Corazón de Heavy Metal

¡Cómo molan los Obús, colega! Estos cuatro son de los pocos capaces de recordarte que una vez te dio por llevar a tus ídolos impresos en camisetas negras, de despertarte el instinto heavy metal que todos llevamos dentro y que te hace menear la pierna y sacudir la cabeza al ritmo de sus canciones, de hacer que las tías buenas te saquen la lengua a la vez que te enseñan los dedos índice y meñique, de poner la música en casa a todo trapo para joder a los vecinos…

Anoche les llegó su turno en la sala Caracol. Tras reventar el pasado día 5 la Riviera en el concierto álgido de su gira de 30º aniversario (grabación de DVD incluida), Fortu y los suyos no se olvidaron de que tenían una cita con los oyentes de Rock&Gol. Gratis. Primer concierto de propina.

Ya puede hacer frío en la calle, que la Caracol se calienta rápido. El Pirata presenta a sus colegas y no tarda en sonar la épica ‘Hombre con armónica’ de Once Upon A Time In The West compuesta por el maestro Ennio Morricone. Esta pieza es ideal para poner a tono al respetable. Muse también la usa en sus conciertos, al igual que Metallica mete el Ecstasy of Gold antes de empezar al lío. Las cuatro figuras inmóviles se adivinan entre una nube de humo, en lo que supone la calma antes de la tempestad. Abran ustedes los paraguas, señores. Que viene el chaparrón.

‘Corre mamón’ tiene un arranque ideal para poner en marcha la máquina, porque Obús es un motor perfectamente engrasado, y más al final de una gira. Carlos pone la directa en el fondo, y Paco y Fernando empiezan a rasgar las cuerdas metiendo decibelios al asunto. Y al frente está él. Fortu puede trasmitir más con un gesto que otros con todo su repertorio de movimientos. Si permanece quieto con la mirada desafiante fija hacia el público encuentra respuesta. Al momento estamos involucrados, y todo funciona.

Guitarra, bajo, batería y voz. No les hace falta nada más. La receta incluye los toques picantes que la convierten en un suculento manjar: Sexo, drogas y Rock&Roll. Toque de paquete, sacada de lengua y sostén de espectadora recibido. Parece demasiado fácil, pero es que es así. El Rock siempre ha sido así. Los tres ‘pelados ‘ están imponentes en sus instrumentos, pero también les ayuda tener al frente a alguien como Fortu. Puede que la voz lleve sus efectos sonoros y lo que tú quieras, pero a la hora de la verdad hay que tener un par para llegar hasta ahí arriba. Temo que el cristal de mi cerveza acabe por sucumbir.

‘Más Que Un Dios’, ‘La Raya’, ‘Autopista’, ‘Necesito Más’, ‘El Que Más’, ‘Pesadilla Nuclear’… En treinta años de carrera hay mucho donde elegir. Cuando llega el momento de ‘Dame Amor’ ya estamos más que a punto, y Fortu invita a subir al escenario a la preciosa Isabel, directamente desde el Kaos vallekano. Uff!! Qué sudores, chico!

A la mitad del concierto llega un momento cumbre. Una bonita intro con violín y teclado presenta ‘Complaciente O Cruel’, y el detalle: ‘Vamos a dedicar este tema al productor de nuestro primer disco. El gran Tino Casal’. Bonito. Puede que con el paso del tiempo, su aspecto y estética resulte chirriante, pero creo que mucha gente ya sabe que el malogrado Tino Casal fue un genio tanto detrás del micrófono, como detrás de la partitura, como detrás de la mesa de estudio.

‘Te Visitará La Muerte’, ‘Que Te Jodan’ (aquí tiene mi carné de identidad, señor agente), ‘Dinero, Dinero’… Más de lo mismo. Para qué cambiar, ¿no? El fin se acerca porque ‘Yo sólo lo hago en mi moto’ y con unas cuantas encima ‘Vamos muy bien’. ¿Queréis más? ¡No os oigooooo!. Amigo, nos tienes en el bolsillo desde el primer minuto así que no pienso fallarte ahora. Ellos ni se bajan del escenario. Para que montar el paripé, ‘Prepárate’. Sí, prepárate porque con lo que viene ahora te vas a enterar. Hay que presentar a la banda, ¿no?

El bajo Gibson de Fernando me ha enamorado (soy bajista) durante todo el concierto con su contundencia. En ningún momento se ha salido de su sitio y ha aportado el cuerpo necesario. Bravo.

Carlos… ¡Qué tío! Aparte de los malabarismos con las baquetas durante todo el show ahora te hace un pedazo de solo. Fernando interviene. Paco interviene. Fortu interviene. Fernando se sienta y sigue tocando, y Carlos se baja de la batería sin parar de aporrear unos palos caribeños que sujetan Paco y Fortu hasta llegar al frente del escenario, donde le esperan caja y timbal para seguir al modo latino.

Paco. Ni una nota fuera. Ni un solo aburrido. No le ha hecho falta ayuda porque él se basta y se sobra. Él es quien hace sonar al Obús así. Grandísimo.

Fructuoso Sánchez. Fortu para los amigos, es decir, para todo el mundo. Equilibrio cabeza-abajo una vez más para saludar, y si hubiera tenido espacio para hacer unos giros habría sacado los patines. Gracias a todo el mundo.

40 fans caben en el escenario, que si fuera por ellos subía todo el público y ‘Esta ronda la paga Obús’ tras más de dos horas de concierto. Nos vemos en los bares. Sólo queda cerrar este sábado en Alcázar de San Juan una gran gira de celebración de 30 años dando tralla. Nos vemos dentro de 10 años. Eso espero. Gente como vosotros es necesaria en la música.

Salud

Anuncios

2 comentarios to “Corazón de Heavy Metal”

  1. l_l viva el heavy, los rockeros nunca mueren

  2. kaos metallica

    Corazón de Heavy Metal | Chemi Rock Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: