Young Man Blues

Que te jodan, Loquillo!! Tenía pensado escribir acerca de tu concierto del lunes en Madrid pero va a ser que no. Al igual que no escribí tampoco sobre los Hot Legs. Algo me echaba para atrás, ya fuera inconsciente o conscientemente, pero a día de hoy me alegro de no haberlo hecho. ¿Sabes por qué? Porque de esta manera el ‘Tour 2012’ va a tener el privilegio de ser oficialmente abierto con un gran concierto. Palabras mayores: Joe Bonamassa.

 

El Palacio de Congresos de Madrid está donde Cristo perdió el mechero. Lo único que hay cerca son oficinas, cajeros y un solo bar completamente desbordado ante la demanda de cerveza que implica un evento así. No obstante la decisión de llegar dos horas antes a la zona para ‘calentar motores’ pronto nos premia con un regalazo: Ahí le tenemos. Puerta trasera del edificio y por allí anda, tranquilo, relajado, perdido… Bajo una gorra de béisbol parece el típico guiri desubicado, pero pese a su fama de persona tímida y huraña acepta firmar la entrada y hacerse un par de fotos. Dos horas más tarde se dispone a pisar el escenario y ya no es un turista americano rubio de ojos azules y colorado como un tomate. Ahora es un dios de la guitarra con traje, gomina, zapatos blancos y gafas de sol.

El que acudiera anoche al concierto de Joe Bonamassa esperando ver un espectáculo de auténtico blues americano debió de quedarse a cuadros al escuchar el 2 Minutes to Midnight de los Maiden en los altavoces como preliminar. Resulta curioso aunar esos dos conceptos incluso en el mismo párrafo: Maiden + Blues… Pero no te pares a pensarlo mucho, porque Joe no espera ni a que sea la hora. Tiene ganas de tocar. Tres minutos antes luces fuera. Volumen arriba. El Palacio de Congresos no parece el sitio ideal. Al principio no te cuadra estar sentado, ni el sonido, ni el escenario… Quizás uno está más acostumbrado a estar de pie tratando de no perder de vista la barra, e intentando que no se cree una vereda de tránsito justo donde estás tú, o que ese jugador de baloncesto no se te ponga justo delante. Pero tratando de ver lo positivo me gusta. Me gusta poder ver a Bonamassa sin tener que hacer piruetas y poder prestarle toda la atención que se merece, y en sólo unos minutos la guitarra de Bonamassa ya ha detenido el mundo.

Las guitarras, mejor dicho. Ya sabes que estas crónicas son más de contarte sensaciones que datos, pero a ojo el cabrón sacó como que 10 guitarras diferentes, y me apostaría algo a que una vez que se descolgaba una de ellas, ésta volvía al estuche directamente. No repitió ni una. Y es que lo que vimos anoche no fue un concierto, chic@. Fue un desfile. Una exhibición. Una lección magistral de cómo tocar la guitarra. Ni se te ocurra ir a un concierto de este menda a intentar aprender de él. No lo hagas!! Saldrás desmoralizado y te desharás de tu amor de seis cuerdas por impotencia.

Cuando mediado el concierto se atreve con el Young Man Blues de los Who todo cobra sentido. A priori Bonamassa es un Young Man Blues: un tío de treinta y pocos que toca blues. Pero es un tío que tiene más carretera que otros de cincuenta y de blues poco. Como la propia canción, que empieza tranqui para explotar rítmicamente a lo Keith Moon.

¡Por supuesto que hay blues durante el concierto! Está en todas las canciones, pero no en la forma que uno se espera, y precisamente eso es lo que hace tan grande a Bonamassa. Le gusta enseñarte un ritmo y melodía para de repente tirarlo todo por los suelos y descolocarte. Sorprenderte. Alterna dulces caricias a la guitarra con hachazos al puente. Las melodías más suaves se ven de repente interrumpidas por un estruendo metálico. Y todo perfecto. Una perfección que hace que el más mínimo fallo chirríe. Me tocan los cojones las fotitos. O le quitas el sonido del ‘cliq’ o te esperas a hacer la foto cuando haya más volumen, pero no la hagas cuando Joe toca al volumen de un susurro. ¡Por favor! ¡Deja la puta foto y escucha esta delicia! Hay momentos en los que incluso se escucha como sigue el ritmo con el pie.

No sé… Creo que me estoy aturullando un poco, pero es que no sé cómo hacerte partícipe de un concierto en el que escuchas prácticamente toda la variedad posible de guitarras que hay. Los ecos y la forma de tocar sin púa a mí me recuerdan a Knopfler, pero en este desfile caben muchos otros, y sólo por decirte un nombre voy a meter la pata, pero te diré Jimmy. Con dos emes e y griega, o sea Patrick Page.

Existen continuas referencias a Led Zeppelin e incluso hay un theremin (ya sabes, la antena esa que hace ruidos raros al acercar la mano). La banda sigue la misma estructura: la guitarra de Bonamassa llevando la voz cantante, el bajo de Carmine Rojas haciendo de hormigón armado para sujetarlo todo, los teclados de Rick Melick aportan luz y color a la melodía y a la batería… Bueno, a la batería está Tal Bergman. El inconsciente que es capaz de robar protagonismo a Joe en el escenario. Enorme. Y ese es el verdadero toque Zep: tener a un animal como ese a la batería para que el ritmo sea una pasada. El detalle es cuando llega el turno de la SG de doble mástil blanca (preciosa) y Joe y Tal hacen un diálogo. En un momento Joe toca los primeros acordes de ‘Starway’ y Tal responde tirando las baquetas y haciendo la primera parte de Moby Dick.

Pero no nos quedemos ahí. Cada canción es distinta (progresivo, blues, buah, de todo!!!), y en cada una Bonamassa da una lección de guitarra diferente. La boca abierta. La sonrisa floja. Levanta al público y lo sienta a su antojo. Llegando ya al final, por si había algún escéptico, se queda solo con la acústica en su Woke Up Dreaming y cierra el concierto con India – Mountain Time. Son mis dos canciones favoritas. Está con el jetlag y con los nervios de inicio de gira mundial (sí, ha empezado aquí). Y según dijo iba de cafeína hasta las cejas (CAFEÍNA), pero lleva ya dos horas en el escenario sólo parando para cambiar de guitarra. No le pedimos un bis. Le aplaudimos. Mola estar sentado para ponerse de pie ahora.

El primer bis toca el palo que le faltaba: el Bluegrass, y en el segundo ordena a todo el público que se levante del asiento. Llega el Just Got Paid con su fragmento del Dazed And Confused. Y ahora sí: creo que esto es lo más cerca de Led Zeppelin que estaré jamás. No te daré más el coñazo, sólo te diré que no recuerdo haber aplaudido más y tan fuerte en ningún otro concierto. Dos horas y cuarto. No te lo pierdas, por Dios (no, Clapton no vino)!!

Salud!

(Young Man Blues es una canción original de Mose Allison, pero la que mola es la de los Who, por supuesto)

 

7 comentarios to “Young Man Blues”

  1. pues si, se qie es imperdonable , pero mi situacion financiera no daba para pagar la entrada, y en estos momentos, claro es cuando me como las uñas y me corroe la envidia….a ver si a la proxima…porque intuía que iba a ser grande…muy grande, como así ha sido. Una pena no haber disfrutado de este evento.

  2. Una noche memorable, sin duda. Una crónica estupenda. Uno no puede vivir tranquilo sin haber visto a Bonamassa tocar la guitarra al menos una vez en la vida. Es una bestia de las seis cuerdas. ¡Y tú una bestia de los blogs, Chemi! ¡¡Aún te quedaron fuerzas para ponerte a escribir al llegar a casa!! (Yo llegué tarde, feliz…. y agotado! Así que directamente a la cama. Hoy pasaré las fotos). Gracias por la inmediatez de la crónica. Un detallazo!

  3. Si quieres pruebas de que se hizo fotos con alguien, avisa… ; ) Gran crónica, sí señor. Nocturna y con alevosía. ¿Estás seguro de que Clapton no estuvo allí? Quién lo diría…

  4. Marisa Peris Says:

    Pues como si hubiera estado allí Chemi! otro año me quedo sin verle,¡con lo que me aporta a mí este todopoderoso!!!! pero por lo menos tú me has puesto ojos y sentidos. Gracias!

  5. Muy buena crónica Chemy, como casi siempre. Lamentablemente nos tenemos que conformar con escucharle enlatado y supongo que hay mucha mucha mucha diferencia.
    Un saludo. Blues Syndicate

  6. Haberme avisado caraculo, vivo al lado y si, hay mas bares de los que te imaginas😄

  7. Buenas Broder!! Mi amiga Mar de Marabunta ha compartido un premio con MundoGarna y yo he pensado en ti…si quieres pasar a recogerlo… (te adelanto que no es un jamón de jabugo) Peace & Love!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: