la banda a toda letra y en rojo pasión que da el punto incendario que JJR necesita. Entonces salen cuatro musicazos ingleses capitaneados por el grandísimo Jim Jones y mis sospechas se ven confirmadas.

[youtube http://youtu.be/SoG_6sED7gE]

Abre fuego el nuevo single It’s Gotta Be About Me, y la fuerza del estudio se ve claramente multiplicada. Por supuesto que parte de la culpa la tienen los vatios, pero la otra parte de culpa es Mr. Jones y su espectacular figura. Es aquí donde la banda se siente en su entorno. Pensemos en meter un Ferrari por un camino de cabras, o un tractor por una autopista. Del mismo modo no me imagino a JJR en el Palacio de los Deportes o en un gran estadio. Hay que verlos aquí. De cerca. Y ellos están en su salsa.

La sonrisa de Jim Jones es la misma que la de David Bowie. Te mira pícaro mientras te invita a soportar su siguiente gañido, y no lo dudes: esa garganta aguantará, como aguantó anoche, y antes de anoche, y antes de antes de… Y como aguantará mañana, y pasado, y al otro… Cuando están de gira no paran, y yo tampoco lo entiendo, pero los tíos se lo curran de lo lindo.

Bien. Así que los temas nuevos suenan, los viejos desde luego. Sólo queda disfrutar.

[youtube http://youtu.be/HJwxBfQy06s]

Está visto que la fórmula es fácil, pero que lo jodidamente difícil es conseguir el ácido sulfúrico o trinitrotolueno de turno. Jim Jones es dinamita, pero Rupert Orton tampoco se queda corto. Cuando da un paso adelante y pone su guitarra vertical para hacer uno de sus solos nos ponemos a temblar. Por otro lado Henri Herbert al piano parte el bacalao (el piano manda en este grupo) con esa carita de no haber roto un plato, adornada por un mini-mostacho de sí haberlo roto.

Grandes no: Enormes. Si el año pasado con cada canción parecía que se iba a acabar el mundo, la inserción de los nuevos temas -más calmados pero no menos intensos- permiten la pausa justa para el siguiente revolcón. Pasa el tiempo y de repente nos damos cuenta de que ya van veinte canciones y aún no ha sonado la aquella en la que estás pensando. Pero aquí la duración del concierto (hora y media o así…) es irrelevante y todos nos vamos minutos después con una sonrisa en la boca y ciertos temblores en piernas y pecho.

Hay gente te dirá que son la mejor banda en directo del momento. Otros que tampoco es para tanto. Yo te digo que a día de hoy un concierto de Jim Jones Revue es una experiencia inolvidable.

Salud.

[youtube http://youtu.be/I7562DBHdp0]