El bajo de la Motown

Muy bien, vamos a cambiar radicalmente de género musical, porque hoy quiero que conozcas a otro de estos tíos que han aportado a la música rock mucho más de lo que se les ha reconocido.

El post anterior hablaba del gran Neil Peart, genio de la batería. Comoquiera que parezco un batería frustrado, también quiere parecer lo que soy de verdad: un bajista mediocre.

Grandes bajistas de la historia (ya empezamos): John Entwistle (Who), JPJ (Zeppelin), Pastorius, Geddy Lee, Jack Bruce, Flea, Pepe Bao (O’Funk’Illo), bajistas de Jazz Latino… Muchos, hay muchos… Pero el protagonista de este post tiene ‘a priori’ poco que ver con todos, pero a la vez mucho. Es difícil de explicar que una persona cuyo nombre apenas te suena es inspirador de la forma de tocar de los nombrados anteriormente y muchos más. Alguien que hizo al bajo subir un escalón y cobrar bastante más protagonismo musical del que había tenido hasta entonces.

Eso se consiguió en los años 60, en un sello discográfico de Detroit que se salía de lo convencional y que era una máquina de fabricar artistas y canciones de éxito. Ya sabes: Stevie Wonder, Marvin Gaye, las Supremes, las Ronettes, Temptations, Four Tops… Lo bueno que tenía la Motown es que era una marca que no dejaba ningún hueco vacío, y metía en nómina a artistas, productores y músicos. Así, detrás de esos artistazos había siempre unos musicazos.

Es probable que hayas oído alguna vez que otra la expresión ‘sonido Motown’. Eso es porque este sello tenía unas características sonoras bien definidas, y no habrás oído expresiones como ‘sonido Atlantic’ o ‘sonido Apple’. Y una de las cosas que han determinado que este sonido fuera único, es que contaba con la mayor gama de espectaculares líneas de bajo que puedas imaginar.

Hay otras muchas, pero esta es la canción que más se asocia con la Motown.


¿Quién toca el bajo en esta canción?

Es hora ya de presentar a James Jamerson.

James Jamerson era el bajista número uno del sello Motown. Por azares del destino recaló en Detroit, y tenía formación musical en el contrabajo. Un día se encontró con el amor de su vida, un Fender Precission del 62, y empezó a tocar por los clubes de Detroit.

Si estás tocando (bien) por los clubes de Detroit y son los 60s, las probabilidades de que uno de los jefes de la Motown (Berry Gordy) te fiche como músico de sesión son bastante elevadas. Y así fue. Una vez dentro, Jamerson se convirtió en una de tantas piezas clave en el engranaje de la máquina, creando unas líneas de bajo nunca vistas hasta entonces. El bajo dejó de ser una sucesión de notas-raíz y quintas. Era un dúo con la voz. Eran canciones dentro de canciones. ¡¡¡El bajo sonaba por sí mismo!!!

¡¡Esto es una línea de bajo!! Recordemos que muchos temas están inspirados en líneas de bajo. Esta forma de tocar dio paso años más tarde a la música funky. La línea de bajo más conocida de la historia, Another One Bites The Dust de Queen, no es sino una copia de la línea de bajo del tema Good Times de Chic.

James Jamerson tocó en el 95% de los éxitos de la Motown en los años sesenta, así que era el bajo en “For Once in My Life” y “I Was Made To Love Her” de Stevie Wonder, en “My Girl” de los Temptations, en “Dancing in the Street” by Martha and the Vandellas”, en “I Heard It Through the Grapevine” de Gladys Knight and the Pips… Añadid un larguísimo etcétera. De hecho, Jamerson tocó en 30 números uno, superando por tanto el récord de los Beatles, 27. Estamos hablando de listas pop, pero si nos metemos en listas R&B la cifra aumenta hasta 70. Telita.

Entonces… ¿Por qué no nos suena el nombre de Jamerson? Porque la Motown no incluyó los nombres de este tipo de músicos en los créditos hasta 1971.

Pero nos falta el otro encuentro clave: Marvin Gaye se recorrió todos los bares de Detroit buscando ‘desesperadamente’ a James (al que le gustaba el alpiste hasta el punto de morir de cirrosis) para que tocase en What’s Going On. Can’t Hurry Love suele ser la tarjeta de presentación de la Motown, pero What’s Going On es el himno. La canción con mayúsculas. Ahí estaba por tanto James.

La anécdota de esta canción es que este… –añádase un insulto de bajista mediocre a un genio- ¡¡¡grabó tumbado en el suelo!!! Tan pancho!!!

Pues ahí queda eso. James Jamerson es un pieza fundamental dentro de la música. Muchos bajistas, por no decir todos, han/hemos aprendido de su estilo, y ahora al menos sabemos a quién dar las gracias.

Salud.

3 comentarios to “El bajo de la Motown”

  1. Muchas gracias por no citar al sobrevalorado bajista de Red Hot Chili Peppers. Y también gracias por citar a James Jamerson, que sin conocerle de nada, me ha traído a la mente a Jenna Jameson.

    • El puto Flea se mueve mucho y no toca nada mal… Pero si algún día le ponen un vídeo del Pepe Bao, de O’Funk’Illo o Raimundo Amador le puede dar un simposio de corazón. No obstante, de vez en cuando hay que enchufarse a los Red Hot.

  2. Perdona, un poco más en serio. Quisiera meter en la lista de bajistas a partir de los 90 a: Luís Mariutti, Victor Wooten John Myung. Cáeseme la baba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: