Para todos los públicos

Jó, la que se ha liado con Extremoduro… Por si no pillas cobertura en la Batcueva te lo resumo brevemente, Bruce Wayne:

Extremoduro graba un nuevo disco titulado ‘Para todos los públicos’, un menda que andaba por el estudio fumándose un cigarro va a pillar una birra al frigo y se encuentra las grabaciones en la encimera (eso se guarda con más cuidado, oiga) y las cuelga en la red. No es la primera vez que se filtra un nuevo disco en internet, pero la diferencia en este caso es que el mozo de almacén no lo hizo con afán de compartirlo con el mundo al modo romántico, sino que lo hizo a cambio de pasta, que por lo visto no llegaba a fin de mes.

Salta la noticia y los medios se hacen eco, detienen al menda en cuestión (primera detención en España por algo así) y hasta mi abuela se ha enterado de que Extremo saca disco, se adelanta la publicación oficial y se pone número 1 en ventas en España. Bien! Pero Iniesta y los suyos parecen enfadados y difunden un ya famoso comunicado de prensa en el que se habla de denunciar a to quisqui y que se resume en la también ya recurrente frase ‘IROS TODOS A TOMAR POR CULO’. Yo lo que no entiendo es para qué quieren los Extremo promocionar un disco en directo de 1997.

Recuerdo con una sonrisa la rueda de prensa de presentación de aquel disco en la que se preguntaba a Roberto Iniesta por la construcción correcta de esa frase, siendo según la Real Academia lo correcto ‘Idos todos a tomar por culo’, en imperativo. Pero el Robe (presunto erudito lingüístico) lo justificaba argumentando que ‘Si pongo idos parece que estoy diciendo que estáis idos, locos’. Que pongo lo que me sale de los mismísimos, vamos. Haber puesto ‘Veros tós a tomal pol culo’ y fuera. En fin…

El caso es que una vez más, aparte de la publicidad gratuita en este asunto, salta a la palestra el debate de la piratería. Los que se bajan música son delincuentes, los autores unos pobrecitos y las discográficas unas aprovechadas. Vuelta la burra al trigo. Visitemos los diferentes puntos de vista.

Los autores:

Soy un autor y se me da bien componer música. Viajo por el mundo conociendo a gente y viviendo experiencias o me quedo en casa reflexionando, pero de ese proceso salen unas ideas, así que cojo mi guitarra y pongo música a unas letras o viceversa. Las ensayo con la banda un mes, no me cuadran, cambiamos cosas, eliminamos otras, empezamos de nuevo… Pongamos que pase un año desde que empiezo hasta que tengo las canciones listas… Habrá que grabarlas, pero ó tengo un estudio en casa (al lado de mi cámara acorazada a lo Tío Gilito) o alquilo uno. Como tengo cuartos lo hago por el tiempo que haga falta (pastón), pero si soy pobre y sólo pude comprar un Simca 1000, alquilo el estudio los días a los que me llegue el presupuesto y en ese tiempo hay que grabarlo todo sí o sí. Con la pasta que sobre a hacer copias para la venta, currarme portada y libreto, a repartir por las tiendas y a hacerme millonario.

Dos años currando. Viene un pavo y me roba el disco y todo -ahora sí- a tomar por culo. Bueno, adelantamos el lanzamiento y quitando a los que se lo bajan (intercambian legalmente vía p2p) habrá alguien que lo compre. Espero que saque dinero para pagar al servicio de mi mansión (alquiler), la gasofa del avión privado (furgoneta), mis vicios, cuerdas para la guitarra, comida y demás durante los años que tarde en sacar otro disco. Eso sin contar lo que hay que guardar para cuando me abandonen las musas.

La discográfica.

Tengo un negocio con el que me comprometo a encargarme de la difusión de la obra un artista. Le pago un fijo y me ocupo de: buscarle un estudio decente, diseños de portada y libreto, promoción y distribución por todo el mundo, que sea bueno y que no se meta en líos (que estos yeyés son así), organizarle la gira, etc… Mi pasta viene de la venta de discos así que para tener beneficios para pagar a mis empleados, mantener mis oficinas, hacer todo lo que he dicho antes y comprarme otro Mercedes tengo que poner el CD a X leuros.

El usuario.

Bueno… El usuario depende. Están los que se bajan todo (intercambian legalmente archivos p2p) por regla sí, pero luego están los que tienen un presupuesto para gastar al mes y lo así lo hacen. Estos no suelen ni pensárselo cuando por fin sale el disco/DVD que están esperando, pues son fetichistas musicales. Tengo el inmenso placer de conocer en persona a un par de esos a los que les regalan estas cosas por sus oficios, pero eso no es obstáculo para que una vez a la semana se pasen a bichear las estanterías de la sección del Corte Inglés que todos conocemos.

¿Qué los soportes son caros? Puede. Pagar 20 pavos por un disco sí que me parece un poco caro cuando en UK pillas cualquier novedad o joya añeja por menos de 10 libras, pero recuerdo perfectamente pagar 2.695 pelas en el año 1.993 por el And Justice For All de Metallica. Y no me quejaba. Pero si hoy en día te pasas por El Corte o la FNAC puedes encontrar decenas de discografías reeditadas y remasterizadas a 5 ó 6 pavos la pieza, es decir: regalados. ¿Piratear discos? Pues qué le voy a decir yo a usted que no sepa… De toda la vida el que se compraba el disco compraba también cintas TDK para rularlo a los colegas. O se las comprabas tú. Y a cambio recibías alimento para el walkman y unas ilustraciones que rozaban el arte. Porque ya que te ponías a grabar te lo currabas, oye: cuadrar los minutos de cada cara, los títulos de las canciones, aprender a dibujar más o menos bien las letras de AC/DC. Y si lo que había que grabar era de VHS a VHS ya ni te cuento. Pero con el tema de internet todo se ha desmadrado un poco, sí.

Conclusión: la música es un negocio, como todo en esta vida. Pero mientras en otros países entienden la música simplemente como una relación básica de comunicación emisor-receptor: yo hago música y tú la escuchas, compras el disco a un precio razonable y santaspascuas; en España últimamente entendemos este mundo como:

  1. Músico avaricioso compone para hacerse rico y viajar en limusina.
  2. Discográfica vende CDs a precio de tinta de impresora.
  3. SGAE quita caramelos a los bebés y mata cachorros de unicornio.
  4. Usuario roba música desde internet porque es más fácil hacerlo desde casa que entrando con una recortada en la FNAC.
  5. Autor llora porque no le llega el dinero para comer.

(Para los susceptibles: esto es una exageración)

Yo creo que se puede. Se puede disfrutar de la música y que cada uno perciba su merecida parte, porque en un mundo capitalista es necesario. Un arquitecto cobra sus diseños, un fotógrafo sus fotos, un escritor sus libros y un pintor sus cuadros. Así que la cultura sí que se vende. Y por mi parte creo que es una de las pocas cosas por las que da gusto pagar. Mucha gente se está quedando sin curro en muchos sectores, pero el de la música lleva en crisis bastantes más años que el del ladrillo. Yo no digo nada. Sólo que si te gusta la música te des un garbeo por una tienda de discos. Comprarás algo o no, pero ver todas esas portadas y encontrar entre todos ese disco que te apetece sigue siendo uno de los mayores placeres que existe en esta vida.

Salud. 

‘Iros todos a tomar por donde amargan los pepinos’ mejor, Robe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: