Larga vida al Camaleón

Semana tonta ésta, oiga. Ha habido unos cuantos puntos de inflexión y tengo la sensación de que se cierra un ciclo. Pero como a ti no te interesa mi puta vida para qué te voy a torturar. A ti lo que de verdad te interesa es acabar con David Bowie de una vez. Y a él también, que está deseando irse por fin de fin de semana con la tranquilidad de saber cómo acaba esto.

Dos entradas publicadas y hemos cubierto apenas diez años de una carrera de cuarenta. Si siguiésemos este camino, estaríamos más cerca de un libro de la editorial La Máscara que de un blog de pacotilla, así que vamos a poner en un segundo plano el tema musical y nos centraremos finalmente en la persona: ese rubio de ojos claros dispares que nos vuelve locos.

Dejamos a Bowie como una de las mayores estrellas mundiales tras su Let’s Dance, y aunque ninguno de sus trabajos posteriores se acercó ni de lejos a este éxito, no por ello hay que obviarlos. Continúa con la música de baile y alguna pequeña incursión rock en los 80s hasta que se cansa de todo, deja a un lado su megalomanía y se le ocurre formar una banda como Tin Machine. No diré que genial, pero sí buena. Dos discos y un directo de unos yuppies roqueros que pasan casi inadvertidos. Se conoce que en ese parón coge impulso y en los noventa retoma su vena electro-experimental, y en los dosmiles ya se convierte en el mito. Fin.

Echa un ojo a las últimas actuaciones de Bowie, su presencia, su carisma en el escenario, sus músicos. Este es otro de los que tienen repertorio más que de sobra, pero es en las giras de Heathen (2002) y Reality (2004) donde cada canción te pone en pie. Desde las añejas de Ziggy hasta las nuevas de Reality (último disco de Bowie hasta la fecha). Yo he escuchado toda su discografía y pienso que esos discos no triunfaron más porque eran de Bowie: si hubieran sido de artistas nuevos aún se hablaría de ellos. Basta de cháchara!!

Ese señor encorbatado es el resultado de una vida llena de recovecos. Ya no tiene que inventarse ningún personaje que parasitar porque se tiene a él mismo. David Bowie. Un tío que paralelamente a su legado musical desde los setenta jugó con su orientación sexual y proclamó sus gustos homosexuales, aún estando casado con Angie (dicen que algo que ver con la canción de los Stones). Confesar que su pérdida de virginidad fue con un hombre le trajo muchos problemas, pero son estos hechos los que le han llevado a ser quién es ahora. Dejó al mundo pasmado cuando se casó con la primera súper-modelo negra Imán (envidia). Su facilidad para absorber todo lo que le rodea y hacerlo suyo quedó demostrada tras su paso por la NY de la Velvet/Factory y el Berlín de los 80s. Bowie produjo el Transformer de Lou Reed y está prácticamente detrás de todo lo bueno que ha hecho Iggy Pop. Incluso mezcló el puto Raw Power. Lust for life también está compuesta por él.

Sus apariciones en la gran pantalla siempre se recuerdan (desde Christiane F., Feliz Navidad, Mr. Lawrence y Dentro del Laberinto hasta Zoolander), pero no se limitó a poner el jeto y se curró otras muchas bandas sonoras. Pinta desde hace mucho tiempo, y según dicen… bien. Ha explorado la música y el arte en todos los campos posibles… Pero ¿dónde está ahora? ¿No voy a tener el placer de verle nunca en persona (aunque sea tomando algo o como público en un concierto a 100 metros de distancia)? Estuve a punto en 2004 en los conciertos del Xacobeo en Santiago, pero semanas antes de eso un trocito de cristal le alcanzó en un ojo durante un concierto y suspendió la gira. También para aprovechar y arreglarse un corazón que ya le había dado algún que otro aviso debido a empezar un World Tour con demasiada fuerza.

De vez en cuando se deja oír o ver en alguna colaboración… ¿Quién no quiere contar con Bowie? Pero dicen que la pintura es ahora su amor. Sólo los Arcade Fire le han hecho tilín últimamente.

¿Volverá a las trincheras un año de éstos? Vemos a gente mayor que él metiéndose giras mundiales como si nada, así que 65 tacos no son nada. Vuelve, David!! Sabemos que no lo harás como un carcamal en busca de pasta, sino adaptado a la situación como siempre lo has hecho. ¿Quieres ver a Bowie? ¿O te molan más los Strokes?

Mira, también los músicos que lleva son mancos, no?

Siento la afrenta. Este es el personaje sobre el que más me ha costado escribir. Y terminaré escribiendo algo que si me conoces en persona, puede que me hayas escuchado alguna vez. ‘Soy hetero al 100%, pero me viene David con ganas de comisaría y ni me lo pensaba’.

Salud y larga vida al Camaleón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: