Los Chicos de Boston (I)

Te estarás preguntando qué coño le ha pasado al Chemi para que vuelva a escribir material nuevo tras bastante tiempo sin hacerlo. No echan nada en la puta tele, tío!

También puede que estés pensando que escribir un post de Aerosmith esté fuera de lugar. ¿Quién no conoce a Aerosmith? ¿Qué puedo aportar yo de esta genial banda? Si hay un principio que trato de mantener en todo momento es ser fiel a mi mismo, y yo me debía este post. ¿Por qué?

Yo desperté en la música rock gracias al genial Get A Grip (1993) y a partir de ahí siempre estuve pendiente de Aerosmith, aunque única y exclusivamente de su música. Me hacía gracia el Walk This Way con Run-DMC, me ponía cachondo viendo el clip de Love in an Elevator, tenso con Janie’s Got a Gun, y flotaba con Sweet Emotion… Ninguno de estos temas formaban parte de aquel genial disco, pero yo los estaba metiendo inconscientemente en el mismo saco. No me preocupé de ubicarlos en su época y contexto correctos. De hecho, hasta hace muy poquito no sabía que los Chicos de Boston llevan partiendo la pana desde 1970.

Cojamos la calculadora. Llevo un retraso de… 23 años!

Insisto: a lo mejor eres uno de los mayores fans de Aerosmith y todo lo que voy a contar ya lo sabes desde los tiempos ancestrales. Puedes parar de leer. Pero yo no lo sabía. Y tú, que has seguido leyendo tampoco. Al grano!

Los futuros miembros de Aerosmith ya andaban por los escenarios a mediados de los 60s, y cuando coincidieron en Boston a finales de la década no tardaron en conectar musicalmente. En 1970 debutaron como Aerosmith, y en 1971 ya eran la formación que aún son: Steven Tyler (Steven Tallarico) a la voz, la espectacular guitarra de Joe Perry, Tom Hamilton al bajo, Joey Kramer a la batería y Brad Whitford (que sustituyó a Ray Tabano) como segunda guitarra.

Es curioso que muchos de estos locos del rock sean fans de Los Tres Chiflados (The Three Stooges), y en el caso de Aerosmith fue después de una sesión de visionado de reposiciones de este show cuando establecieron bautizar a la banda. Kramer se presentó con ‘Aerosmith’, que se le vino a la cabeza a raíz de escuchar Aerial Ballett, de Harry Nilsson. A los demás no les moló porque les recordaba un libro de lectura obligatoria de Lewis Sinclair, pero Kramer puntualizó: “No, no es Arrowsmith! Es A-E-R-O… Aerosmith! Listos para la acción.

El éxito local en Boston no tardó en llegar, pero la fama les llegó en 1972 tras una actuación en el Max’s Kansas City de NY ante el jefazo de Columbia Records. Por aquel entonces el Max’s era el local de referencia en la Gran Manzana. En realidad era un tugurio, pero es el sitio que frecuentaban Patti Smith, Iggy, Lou Reed, Ramones y cualquiera que tuviera un nombre en la escena artística de NY. Mucho antes del CBGB. Los managers de Aerosmith sabían de la importancia de esa actuación, y de hecho los de Boston fueron la única banda que pagó por tocar en ese local. Pero firmaron el contrato. Su opinión acerca de aquella noche queda reflejada en el tema “No Surprize”, del disco Night in the Ruts. Por aquella época, ellos eran tal que así.

Mierda. El Tyler sigue igual! Siento no haber encontrado una canción propia, pero este Train Kept-A-Rolling nunca está de más, y es una de las mejores versiones que hace Aerosmith.

El primer resultado de este contrato fue el álbum homónimo; entre sus cortes estaba el Dream On. Los dos siguientes ‘Get You Wings’ y ‘Toys In The Attic’ (que incluye Sweet Emotion) les pusieron a la altura de Led Zeppelin y los Stones. Cuando digo altura digo competencia directa. Lo que diferenciaba a Aerosmith de las dos anteriores es que ellos eran americanos. Jugaban en casa. ‘La mejor banda de rock americana de la Historia’ les llaman. Con permiso de KISS, posiblemente.

El éxito continuó con ‘Rocks’. Los cuatro primeros álbumes de Aerosmith, aparte de ser acojonantes suponen una ‘biblia’ para gente como Metallica, Guns N’ Roses o Motley Crue. Una referencia para el hard rock realizado a partir de entonces.

Pero ya sabéis. Giras interminables y sexo, drogas y rock and roll. A Joe y Steven se les bautizó como los Toxic Twins (gemelos tóxicos) por la cantidad de mierda que se metían, y si sumamos a eso la bajada de calidad en los discos posteriores tenemos el caldo de cultivo ideal para una desmembración de la banda. Lo peor de todo es que eso sucedió en mitad de la grabación de Night in the Ruts (1979). Joe coge la puerta y se pira.

Empieza la peor época de la banda, sin Joe y con Steven inmerso en una espiral de autodestrucción. Incluso se vino abajo en plena actuación en un par de conciertos. Existe incluso una leyenda urbana según la cual Tyler exigía su dosis de coca diaria por contrato para salir de gira. Un desastre. A lo largo de 5 años nada, musicalmente hablando. Luego vienen los ingresos en rehabilitación y la reunión. Llegados a este punto, si uno toca fondo puede quedarse ahí o volver a la superficie. Vamos allá!

En 1985 firman con Geffen y sacan Down With Mirrors, en el que se incluye este temazo de arriba, pero aun es pronto para volver a la cima. No venden demasiado, aún siguen enganchados y tienen que seguir trabajando. Al año siguiente Tyler y Perry aparecen en el vídeo de la versión de ‘Walk This Way’ de Run-DMC, y ese, amigo, es un vídeo tan cojonudo que no sólo llevó el rap al gran público, sino que de paso resucitó también a Aerosmith. Pregunten por Rick Rubin.

Aún así, había que rematar la faena. Tim Collins, manager y amigo lo dejó bien claro en 1986: “Yo puedo hacer que para 1990 Aerosmith sea la mejor banda de rock del mundo, pero tenéis que estar TODOS desenganchados.” Parece que se lo tomaron en serio, pero aún faltaba un pequeño detalle: tras el fracaso de ventas de Down With Mirrors, el siguiente álbum de Aerosmith tenía que ser realmente bueno. ¿Y qué hicieron ellos? No uno, sino tres.

Primero llegó ‘Permanent Vacation’ (1987), que incluía ni más ni menos que “Dude (Looks Like a Lady)”, “Rag Doll” y “Angel”. Además el éxito de GNR, que también estaban con Geffen y su gira conjunta les vino como anillo al dedo.

Después llegó el genial ‘Pump’ (1989), con los pelotazos “What It Takes”, “Janie’s Got a Gun”, y “Love in an Elevator”, y de nuevo el reconocimiento unánime de crítica y público. Ganan su primer Grammy con ‘Janie…’, hacen el inevitable Unplugged, aparecen un sketch de Wayne’s World y cómo no: aparecen en el memorable episodio del Flambeado de Moe en Los Simpsons, convirtiéndose en la primera banda de rock de una larguíiiisima lista de apariciones en esta serie.

No es suficiente. Llegamos al Get a Grip… Bueno, creo que hay mucho que contar aún. Hemos hablado de parte de la historia (que aún nos queda) y muy poquito de la voz de Steven o de la guitarra de Joe. Así que como en las pelis… TO BE CONTINUED.

Vale, espera, espera!! Llevas pensando en el vídeo de Love in an Elevator desde el tercer párrafo de este post… Como yo.

Joder, cómo suena la guitarra, eh?

Salud!!!

3 comentarios to “Los Chicos de Boston (I)”

  1. A veces lo obvio no es malo, y siendo fiel a uno mismo, la satisfacción es doble. Yo descubrí a Aerosmith por mediación de Axl, Slash y los demás, es decir Gunn ‘n Roses y también me he puesto cachondo, tenso y flotante con sus canciones y videos. Me parece una gran banda, con mucha leyenda y mucho rock ‘n roll actitud. Going dooooooown!

  2. Perdón, se me ha ido la tecla y no quiero que los lectores me hagan ignorante. Guns ‘n Roses fue mi puerta para Aerosmith. Hasta el peor de los escribas tiene una hoja impoluta, jejejejeje

  3. A mi aerosmith…….creo que como bon jovi se diluyeron en jarabe femenino…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: