Haciendo amigos

Durante los últimos días he escuchado, y sobre todo leído bastantes soplapolleces sobre el trabajo de Lou Reed y Metallica. Por mi parte también ha habido alguna que otra metedura de pata, cierto, pero es que eran tantas las ganas que tenía de escuchar ‘Lulu’ y comentarlo que me pudo el ansia. Una vez escuchado de pe a pa, me siento en disposición de contarte mi opinión.

Tras el adelanto de ‘The View’, corte 2 del doble CD, confesé que me picó bastante la curiosidad para hacer algo que llevo sin practicar bastante tiempo: sentarme tranquilamente, auriculares, y paquete de tabaco y taza de té para pasar el trago. Además de esto hay que tener en cuenta lo que se va a escuchar, porque Lulu tiene su miga. Mucha miga.

Mea culpa. Yo creía que Lulu venía de Lou Reed. ¡MAAAL! Este título se refiere a la protagonista alrededor de la que se desarrollan dos obras teatrales del alemán Frank Wedekind, Erdgeist (Espíritu Terrestre) y Die Büchse der Pandora  (La Caja de Pandora), de 1895 y 1904 respectivamente, así que son trabajos de más de un siglo. En ellas, Lulu es una bailarina que se relaciona con hombres de la alta sociedad antes de caer a los infiernos de la pobreza y la prostitución. Y todo esto contado de la forma más explícita en lo que a sexo se refiere, encuentro con Jack el Destripador incluido (Pumping Blood, corte 3), así que es posible que la obra no fuera apta para todos los públicos, que digamos. Sexo explícito y depravación burguesa son las señas de identidad de toda la obra de Wedeking.

¿Visionario? ¿Pirado? A principios del siglo XX Alemania era una grandísima potencia cultural en la que se hicieron obras, películas y composiciones que aún hoy resultan actuales, e incluso avanzadas a nuestro tiempo, y la obra de Wedeking no pasó inadvertida. Lulu fue película muda en 1929 y ópera de Alban Berg en 1937. Y ahora llega Lou Reed, convence a Metallica y te paren esto. ¿Visionario? ¿Pirado?

– ‘Discúlpeme pero esta mierda la pinta mi hijo de 5 años, y además en blanco y negro…’

– ‘Pero alma de cántaro, si el Gernica de Picasso ¡¡es una obra de arte!!’

– ‘Mi hijo. Lo que yo le diga…’

Ah, el arte! Puestos en antecedentes, pues. Es normal que no encontremos ni ‘Master of Puppets’ ni ‘For Whom the Bells Tolls’, porque la cosa va a tirar más hacia ‘Venus in Furs’. Preparados-listos-ya.

Soplapolleces, sí. Lo dije al empezar. A más de un indocumentado se le ocurre comparar esto con el Metal Machine Music de Reed. ¡Bravo! ¡Chapó (chapeau)! Has oído hablar del MMM (porque no hay huevos a escucharlo) y esto te parece lo mismo… ¡Burro! Metal Machine Music era pura experimentación sonora, como hace gente como los Sun O, sin las aspiraciones de Lulu. ¡Mal!

Otra. Lars Ulrich siempre aporrea la batería de la misma manera, sea una balada o el Damage Inc. ¡Mal de nuevo! ¡Mentira cochina! Ajusta el sonido de tu equipo, colega. Los momentos pausados son muchos, y Lars nunca ha tocado tan bien la Tama como ahora. ¡Qué variedad de matices! Por supuesto que también tiene tiempo para pegar a toda mecha, pero es que se llama Lars Ulrich, y él solito es el 50% del sonido de Metallica.

Un pequeño y luminoso prólogo al inicio del primer corte ‘Brandenburg Gate’ da paso a la oscuridad más inquietante. Metallica tocan más lúgubres que nunca y te sumergen en los infiernos donde se está adentrando Lulu. Y Lou Reed no canta. Grita. Llora. Al principio la mezcla choca, te pilla completamente descolocado, pero a medida que vas escuchando, lo vas entendiendo. Escuchar ‘The View’ (una de las pocas veces en las que se oye la voz de Hetfield) a secas no es lo suyo. Ponerte cualquier corte del disco en una recopilación no cuadra, porque yo veo esto como una pieza de clásica, a tragarte de principio a fin.

De vez en cuando, los chicos de San Francisco te asustan, irrumpiendo en la recitación acústica de Reed como un elefante en una cacharrería, pero es que así está pensada la cosa. Y dedica una parte de tu cerebro a la poesía de Lou, ¡por favor! Frustration is my lexicon of hate… Por ejemplo. O You have your feelings / I have mine / I spit upon you and change my mind / I have many hearts to break /And many, many, many more to take

El metal de los Cuatro Jinetes suena como nunca. Acompañado por acoples chirriantes en algunos casos, o por violines (y teclados) en otros. Lo bueno es que acaba por cuadrar, no de la misma manera que el S&M por supuesto, pero cuadra. Escucha ‘Mistress Dread’ y escucharás a los Metallica más añejos, que en Iced Honey dan paso a los más actuales. Un genial ‘Cheat on me’ de más de 11 minutos cierra el primer CD y te prepara para lo que te encontrarás en el segundo: 3 temas de alrededor de 10 minutos cada uno que dan paso a un acojonante epílogo de 19. Junior Dad te rebaja las pulsaciones y te hace ver la luz tras un paseo bastante incómodo.

No me lío más. De cabeza a la piscina: una puta obra de arte. Cuanto más lo escucho más me gusta. ¡Pero ojo! Escúchatelo relajado, tranquilo, con los auriculares y, si es posible, con las letras en la mano. Y sobre todo, ten la mente abierta. Esto no lo vas a escuchar en ningún bar (o a lo mejor sí), no es para ponerlo de fondo mientras comes en tu casa. Te recomiendo escucharlo solo, y por supuesto de principio a fin. Creo que este es un disco distinto a todo lo que hay por ahí, y sólo por eso merece la pena. Lo amarás o lo odiarás, pero lo bueno es que no te dejará indiferente.

Ya hablaremos cara a cara de él.

Salud.

3 comentarios to “Haciendo amigos”

  1. chemi yo he escuchado metal machin music y nadie canta la gente de echo es elo unico disco que tengo vetado mi marido lo usaba para estudiar yo no lo soporto los sonidos chiriantes que tiene me duele la cabeza lo tengo escondido en el ultimo rincon de la casa segun lo`pones tendra algo mas que ver con el berlin pero bueno mas picao la curiosidad parece que podria gustarle a mi sergio que con las criticas tan malas que ha escuchao se le han quitado las ganas de el un saLUDO DESDE MALAGA…

    • Metal Machine Music es una tortura para los oídos normales (yo me niego a escucharlo), pero la experimentación sonora que hace Lou ahí es un adelanto a su tiempo. Ni mucho menos Lulu se acerca a eso. A ratos hay sonidos pesados y oscuros, pero nunca disonantes. Me reitero: a mi Lulu no me parece ni bello ni horroroso, pero creo que sí que es una grandísima obra.

      Gracias por escribir!

  2. Sí el caso era no leer esta entrada, no leer esta entrada. ¿Por qué? Muy sencillo, porque sabía que me tocaría tener, sentir, alimentar mi opinión acerca de ‘Lulu’. Ya lo había hecho el artículo de XL Semanal (http://xlsemanal.finanzas.com/web/articulo.php?id=74378&id_edicion=6847) y las preescuchas en rockrockradio.com, pero tú, bendito bastardo de barra segoviano, no haces más que me tire al río. Ya hablaremos cara a cara de él.

    PD: Perdón por lo de ‘bendito’😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: