Inevitablemente…

Si no te gusta la Navidad, para de leer.

Así de fácil. No tengo nada en contra de la gente que odia la Navidad (pero luego bien que ponéis los zapatos, pájaros), al igual que no tengo nada en contra de estas fechas tan entrañables… ¿Falsas? ¿Consumistas? ¿Hipócritas? Lo que quieras, pero hasta al más duro se le ablanda un poquito el corazón a finales de año y por supuesto a nuestros queridos rockeros.

La música popular tiene un gran apartado dedicado a ensalzar este espíritu navideño. Si cogemos los diez singles más vendidos de la historia vemos que nadie superará nunca los 50 millones de copias del White Christmas de Bing Crosby; Rod Stewart y similares aprovechan para hacer caja con sus recopilaciones de villancicos y no me jugaría ni un céntimo a una banda que no sucumba a la tentación. ¿Sabes por qué? Porque pese a quien pese los villancicos, aparte de vender, quedan muy bien por mal que los cantes. Es como el My Way, que sonaba bien incluso en la voz de Sid Vicious. Pues esta versión que se hizo en los 90 para Coca-Cola sigue siendo un pelotazo, y te la pongo porque pago una birra a quien me diga quiénes cantan esto, que yo no lo sé.

Así que feliz Navidad, próspero año Nuevo, viva San Fermín, y lo que sigue son unas canciones que nunca estarán de más en tus mixes navideños. Sirva esta selección como muestra, porque hay muchas, muchísimas, y cantadas por los mejores. Para empezar, algo de Queen.

Publicada en 1984 y compuesta por May y Taylor, nunca se incluyó en ningún álbum de estudio. Empalagosa como el mazapán pero siempre agradable en la voz de Freddie. No nos pongamos tontos porque intentaremos que la gente no se duerma y baje toda la pesadez de los atracones bailando. ¿Te encargas tú, George?

Cómo no recordar también que el único álbum publicado de uno de los mejores artistas musicales de la historia es navideño. A Christmas Gift For You From Phil Spector es una de las mejores recopilaciones navideñas que existe, repleta de grandes voces negras delante del Muro de Sonido y, en su interior se encontraba una de mis canciones preferidas como es Christmas (Baby Please Come Home) de Darlene Love, siempre genial en la versión de U2.

Correcto, ¿verdad? Ahora bien. Lo que decíamos antes: los villancicos y el rock casan (que no maridan) de lujo. Incluso forzando un poquito la máquina como en este caso.

Lo del punk funciona, pero vamos a llevar el tema un poquito más allá. En el caso del Heavy Metal tenemos que esforzarnos algo más en encontrar algo decente: Twisted Sister hizo en 2006 un disco entero (A Twisted Christmas) que podría haber pasado a la historia como una buena recopilación definitiva. No fue así. El resto de bandas se limita a meter un doble-triple-cuádruple bombo y poco más. En serio: combinad las palabras ‘christmas y metal’ en vuestras búsquedas y tendréis chicha para rato en el facebook. Yo, de lo poco decente que he sacado en claro es esto:

Querido amigo purista: Sí, me has pillado. A pesar de poder pasar perfectamente por algo de la Dama de Hierro no es así, pero está cerca. El que canta esta versión de Gary Glitter es el mismísimo Paul DiAnno, pero dando el pego en solitario. Insisto en que esto es de lo poquito salvable de la combinación heavy+christmas, pero por supuesto haberlo lo hay. Sin embargo es el rock el que se lleva la palma. Muy pocos artistas han escapado y es fácil encontrar a gente de la talla de los ya mencionados como KISS, Lynyrd Skynyrd, The Band (Christmas Must Be Tonight), varias de Stevie Wonder, Tom Petty (Christmas All Over Again), Paul MacCartney (Wonderful Christmas Time), Eagles (Please Come home for Christmas )… Hubiera quedado de lujo en este momento cascar el Santa Is Coming del Boss. Pues no! Mejor esta, a su más puro estilo.

También me estaba reservando para el final una especial. ¿La de Lennon (Merry Xmas War is Over)? Imprescindible a la par que obvia. ¿Una de Elvis? Lo mismo te digo, así que para innovar un poquito les daremos a ellos -que se curraron una canción propia- el privilegio de cerrar esta selección, que se lo han ganado.

Pues dicho queda. A uno se le llena la boca de ‘odio la Navidad’ pero es imposible evitarla. Y si no puedes con tu enemigo -porque no puedes- únete a él. Que te meten con un embudo villancicos, pues para cada uno de ellos existen varias versiones de los más grandes. ¿Quieren villancicos? Pues asegúrate de que esas versiones se incluyen en las listas de reproducción de tus fiestas familiares.

Paz y amor.

 

Bonus Track 1.

Sin duda, uno de los momentos más bizarros de la historia de la música fue la colaboración entre dos nombres con mayúsculas. Explicar esto es difícil pero lo intentaremos.

En plena época berlinesa, Bowie intentaba bajar de las nubes y normalizar su caótica carrera y de paso su vida. A alguien se le ocurrió esto y ambos genios acabaron cantando juntos. David declaró que lo hizo porque a su madre le gustaba Crosby, y la gran mayoría tuvo dudas de que Bing supiera quién era ese jovenzuelo escuálido con los ojos raros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: