Caminando entre Dinosaurios

Asia en directo en La Riviera 14/06/2011

Días como hoy deberían darnos fiesta en el curro. Aún tengo en el paladar el sabor del whisky con el que celebraba la victoria de anoche, el CONCIERTAZO que acababa de regalar la banda Asia en la sala Riviera de Madrid.

El anuncio que encuentras aún por la red reza así “Los miembros originales de ASIA de nuevo en la carretera: Geoff Downes y Steve Howe (Yes), Carl Palmer (Emerson, Lake & Palmer) y John Wetton (King Crimson), presentando su nuevo disco Omega (2010) y sus éxitos de siempre”. Sí, has leído bien. Te confieso que yo también andaba algo perdido hasta que estas líneas me revelaron los genios que integran esta banda. No haber vivido el final de los setenta e inicios de los ochenta hacen que Asia sólo te suene por su hit ‘blockbuster’ (permítaseme el término cinematográfico) Heat of the Moment, pero estamos ante uno de los mejores grupos que ha parido la música. Súper-grupo, habrás leído por ahí…

A la par que Cream o Blind Faith ¡Por supuesto! Yes, ELP y King Crimson… Hablamos de rock progresivo, nenes. Algún gafa-pasta de éstos que no ven más allá de Vetusta Morla o El Columpio Asesino (grandes grupos, sí) se habrá retorcido esta semana en su silla ergonómica ante su iMac al enterarse de que estos dinosaurios andaban por los escenarios dando guerra y aterrizaban en España. ¡Que se piren (osea)! ¡Que dejen paso a la música de ahora! Nos ha jodío… Si lo que unos cuantos afortunados y yo vimos anoche lo hubieran hecho unos chavales, estaríamos ante un nuevo fenómeno, una nueva esperanza. Pero no. Son ellos. Los dinosaurios siguen ahí. Esos que deleitan tus oídos con una sinfonía perfecta durante cerca de dos horas sin apenas sudar. Luego vienen los chavales y tocan una hora y poco para no cansarse… ¡¡Profesionalidad!!

Anoche la Riviera estaba así-así… Unas 600/700 personas. Pocas, pero entregadas. Ellos salieron puntuales y desde el primer momento el público les hizo ver eso, que estábamos con ellos. Finalizada la primera ráfaga de ‘I Believe’ los escépticos (de haberlos) pasaron a ser también fans. ¿Por qué? Por la música. Lo de anoche fue un regalo para los amantes de la música en general, porque estos genios son buenísimos por separado, sí, pero Asia es un conjunto. Un todo. Tan grandes como el continente que les da nombre.

Carl Palmer es un Dios de las baquetas, pero está donde tiene que estar y suena como tiene sonar. No es un concierto de Carl Palmer, o de Steve Howe… Es un concierto de los cuatro. ¿Rock? ¿Pop? Sea lo que sea, es progresivo. La primera parte es redonda: Only Time Will Tell, Holy War, Never Again, Through My Veins… Palmer avisa poco a poco. Howe, a pesar de su apariencia de profesor de instituto nos deja boquiabiertos con cada solo, con cada fraseo… Downes mira más al público que a su teclado, y Wetton hace gala de una voz perfecta. Los cuatro están sobrados en su instrumento. Individualmente van al 60%, pero la mezcla es perfecta. Joder ¡aún sigo entusiasmado mientras escribo! Justo cuando decidimos salir a echar un cigarro, Howe se queda solo ante el peligro con la acústica y da una master class de guitarra. No. No es el momento de salir. Le relevan Wetton y Downes. The Smile Has Left Your Eyes y Don’t Cry hacen tomar carrerilla para Open Your Eyes, temazo de esos que quitan el hipo, con un crescendo final en el que Carl empieza a calentar. No se fuma.

En este momento dejo de apuntar los temas en el papel para disfrutar del resto del concierto. No llegué a echarla, pero la lagrimilla estuvo rondando por ahí. Da gusto escuchar una música de tanta calidad, seas o no fan de la banda. Te pones en plan tiquis-miquis buscando errores y no los encuentras. Llega el momento. Antes de empezar The Heat is On, Howe avisa: a la batería (una preciosa Vistalite transparente, doble bombo, doble gong Paiste…).

Yo estoy harto de poner ‘drum solo’ en el youtube a ver qué sale. Pues bien, anoche lo vi en directo. Durante esos cinco minutos te abrazabas con tipos a los que no conocías porque todos éramos conscientes de la exhibición. No hay palabras para describirlo. No las hay.


(esta era más o menos nuestra vista)

El inevitable Heat of the Moment fue el único bis, pero después de la calidad de todo lo anterior, casi sobraba. No me quiero enrollar. Lo de anoche rozó la perfección musical, y escribe alguien que apenas conocía a esta banda antes de anoche. Sublimes, magistrales… Seguir escribiendo me dejaría sin apelativos de este tipo, así que yo me bajo aquí. Resumen: inigualable.

Salud

Una respuesta to “Caminando entre Dinosaurios”

  1. Sigo pensando que sois unos afortunados en poder ver a estas leyendas en vuestra ciudad, con buena gente y supongo que celebración posterior. Felicidades por narrarnos esa noche, ¡grande socio, muy grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: