Michael Schenker Group. Sala Comosellame 3/5/2012

Ayer te tenía que haber contado el concierto de The Michael Schenker Group del jueves en Madrid, pero me fui de cañas. Uno que es humano, oiga. Que ya es primavera y vienen muchos conciertos y el menda tiene muchas ganas, pues como ya has visto el invierno ha sido frío. Muy frío.

Piensa lo que quieras, pero estar en la sala Arena (de toda la vida) llena de carteles de Marco Aldany rodeado por todos lados de heavies hizo que durante bastante tiempo una sonrisa maliciosa no se me fuera de la cara. Esas melenas… Esas zapatillas blancas de bota, chalecos, camisetas sin mangas, vaqueros ajustados, parches de todos los grupos imaginables… Ese olor a choto provocado por las chupas de piel al hombro… Hubo hasta un momento en el que ¡¡se vieron mecheros encendidos!! Fue como un regreso al pasado, a las raíces, a tiempos mejores para el rock. La ocasión lo merecía. Y todo eso en casa de un peluquero.

Para los neófitos es normal pensar que el grupo de Michael Schenker es un invento para que una vieja gloria saque pasta de sus años mozos, pero el hecho es que como tal, esta banda lleva activa desde hace más de treinta años, y eso después de que el bueno de Michael hubiera rasgado las seis cuerdas con Scorpions y UFO. Nos podríamos deleitar un rato con el carácter de este extraño personaje que ha partido peras con medio mundo, pero mejor nos centramos en lo que le hace tan grande: su música.

Ahora debería hablarte de los teloneros, pero también me fui de cañas (dejémoslo) así que pasemos directamente a la estrella de la noche. Una banda de heavy auténtico. Sin discusión. Un guitarrista poseedor de un sonido característico acompañado de músicos que saben apoyarlo y de un cantante como Doogie White, capaz de llevar la voz arriba como se ha hecho siempre, abriendo las piernas y agarrando el micro como si se lo fueran a quitar. Un repertorio de todas las épocas y colores, pero sobre un mismo concepto: sencillo pero efectivo. No hablamos de un virtuoso que saca 13 modelos diferentes de guitarra por concierto, sino de un tipo cuya Gibson Flying V blanca y negra es una prolongación de su cuerpo y que es capaz de alternar una nota sostenida con series ultra-rápidas. Hay momentos en los que la mano izquierda parece una tarántula que acaricia los diferentes trastes y hay momentos en los que se desliza por el mástil a la velocidad del rayo.

El show en sí es bastante plano pero insisto: es lo que íbamos a ver. Suena UFO, suena Hurricane… La sombra de Scorpions es alargada y es que el apellido Schenker siempre nos recuerda a una banda alemana que siempre estuvo a la altura, e incluso por encime del resto, y mola escuchar ese sonido puro. Muy poquita gente puede presumir de un sonido así de definido y encima de deleitarte con unos solos perfectos, que resultan una exhibición de cómo integrar la guitarra en una banda, sin excesos, pero con muchísima calidad.

Como ves, esta vez no he pillado ni setlist, ni duración ni ná de ná, pero es que luego me fui de tercios y se me han olvidado bastantes cosas, pero ¡¡qué demonios!! ¿Para qué es un concierto si no?

Buen concierto.

Salud.

Anuncios

2 comentarios to “Michael Schenker Group. Sala Comosellame 3/5/2012”

  1. La Flying V blanca y negra que fue una prolongación de su cuerpo no era Gibson, sino Dean, como los otros modelos que sacó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: