Lo han vuelto a hacer

Créeme que siento volver a insistir en este fatalismo que me invade desde hace meses, pero parece que el 2012 sí que puede contener el fin del mundo tal y como pronosticaron los Mayas. ¿El Apocalipsis tal cual? ¿Armaggeddon? ¿La era de Acuario? Me decanto por algo cercano a esto último: un cambio cultural en el que (por ejemplo) el RNR que hemos disfrutado durante el siglo pasado morirá. Desengañémonos: sus mayores representantes vivos ya pasan de los sesenta años. Dentro de poco no quedarán Beatles o Stones vivos y nos vamos a desmoralizar. Un poco.

Es lo que hay. A día de hoy tenemos a Justin Bieber, Lady Gaga, David Guetta, etc… Que el dúo LMFAO lo formen un hijo y un nieto de Berry Gordy (creador del sello Motown) es cuanto menos irónico, ¿a que sí? Pero insisto. Empecemos a hacernos a la idea de que los grandes festivales de rock dejarán paso a los grandes festivales de dance, siendo entonces la ecuación sexo, drogas y… bueno, lo que sea que le guste a la juventud del mañana.

¿Tremendista? Puede. Piensa en lo que llevas dentro de tu ipod. La era digital te permite el acceso a cientos de grupos y a sus respectivos estilos, y lo normal es que a pesar de ser un roquero de pro le des también un tiento a tu secreto mejor escondido, a lo que te recomiendan los colegas, o a lo que lees ya no sólo en revistas, sino en cualquiera de los miles de blogs especializados. Ya no es el panfleto que deja tocado tu presupuesto semanal o la cinta que te pasa un colega. Las posibilidades son infinitas, y eso se nota en los grupos de hoy en día, cuya música siempre parece un collage o refrito de todo lo anterior. Molan! Suenan a…

Hay que adaptarse a todo esto, y perdóname el atrevimiento, pero si existe una banda que está más preparada para todo lo que viene esos son los Muse.

Vaya por delante que sí, soy fan de ellos. Y soy de consciente de que me vas a saltar rápido con su incuestionable parecido a Queen o Radiohead. Cierto. Y a otros muchos. Pero siempre con un estilo propio. Matt Bellamy y los suyos han entendido esta ecuación mejor que nadie, ¡y no me toques las narices conque tocaron techo en 2003 (Absolution, mi disco favorito de ellos)!

Con todo esto presente te recomiendo que te escuches su reciente disco “The Second Law”, y que disfrutes de él tal y como se merece. Claro que no es el jodido OK Computer, pero fíjate que para empezar ya tienes cuatro singles del tirón. ‘Supremacy’: típica épica distorsionada de Muse que incluso intenta ser el tema Bond de turno abre el disco. La sigue ‘Madness’, que a pesar de ser tontísima se te mete en el cerebro como un ma-ma-ma-ma-ma-ma-ma-ma-maldito virus. Después ‘Panic Station’, que a mí personalmente me suena al ‘Fame’ del gran Bowie. Y finalmente, uno de los ya inevitables preludios de Bellamy (para que veas que además el niño toca el piano y compuso una sinfonía) da paso a Survival, que a pesar de ser infumable pasará a la historia como la canción oficial de los JJOO de este año.

Luego tienes más, claro. En ‘Follow Me’ (un ‘The Resistance II’) Matt le da la bienvenida a la vida a su cachorro a ritmo de chumba-chumba con sample del corazón de la criatura ‘in utero’ incluido. ‘Animals’ es una canción que también te parece haber escuchado en otro disco, pero de repente aparece una guitarra a lo Santana bastante descolocante. ‘Explorers’ y ‘Big Freeze’ te las puedes saltar tranquilamente, pero te sugiero que luego te detengas en la sorpresa del disco: dos canciones cantadas por Chris. ‘Save Me’ y ‘Liquid State’ son un merecido descanso para los oídos un poco hartos de la voz de Matt. El bajista da otro aire al grupo.

Es como todo el disco: suena a insulso y ya escuchado en otro tiempo, pero como suele pasar con Muse, hay algo inexplicable que te hace amarlo (objetivamente, ojo) y considerar a estos tres amigos de la infancia como la banda a seguir en estos tiempos y los futuros.

Dos apuntes más. Primero. Las dos últimas pistas, que encima dan nombre al álbum: no pierdas el tiempo. Segundo. Muse da un único concierto en España este día 20. En mi ciudad. Y no voy a ir a verlos. ¡Pero por que no quiero! Una cosa es que sea mi banda actual favorita y otra que me meta en el Palacio de los Deportes para estar rodeado por 15.000 adoradores de Crepúsculo.

Por ahí sí que no paso.

Salud!

P.S.: Y paso de explicarte la segunda ley de la Termodinámica (que da nombre al disco). Haber estudiao! Y además, ya te la expliqué en el post de Keith Moon!

Una respuesta to “Lo han vuelto a hacer”

  1. Mi querido Chemi, a mi The Second Law me parece un pestiño aburrido y pretencioso lo pude escuchar al completo el otro día con nuestra querida Diva de las ondas y la verdad es que me costo horrores soportarlo, pero ya sabes lo digo desde la ignorancia de este trasnochado y pesado Hippie que se sigue emocionando con el Rocky Racoon .
    Si esto es lo que nos espera me temo que habrá que hacer como el Mayor Kong en ¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú lanzarse a lomos de la bomba H como sí de un potro salvaje se tratase

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: