Excuse me while I kiss the Sky…

Sin duda sabes que la continuación al título de esta entrada es CHAN, CHAN, CHAN… y el resto de la genial Purple Haze. Mirad, llevo unos días lejos de mi 100%, y de hecho debería haber escrito acerca de algún otro evento. Tengo la cabeza como una motosierra y me cuesta dar con las teclas, pero créeme que jamás me perdonaría dejar esta pared en blanco el día en el que Jimi Hendrix cumple 70 años. Me niego!

Sí, he escrito ‘cumple’ en presente adrede porque cuando hablo del genio de Seattle me cuesta hacerlo en pasado, considerando que el trono de mejor guitarrista de la historia del rock lleva ocupado sin discusión durante 45 años por este negro indio zurdo.

Ahora es cuando yo me enrollo y te cuento la vida de Jimi, que aunque corta dio muchísimo de sí, pero no. Como dije antes no estoy en mi mejor momento y no puedo. Sólo diré que su prematura muerte agrandó su leyenda, por supuesto, pero la agranda más el hecho de que tras 43 años de excepcionales guitarristas ninguno se le haya acercado a la suela de sus zapatos. Técnicamente puede que dos o tres hayan estado a punto de hacerlo, en cuanto a estilo la cosa es todavía más difícil, y si ya ponemos las dos cosas juntas…

Eric Clapton, Jimmy Page, Jeff Beck, George Harrison, Pete Townshend, Keith Richards, Brian Jones… A finales de los 60 Jimi no sólo les causó una profunda admiración; les dejó atónitos. Provocó probablemente el mayor shock de la historia de la música con esa guitarra del revés (Stratocaster o SG, Fender o Gibson, es igual) de la que salía un sonido no escuchado hasta entonces. Jamás una guitarra sonó tan potente y tan dulce a la vez. Hendrix llegó a al Swinging London y bajó de sus pedestales a todos aquellos genios, que a partir de entonces se replantearon seriamente su ‘supremacía’.

Ponte en la piel de un Townshend que descubre que hay un tipo mucho más salvaje que él con la guitarra. Ponte en la piel de un Clapton que siendo ‘Dios’ con Cream descubre que le queda aún mucho por mejorar y que la Experience es el power-trio verdadero. Ponte en la piel de un Paul McCartney que 3 días después de publicar el mejor disco de la historia se encuentra con que este capullo ya ha sacado su propia versión (Cuidado con vuestros oídos!).

Fue precisamente Paul McCartney quien invitó a la Experience a Monterey en el 67, y Brian Jones quien presentó esa primera actuación de Jimi ante sus paisanos. Lo que podía haber sido envidia se transformó en admiración. En ganas de aprender cosas de este chamán de las seis cuerdas que en las distancias cortas resultaba bastante tímido, pero que cuando se subía al escenario se transfiguraba para que fuese la guitarra la que hablase a través de él.

Pasan los años y me cuesta imaginar un rock tan directo como su Fire, una versión mejor que el All Along The Watchtower, una belleza tan fugaz como Little Wing, una explosión como la de Voodoo Child, un blues como Red House… Pasan los años y me cuesta imaginar a nadie dominando la guitarra como él, y no saber nunca si eso ha sido un fallo o es que la canción es así.

Feliz cumpleaños, Maestro!

And the wind cries, Mary.

Salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: