Electric Mary en La Boite 13/10/2011

De toda la vida 1 + 1 = 2. Luego el señor Einstein dijo que E = mc2. Y ahora yo te digo que Australia + Rock = Valor Seguro. Si el rock australiano saliera a bolsa mañana, gastaría los ahorros que no tengo en la compra de acciones. Jet, Airbourne, Wolfmother… y ahora Electric Mary. ¿Será que AC/DC polinizó toda la isla en su día y ahora los vástagos rockeros salen a la luz? ¿O es que los australianos son así y punto?

Dicen que los que emigraron para allá a mediados de siglo XX era la peor calaña de Reino Unido. Puede que ahí esté el germen, o la explicación de que un país con la mitad de población que España sea tan cojonudamente productivo en lo que a rock se refiere.

Me presentaron a este grupo hace sólo una semana (gracias a Alvaro y Héctor), anunciando también su concierto de anoche en la sala La Boite de Madrid, y a la segunda canción que escuché de ellos lo tuve claro. ¡¡NO ME LOS PUEDO PERDER!! No, porque es el momento de verlos. Puede que no vuelvan jamás a España. Puede que la próxima vez que vengan tengamos pagar bastante más para verles desde bastante más lejos. Puede que la próxima vez no sean ya tan auténticos. En su día me perdí a gente como los Kings of Leon o los propios Jet en su primera gira por España y aún me estoy arrepintiendo, así que no falté a La Boite.

Les hicimos esperar un rato. A eso de las 10 de la noche aún éramos unas 50 personas, pero minutos después el panorama ya estaba algo más caldeado, y entonces salieron estos cinco animales.

¡Madre de Dios! Desde el principio se ve que la cosa va en serio, sobre todo por parte del bajista, Alex. Dos verdes en una mano y botella de Jack en la otra. Comienza el lío: vatios a mansalva e inmediata conexión con el público con este ‘Let Me Out’ que nos sabemos todos.  Venom le pega a la batería con saña pero da igual, porque el resto también está bien subido de volumen. Con ‘No One Does It Better Than Me’ salta la tapa de uno de los bafles de la sala, pero para nada sonar fuerte implica sonar mal. No recuerdo ni un acople en todo el concierto.

Pete empieza luciéndose con la guitarra, pero el que luego corte el bacalao será Glenn (no anda por Europa Irwin Thomas), que parece un Red Hot Chili Pepper y toca como Morello. Electric Mary recuerda a Rage Against the Machine, pero no suenan como ellos. Tienen su propio sonido, definido por el líder indiscutible de la banda. Rusty Brown a la voz.

Joder, Rusty! Canta como Joe Cocker pero a lo bestia. Tirando bien de garganta. ¡Con dos cojones! A veces su sus ojos azules se cruzan con los tuyos y ves a Jack Nicholson con barba. Con dos discos en la calle (el primero bastante difícil de encontrar) el repertorio está bastante controlado; caen prácticamente todas las del reciente Down To The Bone (2008) y alguna de las antiguas, como el genial Gasoline & Guns.

A los primeros acordes del show ya nos tenían en sus bolsillos, pero eso era sólo el principio. Alex, ya sin camiseta, se encara en cada canción con todo el mundo pidiendo guerra y se baja del escenario para tocar entre nosotros. Glenn,  también sin camiseta y luciendo tatuajes a lo Flea, se sube al bafle a hacer el solo de la ‘kashmiriana’ Luv Me, y Rusty se queda con todo el mundo. No dudan con posar para todo el que les apunta con una cámara, pero los fotógrafos se tienen que apartar un poco para no llevarse un mastilazo, porque pase lo que pase, Electric Mary no paran de tocar.

Si Jim Jones Revue  estuvieron una intensa hora sobre el escenario, éstos van a estar un rato más, y no menos intenso. Llega mi favorita: Sorry. Un pelotazo para headbangers que hace que se cague la perra, y que te lleva directo de RATM a Motörhead. Rusty es un Lemmy australiano.

Se despiden dejándonos un inmejorable sabor de boca. Mentira, se puede mejorar. Alex anda saludando al público uno por uno y la banda vuelve al escenario para la propina. Y en I Fell Out With My Best Friend es cuando se nos cae la baba del todo. Todos se quitan de en medio, dejan a Venom (melenas y barbaza) solo ante el peligro y entonces es imposible no pensar en John Henry Bonham. Charles a toda mecha, cruzados, caja… Unas ostias como panes. Uff!!!! El resto de la banda se queda en una esquina flipando como nosotros. ¡Ellos mismos le graban con sus móviles!

Toca terminar. Gracias Madrid. Gracias Electric Mary. Gracias a Roberto por traerlos a España. Gracias, porque vais a volver, y si no vamos a Australia a por vosotros.

Resumiendo: grandes. Estos tíos tienen un sonido propio definido en el estudio, pero que elevan al cubo en directo. Alucinantes! Acojonantes! ¿Dónde ostias estabas ayer, joder?

Salud

3 comentarios to “Electric Mary en La Boite 13/10/2011”

  1. toni Cabot Says:

    JODER!!! COMO YA SABES UN POCO LEJOS DE ESA SALA, VEO QUE DISFRUTASTE DE LO LINDO, GRACIAS POR EL DESCUBRIMIENTO, NO LOS CONOCIA,PERO VEO QUE SE LO MONTAN MUY BIEN ; )

  2. Bendita semilla de rock la que en su día dejaron, quiero pensar como tú, los hermanos Young, Scott, Johnson y los demás. Acordes de cerveza y bourbon, crudo, potente. Alguna cosa había oído gracias a las redes sociales y a las pistas que aparecen pero, visto lo escrito y los videos colgados, rock n’ roll! Afortunado asistente, creo que no serán nunca iguales, para bien o para mal. Y, respondiendo a tu ultima pregunta, en cualquier lugar insipido salvo, por desgracia mía, no era La Boite

  3. […] te comenté cómo me gustó la sala La Boite cuando la prendieron fuego los Electric Mary. Una sala pequeña en el mismo centro de Madrid, en la que muchos de los espectadores nos conocemos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: