Right Place. Wrong Time.

Llevo todo el día escuchando lo nuevo de Bowie (por fin)…

Si frecuentáis este antro de vicio y perversión seréis conocedores de mi devoción por Bowie (ya no es Ziggy, ni el Duque Blanco, ahora es Bowie), así que si después de 10 años de silencio el genio saca disco, lo raro es que yo no haya abierto la boca hasta ahora.

En 2004 yo me pudiera haber ido al más allá tranquilo habiéndole visto en directo en los conciertos del Xacobeo, pero no pudo ser. David tuvo un altercado en un concierto -una botella se rompió cerca de él y un cristalito aterrizó en su ojo-, a lo que sólo días después se sumó una angina de pecho (mode) -por empezar con los conciertos demasiado implicado- que le obligó a cancelar el resto de la gira. Tras ello sólo ha habido rumores de su retirada definitiva de la música en pos de su actual pasión, la pintura. ¿Era el fin de uno de los mejores? No. La cabra tira al monte y desde hace ya varios años el tío Jones tenía ciertos acordes en su cabeza, y tras una elaborada labor de estudio han visto la luz en su reciente ‘The Next Day’.

¿Es buen disco? Por supuesto! Por ahí he leído que frente al amago de los dos anteriores Heathen (2002) y Reality (2003) éste recupera la esencia del mejor Bowie… A mí esos dos discos me apasionan. Me parecen mucho más de Bowie que éste, pero creo que ahora estás esperando mi opinión, así que si tengo que decirte algo de este disco lo diré así: Es un disco que has de escuchar.

No sé si has captado la sutil diferencia entre ‘es un disco que has de tener’ y ‘es un disco que has de escuchar’ (eso ya es). ¿Es bueno? Por supuesto! Si hubiera estado firmado por los Arcade Fire este disco ganaría un par de Brit Awards en la próxima edición, pero el listón ha bajado un poco durante los últimos años así que si la firma es de Bowie se espera un poco más.

Me refiero a ese factor sorpresa del que sólo Bowie es capaz. Siendo el mejor disco que he escuchado en mucho tiempo se me queda algo corto desde el punto de vista de alguien que escucha a Bowie por primera vez. Me explico: elige una canción. No puedes. Todas son geniales pero ninguna da en el clavo y te levanta del asiento como cualquiera de Ziggy, el Heores (la portada es un Heores censurado), Let’s Dance… Puede que esté siendo injusto, pero en mi defensa alegaré que estoy tratando de ser veraz.

Escucha y mira ésto.

Una joya, ¿A que sí? Lo que no quiero es que te lleves la impresión de que estoy poniendo este disco a parir, porque muy pocos discos tienen el honor de ser calificados como ‘para escuchar de principio a fin’. No hay más en youtube así que ahora es cosa tuya, pero insisto: Dale caña a Bowie. Cualquiera de estos carcamales de más de 60 años todavía cuenta con más RNR en sus venas que cualquier veinteañero acomodado. ¿Qué os pasa, chavales? ¿Tienen que venir estos dinosaurios a enseñaros cómo hacer música y marcar pose?

Genial. Soberbio. Magnánimo. Catorce canciones estupendas y de una calidad tremendas. Pero para conseguir esa quinta estrella haría falta que este disco fuera recordado dentro de al menos diez años, y créeme que no será así. Tristemente.

Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: