Moon The Loon

La entropía es esa característica por la que todo lo presente en la naturaleza tiende al desorden. Es esa ley físico-química (esto pa que veáis que no sólo me tocaba los huevos en la carrera) que explica que si tiramos un vaso de cristal al suelo se romperá en pedacitos, pero como hoy vamos a hablar de Keith Moon lo del vaso se nos va a quedar un poco pequeño. Y es que si alguien hizo del caos su mayor seña de identidad ése fue sin duda el batería de los Who. Un auténtico lunático.

A Townsend y Daltrey les dijeron en sus inicios que se olvidaran de tener éxito sin un batería mejor del que tenían (Doug Sandom), pero cuando contrataron a Moon en 1964 no tenían ni idea de dónde se estaban metiendo. ¿O sí? Aunque Moon destartaló la batería sin querer (¿?) al ir a sentarse para hacer su prueba fue rápidamente admitido, aportando a The Who una de sus mayores señas de identidad. Sólo piensa en su pelotazo de tarjeta de visita. Los Beatles tuvieron el ‘She Loves You’ y los Stones ‘Satisfaction’, y a pesar de lo que ya ha llovido ya entonces definieron sus respectivos sonidos. Pues lo mismo le pasa a ‘My Generation’: una buena voz, una guitarra efectiva y un poco caótica, un solo de bajo y una batería que… que… Que fue Jeff Beck quien lo explicó con una de mis frases favoritas de la historia del rock:

‘Te podría describir un accidente de coche mucho más fácilmente que la forma de tocar la batería de Keith Moon’.

En esta canción puedes apreciar perfectamente el modo de tocar de Moon. Él no se limita a tocar la batería típica en sección rítmica con función de acompañamiento. Si te fijas está tratando de tocar la canción entera. ¡Las partes de todos los instrumentos! En cierto modo se podría decir que es él el centro de la banda y de la canción. Nadie ha sido nunca capaz de imitar ni su sonido, ni su forma de tocar, ni sus aspavientos. Moon siempre será único. Sé que algun@ se me va a llevar las manos a la cabeza, pero yo incluso definiría a Keith como una especie de Hendrix a la batería. Y todo esto sin ningún golpe marcado de verdad, salvo los bombos, claro. Es imposible adivinar cómo, cuándo y con qué hará su próximo break.

Desde aquí veo tu cara de incredulidad, maldito batería de pacotilla. Des-arquea ahora mismo esa ceja porque te voy a contar una de las cosas que hacía Keith. Cuando uno se pone un doble bombo es para canciones que requieren un toque especial de relleno rítmico, ¿no? En esos casos el batería sigue llevando el ritmo con el pie derecho (el que usa normalmente con el bombo) y dobla el bombo con el izquierdo. Pues Moon hacía por supuesto lo contrario: tocaba normalmente con el derecho pero al doblar el bombo daba las tónicas con el izquierdo. Para que nos entendamos, es como si un guitarrista diestro a la hora de hacer un solo complicado se diera la vuelta a la guitarra, cogiera la púa con la izquierda y punteara con la derecha, y todo ello con las cuerdas también invertidas. Imposible.

Si has visto unas cuantas actuaciones de los Who en el youtube puede que en algún caso te hayas parado a ver cómo se compenetran. La banda mira a Pete. ¡¡Pero es que Pete mira a Keith!! Aparte de su inconfundible e inimitable forma de tocar la batería Moon también se caracterizó por su gusto por las melodías vocales de la Motown y por supuesto de sus ídolos: Los Beach Boys.

Pero si tocando la batería era desordenado y excesivo, también esas son las cualidades que marcaron su vida. Olvídate de las demás leyendas de destrozos en hoteles y televisiones por las ventanas. En eso la exclusiva la tuvo Moon. ¿Aparcó un coche en la piscina de un Holiday Inn? Eso nunca quedó claro del todo porque hay versiones contradictorias, pero lo que es verdad es que la factura correspondiente incluía una alta suma en un concepto bastante raro, como también es cierto que tanto Holiday Inn, como Sheraton, como Hilton tenía prohibida la entrada a los Who, hasta el punto de que cuando tocaban en Nueva York no podían quedarse a pernoctar en la ciudad. Mucha culpa era de Moon.

Su marca de la casa eran los petardos. Los mismos que hicieron perder a Pete parte de la audición en uno de sus oídos. Como en las películas, una de las cosas que más le gustaban en la vida era meter pólvora en los retretes. ¡BOOM! Parece que John Entwistle también compartía esta afición y ambos las liaban pardas. Un día el director de uno de estos hoteles se presentó en la habitación del lunático diciendo que varios huéspedes se quejaban del ruido que hacía su casette. Moon le llevó entonces al baño, prendió una de sus ‘cherry bombs’ y tras una explosión que destrozó el retrete por completo le dijo. ‘Eso es ruido, amigo’. Le echó de la habitación y subió el volumen de la música. En otra ocasión, en la limusina camino del aeropuerto Keith de repente empezó a insistir en que volvieran al hotel porque había olvidado algo. Se puso pesado y volvieron. Salió corriendo del coche, subió a la habitación, agarró la televisión aún enchufada y la lanzó a la piscina. Volvió corriendo entonces al coche y dijo: Uff! Casi se me olvida!

Por tanto esa forma de tocar la batería es imposible de explicar. Y de igualar. Porque era únicamente una prolongación de su personalidad, al igual que Bonzo era un cachorrito hasta que se transformaba en ‘La Bestia’. Es imposible aprender eso. Es imposible tratar de llegar a estar igual de tarado. ¿Qué John Lennon hizo de su Rolls Royce una obra de arte? Pues Keith Moon pintó el suyo de lila. ¡Con una brocha! Se meaba en todas esas cosas, permítaseme la vulgaridad. Por supuesto el exceso siempre conduce al mismo destino. Aquí tenemos una tragedia por medio. Una de noche de 1970 Moon huía completamente borracho de una bronca en un pub y su coche atropelló y mató a su conductor, guardaespaldas y amigo Neil Boland. Las autoridades lo consideraron un accidente, pero Moon nunca se recuperó de aquello, ni siquiera cuando la hija del fallecido, tras años de investigación particular, llegó a la conclusión de que no era Keith quien iba detrás del volante.

Los excesos alcohólicos comenzaron a mezclarse con la droga dura. Heroína, como todos, ¿no?. No. Sus cócteles consistían por ejemplo en brandy y anestésico de caballos (puede que quetamina), lo que le provocó por ejemplo dos desmayos en pleno concierto en 1973. Los Who tuvieron un parón de grabaciones de 1975 a 1978 y Moon volvió mucho más gordo y con un aspecto preocupante. Fue su amigo Ringo Starr (cuyo hijo Zach es un digno sustituto en la actualidad) el que le advirtió: ‘Como sigas así vas a durar poco’. A lo que Keith contestó: ‘Sí, lo sé’.

Quedémonos con lo bueno, que podemos. Una batería irrepetible. Un tipo del que nadie hablará nunca mal y una estrella de rock que inventó lo que se supone que una estrella del rock ha de ser para sus fans. Un loco adorable. Moon the Loon.

Salud.

(sé que es repetir canción pero el vídeo lo merece)

P.s. Tras los Yardbirds Jimmy Page se planteó formar un súper-grupo con Moon y Entwistle. Keith pensó que la idea se vendría abajo como un zepelín de plomo (down like a lead zeppelin). A Page le gustó esa frase, claro!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: