La Necesaria -aunque tardía- Respuesta Británica

Hace más de un año ya leíamos en este blog de pacotilla una especie de artículo  que llamaba la atención acerca de esos grupos de menos de tres componentes. Deconstrucción o nudismo musical, lo llamamos. Un par de reflexiones acerca de los grandísimos White Stripes y de cómo los Black Keys han llenado el vacío que dejó la separación de los primeros.

Yo no termino de creerme a los Black Keys, insisto. Al igual que para mí los White Stripes encontraron el éxito de rebote con una especie de gamberrada experimental, los Black Keys me parecen un par de paletos que van de listillos gafa-pastas. Antes de continuar conviene dejar claro que: A) Los WS fueron únicos y llegaron en el momento justo, pero su calidad musical no es que sea lo más. B) Los BS me encantan -sobre todo los primeros discos-, pero ahora los veo un poco sibaritas y sin el éxito de WS dudo que hubieran visto la luz. Ea!

Ahora bien, si la decadente Detroit vio nacer a los Stripes y la vecina Akron (Ohio) hizo lo propio con los Keys, indudablemente los británicos estaban dormidos sin un competidor patrio en el campo de los dúos rockeros batería+cuerdas. Y ante la entidad de las ciudades capitales de la cultura que hemos mencionado en USA, las islas eligieron una de sus ciudades más luminosas para parir a su respuesta minimalista. Desde Brighton…

Sí Señor! Sangre Real!! Eso es un nombre para una banda de rock y no Los Franjas Blancas ó Los Teclas Negras!! Pijos, que sois unos pijos!!

Poco que decir de este par de dos aparte de lo que acabas de escuchar. Este Little Monster acaba de ser lanzado al mercado en Reino Unido como single que pertenecerá a un inminente disco. Poco más puedes disfrutar de ellos gracias a youtube y demás fuentes, pero escribamos algo más… ¿Qué te ha parecido? Potente, verdad? Tienen un algo que en ocasiones adolecían los americanos: continuidad sonora. Potencia. Contundencia. A veces, tanto a Stripes como a Keys se les quedaba corta la instrumentación y a la guitarra se la percibía débil por mucha distorsión que llevase encima. ¿Te ha sonado débil la guitarra aquí? No, verdad? ¿Sabes por qué? Porque no hay guitarra.

La verdad es que era lógico: drum&bass de toda la vida, oiga! Las guitarras suelen quedarse más que cojas sin el relleno de un bajo, pero este instrumento es además capaz de valérselas por sí solo con ese cuerpo. Bueno, salvo en el caso del Capitán Entresijos, claro (si eres valiente y no temes al derrame cerebral busca en youtube a este sujeto, que yo paso de torturarte).

El caso es que estos Royal Blood molan. Un poquito de Muse por aquí, algo de Soundgarden por allá y no tienes que escuchar pensando en que les falta un instrumento, como sucedía con otros. La distorsión del bajo suena como un par de guitarras y encima Mike Kerr dobla voces más que a menudo. La batería ha de sonar por tanto fuerte, y Ben Thatcher (¿algo que ver con Margaret?) le pega fuerte.

¿Oportunismo? ¿Respuesta tardía? De momento me los quedo, a ver si sacan disco para escuchar más de ellos, salen de gira y se les puede disfrutar tocando en una sala más o menos pequeña. Aquí quedan presentados de momento.

Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: