No necesito a Led Zeppelin

El 10 de diciembre de 2007 tuvo lugar en Londres un hito. Led Zeppelin volvió a dar un concierto tras muchos años de silencio. La razón era honrar a Ahmet Ertegun, uno de los jefazos de Atlantic Records.

Imaginaos el revuelo que se montó. Aún me veo a mismo solicitando entradas para ese concierto y por supuesto quedándome sin ellas, porque soy bastante gafe para esas cosas. Aquel concierto fue emotivo, con Jason Bonham a la batería, Page, Plant y Jones dieron una lección de rock sin parangón, así que tras eso los rumores de reunión y gira se dispararon.

Pero fue Robert Plant quien se apresuró a acallarlos, soltando una frase parecida al título de este post. ¿Por qué? Porque Robert ya tenía la cabeza puesta en otras cosas, en este caso su proyecto con Alison Krauss. Pero es que Robert Plant nunca detuvo su carrera.

La muerte de John Bonham en 1980 fue el detonante de la separación de Led Zeppelin, pero ya sabéis que la fórmula ya estaba casi agotada, así que la separación habría tenido lugar de todas maneras. Page y Jones tardaron mucho más, pero ya en 1982 Plant sacó su primer disco en solitario, “Pictures at Eleven” y al año siguiente el segundo, “The Principle of Moments”, album al que pertenece este Big Log, que tuvo cierto éxito.

Muy pocos entendieron esta ‘productividad’ correctamente, pues la desaparición de Led Zeppelin estaba muy reciente, y el bueno de Plant se tiró de cabeza directamente a la piscina zambulléndose sin manguitos ni flotador en el pop-rock ochentero. Ningún fan de Zep estaba preparado para un cambio así en tan poco tiempo, más aún cuando el Coda salió a la venta el mismo año 1982. Por tanto, estos primeros trabajos de Plant no fueron dados el valor que realmente merecían.

Pero él no paró en ningún momento. Ya os digo que lo lleva en la sangre. Plant necesitaba seguir en el escenario, pero no a cualquier precio. Lo fácil hubiera sido tomarse unos años de descanso y volver con los temas de Zeppelin, pero de 1982 a 1993 Plant sacó a la venta 6 discos realmente buenos, que fueron super-ventas tanto en USA como en UK, y no gracias a fanáticos de Zep, sino a amantes de la buena música.

Por otro lado, Page iba por la senda de los súper-grupos. Primero lo intentó con XYZ, llamado así por la asociación de Page con Chris Squire y Alan White (ambos de Yes), por tanto: XYZ = ex-Yes-Zeppelin. Luego The Firm con Paul Rodgers, Tony Franklin y Chris Slade, que duró dos años. En medio de ambos se produjo el primer amago de Page-Plant con The Honeydrippers, donde coincidieron Page, Plant y Beck.

En ningún momento Page estuvo contento con estos proyectos, así que en 1994 sucedió lo inevitable: Page&Plant. Bien fuera para lllenarse un poquito los bolsillos, bien fuera para recordar viejos tiempos (apuesto por lo segundo) Led Zeppelin resucitaba, aunque fuera a medias.

La gira Unledded hizo las delicias de unos cuantos afortunados al ver de nuevo al germen de Zep en el escenario tocando los temas que les hicieron grandes. Una pieza fundamental en cualquier discografía es el disco No Quarter: Page&Plant Unledded, así como el VHS/DVD homónimo, donde encontrarás joyas como las mejores versiones que he escuchado de The Rain Song, Kashmir, Gallow’s Pole, Four Sticks… También se aprecia el giro étnico de Page y (sobre todo) Plant con transformaciones drásticas como la de “Nobody is Fault but Mine” o “No Quarter”.

En cualquier caso, la voz de Plant no está para nada mermada, ni mucho menos. Y comienzan los rumores de reunión.

Para frenarlos de golpe Page&Plant editan en 1998 un gran disco como Walking Into Clarksdale, cuyo primer single fue este gran ‘Most High’.

¿Hubiera sonado así Led Zeppelin de haber seguido? ¿Y por qué no? Pero el disco, a pesar de ser impresionante de principio a fin y de tener una correcta promoción, no se vende tan bien como se esperaba, así que Plant vuelve a su carrera en solitario.

Mientras Page hace algunos bolos con los Black Crowes y deja que Puff Daddy samplee Kashmir (Come With Me) para la banda sonora de Godzilla, Plant encuentra otro nuevo proyecto con la banda “The Strange Sensation” con quienes se vuelve a zambullir en las raíces del rock, y edita dos buenos discos como Dreamland (2002) y Mighty Rearranger (2005).

Escuchando estos dos álbumes se entiende mejor la posterior y fructífera asociación Plant-Krauss, pues Robert Plant decidió estudiar los orígenes de la música actual, llegando incluso a viajar al delta del Mississippi para coger de primera mano el legado de los precursores como Robert Johnson.

En 2007 nos llegó ese regalo para los oídos que es el Raising Sand, en el que Plant se asocia con la estrella del bluegrass para hacer una compilación de blues, rock, R&B y folk perfecta. Ambas voces se entienden a la perfección, y algo tan bueno gusta al público y a la crítica, con el Grammy de mejor album del año y mejor colaboración vocal pop por ‘Gone Gone Gone’, sin duda mi favorita del disco.

Impresionante.

Fue entonces cuando tuvo lugar la reunión de Zeppelin de la que hablabamos al principio, así que el rechazo de Plant a una gira conjunta de Zep estaba justificado. Para muchos (me incluyo), Raising Sand es el mejor disco de la década.

John Paul Jones vio que Plant estaba muy a gusto con sus proyectos en solitario y se decantó por los Them Crooked Vultures (ver entradas que hablan de JPJ), así que el que de momento está a dos velas es Page. Curioso.

Ahora Plant acaba de sacar otro pedazo de disco llamado Band Of Joy (como la banda en la que estaban Plant y Bonzo antes de Led Zeppelin), en el que sigue la línea de Raising Sand: el rock sin aditivos, conservantes ni colorantes de temas con más años que la guerra y nuevas composiciones.

Os podría poner cualquiera de los temas de Band Of Joy, pero quiero que escuchéis el disco entero, así que conformaos con el Rock and Roll al estilo actual de Plant.

Ojalá venga a España, maldita sea!

Salud.

Anuncios

3 comentarios to “No necesito a Led Zeppelin”

  1. sin palabras majo¡¡¡¡

  2. A veces las puertas cerradas es mejor no abrirlas. Evolucionar, crecer y ampliar horizontes puede ser un buen antídoto ante el conformismo de aquellos que tocaron el cielo acariciando las cuerdas con la yema de sus dedos. ¡Enhorabuena por la entrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: